Menú
Beneficios de la natación durante el embarazo

EJERCICIO

Beneficios de la natación durante el embarazo

No solo fomenta la relajación de la mente sino que nadar ayuda a preparar al cuerpo para el momento del nacimiento y también para acelerar el proceso de recuperación.

Bea R

Siendo el ejercicio una de las actividades más recomendadas para mejorar la salud durante el embarazo, todavía a día de hoy existen muchas personas que se resisten a hacer deporte por temor a ocasionarle algún daño a su bebé. Esto no es solo un falso mito sino que además ocurre justo lo contrario, practicar ejercicio con intensidad moderada durante los nueve meses que dura la gestación ayudará positivamente a la embarazada a preparar su cuerpo para el momento del parto.

Aunque practicar ejercicio durante el embarazo es beneficioso para la salud, tanto de la madre como del bebé, lo cierto es que hay que tener especial cuidado a la hora de decidir qué deporte escoger. Existen gimnasios especiales para embarazadas pero, en el caso de no encontrar ninguno cercano, es importante saber qué intensidad está recomendada y qué tipo de deportes son más o menos aconsejables.

Los ejercicios que menos se recomiendan para realizar durante el embarazo son aquellos de alto impacto y que tengan un mayor riesgo de lesión o de dañar la salud del bebé. Deportes como la equitación o la escalada, por ejemplo, son deportes en los que existe una alta probabilidad de caída y que, por lo tanto, no son los más recomendados para el período de gestación. Por otro lado, la intensidad con la que es más aconsejable ejercitarse es de baja-moderada.

La natación es un ejercicio ideal para las mujeres embarazadasLa natación es un ejercicio ideal para las mujeres embarazadas

La natación como ejercicio ideal

Siendo no más de media hora el tiempo ideal para hacer deporte, la natación se ha convertido en una práctica muy adorada por las embarazadas y, sobre todo, muy recomendada por médicos y especialistas. La razón del éxito de la natación en el embarazo se debe a la ingravidez que aporta el agua y que favorece el libre movimiento. Además, no sentir el peso adicional que conlleva el embarazo es otro de los motivos por los que muchas mujeres se sienten cómodas nadando.

Nadar ayuda a que la mujer embarazada ejercite sus músculos y así prepararlos para el momento del parto. Además, la misma columna vertebral y las articulaciones del cuerpo, al hacer movimientos más lentos y abiertos, se relajan favoreciendo la movilidad y la liberación del estrés o del cansancio acumulado. La ausencia de gravedad, a su vez, ayuda a que sea imposible realizar movimientos bruscos y, por tanto, la probabilidad de lesión o caída.

Beneficios durante el embarazo

Siendo la natación un ejercicio que no supone ningún riesgo ni para la madre ni para el bebé, existen varios beneficios para la salud, tanto físicos como psicológicos, y que llevan a considerar este deporte como el idóneo no solo para embarazadas, sino también para todas aquellas personas que quieran ejercitar, con muy poco riesgo, todo el tronco inferior y superior.

La sensación de notarse uno más ligero y la mejor distribución del peso corporal a lo largo de toda la anatomía son dos ventajas a las que muchos dan importancia. Estando en un estado avanzado de embarazo, la falta de gravedad ayuda a relajar el cuerpo y la mente. Por otro lado, esta relajación ayuda a que los músculos que más se sobrecargan por el peso del bebé como la cintura o la espalda se distiendan y recuperen su estado normal.

Además, y siendo la parte más importante del ejercicio, nadar ayuda a que la musculatura de todo el cuerpo se tonifique y que esta se encuentre en buen estado, algo que es de ayuda a la hora de afrontar el momento del parto y de la recuperación muscular tras el nacimiento del bebé. Al ser un ejercicio aeróbico, se trabaja muchísimo el sistema cardiorespiratorio y se aprende a controlar la respiración, algo también super importante en el momento del parto. Además, el correcto control de la oxigenación que logres al nadar no solo te ayudará a ti en el momento decisivo de traer al mundo a tu pequeño sino que, mientras lo hagas, tu bebé agradecerá ese flujo de sangre y oxígeno tan beneficioso para su desarrollo.

Se trata de un ejercicio físico con escaso riesgo de lesiónSe trata de un ejercicio físico con escaso riesgo de lesión

Precauciones a tener en cuenta

Pese a ser uno de los ejercicios más recomendados para mujeres embarazadas por su escaso riesgo de lesión, la natación es un deporte al que se le debe de tener respeto y ante el cual es preferible seguir una serie de indicaciones para que la experiencia en el agua sea inmejorable. El embarazo es una etapa delicada en la que hay que prestar atención a ciertos factores aunque se realice una actividad que no requiera de mucho esfuerzo o que sea prácticamente inofensiva.

Antes de meterse en el agua es muy importante controlar el tema de la digestión. Tras haber comido lo recomendable es esperar entre hora y media y dos horas para así evitar cualquier tipo de corte de digestión. Por otro lado, y teniendo que ver con este tema, es sabido por todos que durante el embarazo el sistema digestivo está en continuos altibajos y la probabilidad de sufrir náuseas es bastante alta. Presta atención a la comida pre-entreno, evita grandes cantidades y, sobre todo, con cualquier mínima molestia que notes, aplaza la actividad.

Aunque el ejercicio en el agua es calmado y precisamente esta es la intensidad que se recomienda durante el embarazo, seguramente veas a tu alrededor que mucha gente se tira de mil formas a la piscina: de bomba, de cabeza o incluso de plancha. A pesar de que quieras divertirte tirándote al agua de este modo, deberás evitar cualquier impacto a la hora de entrar en el agua. Recuerda que aunque tú no lo notes, tu bebé es capaz de sentir estos golpes por leves o inofensivos que puedan parecer.

En resumen, la natación es un deporte que no implica movimientos de alto impacto y que, su vez, mejora el estado corporal del cuerpo de una mujer embarazada. De todas formas, y antes de tomar cualquier decisión sobre qué tipo de deporte quieres realizar, es importante que consultes estas decisiones con tu médico especialista. Él sabrá mejor que nadie decirte qué opción es la idónea para ti pues estará en pleno conocimiento de salud, tus necesidades y de las precauciones que debes tomar.

Artículos recomendados