Menú
La varicela en el embarazo

VARICELA

La varicela en el embarazo

La varicela en el embarazo es muy peligrosa pero hay que saber cuáles son los riesgos y cosas a tener en cuenta.

Mercedes Benito Alfonso

La varicela en el embarazo

La varicela durante el embarazo aunque no es común puede ser peligrosa para la madre y el niño, te aclaramos algunos puntos importantes para la seguridad de ambos.

La varicela es una enfermedad muy contagiosa provocada por el virus herpes zóster. Se transmite a través de contacto directo de las lesiones que aún no han cicatrizado, o de forma aérea a través de la tos, la saliva o el estornudo de la persona infectada. La mayoría de nosotros somos inmunes a esta enfermedad porque hemos desarrollado anticuerpos contra ella, bien porque nos han administrado la vacuna contra la varicela o porque la hemos pasado de pequeños.

Se cree que cerca del 95% de la población es inmune, por ello, es poco frecuente que se desarrolle una infección por varicela durante el embarazo. Sin embargo, los peligros de la varicela en el embarazo son graves tanto para ella como para el bebé, pudiendo desencadenar desde parto prematuro hasta malformaciones fetales.

La varicela durante el embarazo puede ser peligroso para el bebéLa varicela durante el embarazo puede ser peligroso para el bebé

Las consecuencias para el feto varían en función de la edad de gestación. Aún existen muchas creencias falsas y algunas mujeres tienen ideas erróneas sobre esta enfermedad, en Bekia queremos despejar algunos interrogantes y aclarar algunos aspectos importantes respecto a la varicela y el embarazo.

La varicela y la mujer embarazada

Padecer la ai/]https://www.bekiapadres.com/articulos/varicela-ninos-enfermedad-infantil/[a]varicela durante la infancia[/i] no tiene grandes consecuencias. Por el contrario, si un adulto se infecta con el virus puede desarrollar lo que se denomina como neumonía por varicela, es muy grave. En el caso de las embarazadas, el riesgo de desarrollar este tipo de neumonía se aumenta, así como el desarrollo de complicaciones en el feto.

Como hemos comentado, es muy raro que una mujer embarazada se contagie, ya que la mayor parte de la población es inmune. Aun así, se sabe que sólo cerca del 25% de las embarazadas transmiten el virus al niño. La varicela se transmite a través de la placenta. Y el riesgo de que el feto desarrolle el síndrome de varicela fetal, es aún menor, entre el dos y el cero por ciento, dependiendo de la edad gestacional, excluyendo el momento cercano al parto.

¿Cómo identificar la varicela en la mujer embarazada?

Los síntomas que aparecen en la mujer embarazada son los mismos que en cualquier persona. Primero notarás síntomas similares a un proceso gripal. Unos días después aparecerá la erupción cutánea característica de esta infección. Se trata de unos pequeños granitos de color rojo denominados máculas y pápulas, que posteriormente se transformarán en vesículas, pequeñas ampollas, que tras secarse dejarán una costra. Las alteraciones en la piel aparecen en cara, cuello, tronco y extremidades. También en la mucosa de la boca o de la vagina.

La varicela se puede contagiar desde un par de días antes de que aparezcan los primeros signos en la piel, hasta la formación de costras. Los primeros síntomas pueden tardar entre 10 y 15 días en aparecer, después de tener contacto con la enfermedad.

Las embarazadas, al igual que los adultos que contraen la enfermedad, pueden desarrollar una neumonía varicelosa, que se manifiesta con tos seca, fiebre y dificultad para respirar.

La edad gestacional, un factor determinante en la aparición de complicaciones fetales

Las posibilidades de que el bebé se contagie a través de la placenta de la madre si está enferma de varicela son muy pequeñas. En cualquier caso, lo que determina el riesgo de complicaciones en el feto son las semanas de embarazo.

