Menú
Tuberculosis: diagnóstico y tratamiento

ENFERMEDADES RESPIRATORIAS

Tuberculosis: diagnóstico y tratamiento

La tuberculosis, que se transmite a través del aire y afecta a la respiración, fue considerada una enfermedad mortal durante siglos. Actualmente, aunque es grave, tiene tratamiento y cura.

Irmina Merino Vidal

La tuberculosis, también conocida como tisis, es una enfermedad que existe desde hace siglos. Anteriormente era considerada mortal, puesto que no se conocía en profundidad ni existía su cura. Dado que se contagia por el aire y afecta a la respiración, muchas eran las personas que podían ser afectadas y llegar, incluso, a perder la vida.

En la actualidad se conoce mucho más sobre la enfermedad y, aunque el número de personas afectadas por esta enfermedad que se salvan es muy alto, todavía mueren muchas otras.

Por eso, en Bekia te contamos qué es la tuberculosis, cuáles son sus síntomas, su diagnóstico y su tratamiento para que conozcas mejor esta enfermedad y sepas cómo actuar en el caso de que creas que puedes estar afectado.

Qué es la tuberculosis

Antiguamente se conocía la tuberculosis como tisis y seguramente hayamos oído de las muchas epidemias que sucedieron en nuestro país.

El virus de la tuberculosis se instala principalmente en los pulmonesEl virus de la tuberculosis se instala principalmente en los pulmones

Esta enfermedad es transmitida a través del aire por un virus que se instala en los pulmones y, a medida que va avanzando la enfermedad, además de afectar a la respiración, que es esencial para la supervivencia del ser humano, va extendiéndose a otros órganos llegando a cobrarse la vida de la persona afectada si no acude al médico lo antes posible.

La bacteria que causa primordialmente esta infección es la Mycobacterium tuberculosis, la cual en la actualidad es curable y se puede llegar a prevenir de su infección a sus pacientes. Sin embargo, la tuberculosis es una enfermedad de los pulmones muy contagiosa que rápidamente se expande entre la población. No todo el mundo que se infecta por el virus puede llegar a desarrollar la enfermedad, seguramente porque sus defensas son los suficientemente fuertes como para mantener las bacterias nocivas a ralla.

No obstante, en casos como los de las personas de la tercera edad, los niños o los enfermos de sida, los cuales tienen un nivel inferior de defensas, tienen muchas más probabilidades de desarrollar el virus y deben ser tratados con prioridad.

Síntomas de la tuberculosis

Al principio puede que la persona afectada de tuberculosis no sepa que está desarrollando esta enfermedad. Los primeros síntomas son los normales en un catarro o una gripe: cansancio, tos, opresión en el pecho, dolores de cabeza y fiebre.

Sin embargo, a medida que vayan pasando las semanas el enfermo se dará cuenta de que los síntomas no remiten, sino que cada vez van a peor. La fiebre será alta y constante y los afectados de tuberculosis se sentirán cada vez más debilitados, perderán el apetito, por lo que disminuirán de peso notablemente y, como el virus ataca primordialmente a los pulmones, la tos terminará siendo también con sangre (quizás la imagen más común que tenemos de los enfermos de tisis en las películas).

Si la enfermedad no se trata en cuanto notemos estos síntomas, no solamente podremos contagiar a muchas personas con menos defensas que nosotros que podrían llegar a perder su vida, sino que además se puede propagar por otros órganos llegando incluso a afectar el sistema nervioso.

Diagnóstico de la tuberculosis

En cuanto la persona afectada se dirija al médico, por sus síntomas éste determinará qué tipo de pruebas hay que realizar. La más común es la radiografía de los pulmones, en la cual se puede ver el estado de los pulmones y cuán avanzada está la enfermedad. El profesional de la salud también puede pedir otras pruebas como una biopsia del esputo con sangre que expulsas al toser, oscultar el pecho para saber si hay problemas de respiración u otro tipo de análisis para terminar de determinar la enfermedad y encontrar así el mejor tratamiento.

Los primeros síntomas de la tuberculosis son muy parecidos a los de un catarro común o gripeLos primeros síntomas de la tuberculosis son muy parecidos a los de un catarro común o gripe

Tratamiento de la tuberculosis

Una vez detectada la enfermedad el médico determinará cuál es el mejor tratamiento para cada caso. Aquellas personas más débiles, como niños, personas de la tercera edad o enfermos graves de enfermedades como el sida, recibirán un tratamiento adecuado a cada caso en concreto.

Normalmente se suelen recetar una serie de medicinas específicas para esta enfermedad. Si el tratamiento se empieza antes de que el virus se propague por todo el cuerpo, las probabilidades de curarse son muy altas. No obstante, mientras más avanzada esté la enfermedad más afectados estarán los pulmones y más problemas de respiración tendrá el paciente, además de que la bacteria puede haber afectado a otros órganos y será mucho más difícil curar la enfermedad del cuerpo del enfermo.

Por lo tanto, si crees que podrías estar sufriendo tuberculosis y estás padeciendo alguno de los síntomas que hemos mencionado lo mejor será que acudas al médico lo antes posible y sigas al pie de la letra sus indicaciones por el bien de tu salud. De este modo está demostrado que la tuberculosis es, a día de hoy, una enfermedad normalmente curable.

Donde más personas afectadas de tuberculosis se encuentran en la actualidad es en África y en el sur de Asia, por eso es muy importante que medicinas y vacunas lleguen también a estos países. No solo para que la enfermedad no se propague, sino también porque se pueden salvar muchas vidas.

Artículos recomendados