Menú
¿Qué calzado es mejor para el verano?
CALZADO DE VERANO

¿Qué calzado es mejor para el verano?

Te contamos todo en lo que necesitas fijarte cuando escojas calzado para el verano.

Irmina Merino Vidal

Con la llegada del verano y el calor muchas partes de nuestro cuerpo se ven resentidas. Por eso, debemos prestarles especial atención. Igual que hacemos con nuestro vestuario, tenemos que cambiar nuestro calzado durante esta estación del año.

En Bekia te recomendamos qué calzado es mejor para el verano y cuál deberías evitar si no quieres que tus pies se vean resentidos.

Qué calzado es el más adecuado

Intenta comprar siempre zapatos de buena calidad, ya que aquellos muy baratos quizás no estén totalmente homologados y eso te produzca dolor y llagas. A la hora de escoger un calzado para el verano, tanto para hombres como para mujeres, debe ser uno que nos sea cómodo.

Además de eso, deberemos tener en cuenta que el calzado deje a nuestros pies respirar, es decir, que no nos suden dentro del mismo (la transpiración).

Si te gusta usar deportivas en verano, es fundamental que sean transpirablesSi te gusta usar deportivas en verano, es fundamental que sean transpirables

Mucha gente opta por ponerse las mismas deportivas todo el año. Sin embargo, a cuarenta grados estas nos harán sudar y pueden aparecernos así hongos en los pies o rozaduras inesperadas. Si te gustan los zapatos deportivos y no quieres renunciar a ellos en verano, cómprate unos que transpiren o que puedan ser llevados sin calcetines para permitir a tus pies la transpiración.

En el caso de que quieras lucir sandalias, la mejor opción es que compres unas sin demasiado tacón, pero tampoco completamente planas. Las sandalias deben tener un tacón de un centímetro y medio de alto, lo que hará que tu pie se encuentre en una posición natural para caminar y no tengas dolores en los tobillos y las caderas por llevar poco o demasiado tacón. Cuando vayas a comprar las sandalias piensa si la forma que tienen hará que te duelan los pies al rato de llevarlas.

A veces compramos el calzado por los ojos y no somos totalmente conscientes que al poco tiempo de llevarlo nos van a doler mucho los pies. Si no estás acostumbrado a llevar sandalias, intenta no adquirir unas que tengan una forma especial, como que vayan entre el dedo gordo y los demás dedos, porque los primeros días te van a doler y te pueden hacer un callo. Al ser tus primeras sandalias tendrás que llevar unas, aconsejablemente ergonómicas, o de una buena marca, para que tus pies se acostumbren a ellas. Este tipo de zapato tiene la suela acolchada aunque sean planas, adaptándose a la forma de la planta de tu pie, para que no sientas dolor al andar ni se te carguen los tobillos, las pantorrillas o las caderas en exceso.

Qué calzado debes evitar

Mucha gente creerá que el zapato plano les hará sentirse más ligeros que aquel que tiene un poco de tacón. Sin embargo, puede llegar a ser todo lo contrario. Los zapatos demasiado planos o con una suela muy fina harán que apoyemos todo el peso de nuestro cuerpo en los tobillos, pantorrillas o caderas, las cuales se verán doloridas si pasamos mucho rato de pie o andando con este tipo de zapatos.

 Evita las sandalias completamente planas o con taconec muy altos. Evita las sandalias completamente planas o con taconec muy altos.

No obstante, lo mismo puede ocurrir llevando zapatos con demasiado tacón. El pie se encontrará en una posición que no es la suya natural. Si el zapato no es bueno el pie irá resbalándose constantemente hacia delante, lo que hará que los dedos te duelan, así como el empeine.

Por eso, lo mejor es comprar un zapato de tacón intermedio, para que el pie conserve su forma natural, puedas caminar bien y no sientas dolores posteriormente. Aquellos zapatos que no te permitan la transpiración de tus pìes tampoco son adecuados, ya que estos sudarán en exceso y sufrirás sus consecuencias como ya hemos nombrado debido al calor del verano.

Así pues, lo que debes tener en cuenta a la hora de escoger tu calzado para el verano es que sea cómodo; que no tenga demasiado tacón, pero que tampoco sea plano; que permita la transpiración con el calor y que no te haga heridas ni callos.

Quizás no encontrarás el zapato perfecto a la primera, pero poco a poco irás aprendiendo qué sandalias o zapato ligero se adapta mejor a tu cuerpo y a tu forma de vida, para que tus pies puedan sentirse perfectamente en verano y tú no pierdas tu estilo con el calor.

Artículos recomendados

Comentarios