Durante el primer trimestre, al estar el feto en las primeras fases de desarrollo, suelen aparecer abortos con frecuencia. Entre las semanas 13 a la 20 existe el mayor riesgo de que el bebé sufra el síndrome de varicela congénita. Afecta sólo al 2% de los bebés pero es muy grave. El bebé puede desarrollar defectos congénitos entre los que destacan, cicatrices en la piel, malformaciones en las extremidades, problemas visuales y problemas neurológicos como discapacidad intelectual, microcefalia, convulsiones y retraso en el desarrollo motor.

Depende del momento de gestación el riesgo puede ser más o menos altoDepende del momento de gestación el riesgo puede ser más o menos alto

En el tercer trimestre el riesgo para el bebé es muy bajo. A los cinco días aproximadamente de contraer la enfermedad, el cuerpo de la madre genera anticuerpos que pasan al bebé a través de la placenta y le "protegen". Los mayores peligros de la varicela aparecen si se contrae la infección menos de cinco días antes o dos después del parto. En este caso, el bebé no ha tenido tiempo que recibir los anticuerpos para defenderse de la infección. Alrededor del 20% pueden contraer la varicela neonatal, cursa con fiebre y erupción. Aparece entre el quinto y décimo día de vida, precisa tratamiento antiviral por vena inmediato debido a su gravedad.

Opciones terapéuticas: vacuna, inmunoglobulinas y aciclovir

Vacuna: en países como España y EEUU, así como en muchos países de Europa, se vacuna a los niños de varicela aproximadamente a los dos años de vida. En algunos países de Latinoamérica esto no es así. Los adultos que no hayan pasado la varicela y no estén vacunados pueden hacerlo. Sin embargo, durante el embarazo está contraindicado. Se recomienda que toda mujer que desee quedarse embarazada se haga un control médico previo, de manera que si es preciso se vacune antes de quedarse embarazada. Tras la vacuna deberá esperar un mes. Si ya se está embarazada las autoridades sanitarias recomiendan vacunarse tras el parto, con una segunda dosis a las 6 semanas aproximadamente, para no preocuparse en el siguiente embarazo.

Inmunoglobulina: si durante el embarazo se entra en contacto con personas infectadas o se sospecha de la posibilidad de contagio, siempre que no seas inmune, prueba de serología negativa, el médico recomendará la inyección de inmunoglobulinas. Es un preparado médico que contiene anticuerpos de la varicela. De este modo se reduce la probabilidad de infección y los posibles peligros de la varicela. Lo ideal es recibir el tratamiento no superior a 72 horas tras la exposición a la infección. Al bebé se le administrará la misma inyección tras el nacimiento si la madre estuvo expuesta cinco días antes del parto o si el bebé comienza con síntomas.

Aciclovir: si la futura madre comienza con síntomas de varicela, se debe pasar a un tratamiento antiviral denominado aciclovir durante unos diez días de manera oral. En casos graves puede ser necesario el tratamiento por vena con ingreso hospitalario.

¿Cómo prevenir la varicela?

Te presentamos algunos consejos para evitar los peligros de la varicela:

- Los médicos recomiendan que antes de quedarse embarazada toda mujer se realice un control médico. A través de una analítica se puede comprobar si se poseen anticuerpos contra la varicela. En caso negativo se recomienda recibir la vacuna al menos un mes antes de quedar embarazada.

- Si nunca se ha pasado la varicela y estás embarazada, evita contacto con personas infectadas o que puedan estarlo, así como con población susceptible como niños. La vacunación de las personas del entorno es otro buen método de prevención.

- Se recomienda también evitar contacto directo con personas que estén sufriendo un episodio de herpes, incluso si tú ya has pasado la varicela, de modo que evitemos una reactivación.

- Si crees que has podido estar expuesta a la varicela y no estás segura de ser inmune o de que puedas contagiarte, acude al médico para que te administren cuanto antes inmunoglobulinas.

- Ante cualquier síntoma de alarma de principios de varicela contacta con tu médico, y evita contacto con otras embarazada para no exponerla innecesariamente. Si efectivamente tienes la varicela, se debe comenzar cuanto antes con el tratamiento antiviral.

- Tras el parto, si previamente no te has vacunado contra la varicela, es el mejor momento de hacerlo.

Artículos recomendados