Menú
Tratamientos para la bursitis y la tendinitis
TRATAMIENTOS

Tratamientos para la bursitis y la tendinitis

La tendinitis y la bursitis son dos inflamaciones que se producen en las articulaciones , pero, ¿cuál es el mejor tratamiento para ellas?

Marta Cabrera Benito

La tendinitis y la bursitis son dos inflamaciones que se producen en las articulaciones del cuerpo por la sobre carga a la que se somete a éstas cuando se practica deporte o una actividad de manera repetitiva. Además de esta causa, también es posible que sean factores de riesgo para padecerlas enfermedades como la gota, el tiroides, la soriasis o como efecto secundario de alguna otra patología. Ambas tienen un carácter crónico que hace que sea importante tener cuidado a la hora de forzar las zonas afectadas para no volver a recaer y que vuelvan tanto la inflamación como el dolor.

Para realizar el diagnóstico de la tendinitis no será necesario hacer pruebas adicionalesPara realizar el diagnóstico de la tendinitis no será necesario hacer pruebas adicionales

Tratamiento para la tendinitis

Antes de hablar del tratamiento que hay que seguir para poder paliar el dolor que esta patología nos provoca, hay que saber los síntomas antes para, así, poder identificarlos antes de acudir al médico. En el caso de la tendinitis, la persona que la padece siente dolor en la zona del tendón inflamado cuando se roza. Además, este dolor se intensifica cuando realiza alguna actividad física en la que fuerza la zona. No sólo sienten esta sensación de dolor cuando están realizando alguna actividad física, por la noche, cuando el tendón se encuentra relajado, también puede ser molesto para la persona que tiene la tendinitis.

Temas relacionados

Para realizar el diagnóstico de la tendinitis no será necesario hacer pruebas adicionales. Bastará con la exploración del propio médico para saber de qué se trata. Normalmente, puede identificar que se trata de esta patología porque la zona suele estar inflamada, a la mínima exploración el paciente siente dolor y, además, la piel que hay sobre el tendón suele tener una temperatura más elevada que de costumbre. Esto se debe a que, aparte de inflamación, también puede darse una irritación del tendón.

El tratamiento que puede poner el médico se centra en bajar la inflamación y reducir el dolor que la tendinitis le está produciendo al paciente. Para empezar, habrá que ver si se trata de una tendinitis leve o grave. Una vez que ya lo tiene claro, podrá establecer el tratamiento más oportuno. En el caso de una tendinitis leve, bastará con que la persona guarde reposo para que el tendón se relaje. Este tratamiento puede ir acompañado de antiinflamatorios como el ibuprofeno o con el aplique de frío y calor en la zona. Por otro lado, está la tendinitis más grave. En este caso, es posible que el médico inmovilice la zona para que el reposo sea más efectivo. Aparte de seguir el tratamiento para la tendinitis más leve, es posible que le inyecte corticoides y le haga acudir al fisioterapeuta. En los casos extremadamente graves es cuando se puede optar por la cirugía.

Tratamiento para la bursitis

De nuevo, en primer lugar deberemos conocer los síntomas para empezar a sospechar que estamos padeciendo una bursitis. De nuevo, volvemos a tener una zona inflamada y en la que la persona afectada siente dolor al mínimo roce o cuando está realizando alguna actividad. Además, la zona también ve cómo su temperatura aumenta por la inflamación de la bursa y cambia de color para adaptar un tono rojizo. Por último, aparte del dolor que sienten por la bursa inflamada, la zona se vuelve tensa dificultando, por lo tanto, la movilidad de ésta al intentar hacer cualquier tipo de movimiento.

El diagnóstico de la bursitis también es similar al de la tendinitis. El médico realizará una exploración sobre la zona inflamada para determinar cuál es la razón de la dolencia. En ocasiones, cuando el paciente o el médico quieren saber a qué se debe la inflamación de la bursa, extraen una pequeña cantidad del líquido que ésta contiene para que, tras un posterior análisis, se tenga una información mucho más completa.

A la hora del tratamiento, hay que diferenciar entre la bursitis con infección y sin infecciónA la hora del tratamiento, hay que diferenciar entre la bursitis con infección y sin infección

A la hora del tratamiento, hay que diferenciar entre la bursitis con infección y sin infección. En el primero de los casos, el tratamiento consistirá en buscar reducir el dolor a través del reposo, antiinflamatorios y con la aplicación de frío en la zona. El otro caso requiere de un tratamiento algo más complejo. Para solucionar una bursitis con infección, en primer lugar, el paciente tendrá que tomar antibióticos para combatir a ésta. Aparte de la inmovilización de la zona para que la bursa descanse, se incluyen, también, inyecciones de corticoides y sesiones con un fisioterapeuta para ayudar a bajar la hinchazón y disminuir el dolor.

Artículos recomendados

Comentarios