Menú
Metoclopramida contra las náuseas, ¿cuándo es recomendable tomarlo?
MEDICAMENTOS ANTIEMÉTICOS

Metoclopramida contra las náuseas, ¿cuándo es recomendable tomarlo?

Medicamentos como el Primperan se utilizan para quitar los vómitos, te contamos sus beneficios y riesgos.

Irmina Merino Vidal

La metoclopramida es un medicamento de los llamados agentes procinéticos indicado para aliviar las náuseas y vómitos en extremo. Esta medicina también ayuda a paliar los dolores de aquellos que tienen mucha acidez en el estómago, sufren de diabetes, han sido sometidos a un proceso de quimioterapia o después de hacerse cualquier operación, y sienten estos síntomas y con ellos la sensación de pérdida de apetito constante. También puede ser utilizada para vaciar el estómago e intestinos antes de una prueba médica, como una endoscopia o una colonoscopía, ya que acelera el proceso por el cual la comida es expulsada de nuestro cuerpo una vez digerida.

La metoclopramida se puede tomar por vía oral, o puede ser también directamente inyectada. Este medicamento es muy fuerte y puede tener efectos secundarios graves e irreversibles sobre nuestro cuerpo. Por ello, en Bekia te contamos cuándo puedes tomar metoclopramida para mejorar tu situación física y cuáles son sus riesgos.

La metoclopramida se utiliza para inhibir los vómitosLa metoclopramida se utiliza para inhibir los vómitos

¿Cuándo puedo tomar este medicamento?

Lo más común, si tu caso no es grave, es que el médico te lo recete por vía oral. Puede tratarse de un jarabe o de unas pastillas que deben deshacerse en agua para ser ingeridas de una vez. Para aliviar los dolores de la acidez, los vómitos o las náuseas después de las comidas, es recomendable que tomemos metoclopramida treinta minutos antes de cada comida, con un máximo de cuatro veces al día en caso de las personas adultas.

Sus efectos suelen ser bastante rápidos, por lo que el primer día seremos conscientes de la mejora que ha tenido esta medicina sobre nuestro estómago y bienestar general. Sin embargo, eso es lo más peligroso de este medicamento. Como tiene efectos rápidos y nos devuelve el apetito, estaremos muy tentados a utilizarlo cada vez que tengamos algún leve problema estomacal.

Consulta siempre con tu médico o farmacéutico si debes tomar esta o cualquier otra medicina dependiendo de tu caso, porque a la larga podrían ocasionarte graves problemas de salud. También debes seguir el tratamiento médico, aunque te encuentres mejor no deberás dejar de tomar tus dosis de metoclopramida hasta que no hayas terminado el tratamiento entero.

Los niños también pueden tomar esta medicina, siempre que haya sido recetada por su pediatra, nunca se deben administrar medicamentos a los niños sin ser antes recetados por un profesional, porque estás poniendo su vida en alto riesgo. Las dosis para los pequeños serán dos al día, en un intervalo de 6 horas mínimo entre ellas.

Efectos secundarios de la metoclopramida

Como todos los medicamentos, y sobre todo al ser antiemético, la metoclopramida tiene efectos secundarios que dependen y varían en función de la persona y su salud en ese momento. Cuando el profesional te recomiende tomar esta medicina, probablemente te pregunte si estás tomando alguna medicación en este momento, eso es porque la metoclopramida mezclada con otros medicamentos puede causarnos problemas graves de salud. También nos preguntará si hemos tenido algún problema o enfermedad grave en el estómago, como los sangrados, ya que este medicamento podría empeorar el estado de nuestros intestinos previamente dañados.

Si estás embarazada, o crees que podrías estarlo, es muy importante que se lo comuniques al médico o farmacéutico antes de tomar este medicamento y, si lo has tomado sin saber que no era recomendado para mujeres en espera, llama al médico y pregúntale que procedimiento debes seguir a partir de ahora, puesto que él podrá aconsejarte mejor que nadie. Entre los efectos secundarios que tienen muchos pacientes se encuentra el cansancio, el mareo, náuseas, vómitos, dolor de cabeza, pérdida de la regla en las mujeres o el apetito sexual y ganas de orinar constantemente para ambos sexos.

La metoclopramida se utiliza en pacientes que han recibido quimioterapia o intervenciones quirúgicasLa metoclopramida se utiliza en pacientes que han recibido quimioterapia o intervenciones quirúgicas

En cuanto a los efectos secundarios de más gravedad que requieren asistencia médica inmediata, nos encontramos con la depresión, alteración de los músculos del rostro (sensación de que se mueven sin nuestro control o que no podemos moverlos si queremos), convulsiones, confusión y fiebres agudas, reacciones alérgicas como picores y ronchas rojas distribuidas por todo el cuerpo, shock anafilácticos (cuando la reacción alérgica es tan severa que se hinchan la lengua o la garganta y la persona afectada no puede respirar, haciendo que su vida esté en grave peligro en cuestión de segundos).

Hay que destacar el hecho del descontrol de los músculos de la cara, caso muy común en las personas (sobre todo las mujeres) que han sido inyectadas con más metoclopramida de la que deberían. Los médicos normalmente solo inyectan una cantidad concreta, entre 10 y 12 sesiones, por paciente y dejan un tiempo para que el tiempo descanse, puesto que el exceso de este medicamento causa dicho problema con los músculos el cual es irreversible. Las personas que sufren este efecto secundario de este medicamento son incapaces de controlar los músculos del rostro que se contornean extrañamente de forma aleatoria sin su consentimiento. Por eso, es muy importante que siempre que tomemos metoclopramida sea porque nuestro médico nos lo ha recomendado y la dosis que solamente él nos diga.

No debemos, bajo ningún concepto, automedicarnos ni informarle de qué medicamentos o condiciones médicas hemos tomado o tenido antes. Lo mismo se aplica para los más pequeños de la casa, que son más débiles de salud que una persona joven. Así pues, si el médico te ha recetado esta medicina, pero sientes algún efecto secundario, ya sea de los más comunes o los graves, no dudes en acudir lo antes posible al médico para que determine si deberías seguir tomado metoclopramida o si otra medicina será más apropiada para tratar tus síntomas sin poner tu salud en riesgo.

Artículos recomendados

Comentarios