Menú
8 alimentos para cuidar nuestro corazón

CORAZÓN

8 alimentos para cuidar nuestro corazón

Además de mantener una vida activa y unos hábitos saludables, estos alimentos nos ayudarán a prevenir enfermedades cardíacas.

Sara G. Rizzotto

Está presente en todos lados. En cualquiera de las artes, en nuestro lenguaje popular e incluso en nuestra forma de comprender el mundo que nos rodea y las sensaciones que nos provoca, el concepto "corazón" acompaña al ser humano desde el comienzo de su historia. Y es que, de todos los órganos, es indudable que el corazón ocupa un lugar principal para el hombre, ya que es el que realiza una de las tareas más importantes: el bombeo de la sangre al resto del cuerpo por medio del aparato circulatorio. Sin él, sencillamente ninguno de los otros órganos podría funcionar.

A veces, sin embargo, tendemos a olvidar lo vital que es el corazón y relajamos su cuidado, lo que causa que cada vez haya más personas que sufren problemas de salud relacionados con él. La mala comida y el sedentarismo empeoran gravemente el colesterol, lo que a su vez daña el estado de las venas y provoca que el músculo cardíaco tenga que trabajar mucho más para hacer circular la sangre. Por eso, hacer ejercicio y preocuparnos por llevar una dieta saludable son dos prácticas esenciales para prevenir enfermedades cardíacas.

De esta forma, hoy en Bekia queremos hablar de ocho alimentos indispensables si queremos asegurarnos de que nuestro corazón siga bombeando muchos años más.

1. Aceite de oliva extra virgen

El zumo de aceitunas es uno de los pilares fundamentales de la famosa dieta mediterránea y no precisamente por capricho. De hecho, por los beneficios que aporta al organismo, casi se podría catalogar de oro líquido. En el caso de las ventajas que tiene para el corazón, en el aceite extraído de la primera prensada de aceitunas abundan los polifenoles, un antioxidante que ayuda a reducir el colesterol y la presión arterial. Pero eso sí, ha de tomarse crudo, ¡nada de frituras!

Esparcirlo en una tostada en el desayuno o usarlo con una pizca de sal para aliñar verduras crudas como guarnición son buenas y deliciosas formas de aumentar la ingesta de aceite en la dieta.

LegumbresLas legumbres ayudan a regular el colesterol

2. Legumbres

Garbanzos, lentejas y judías, además de ser muy bajos en grasa, son una gran fuente de folato, magnesio y fibra, que regulan la glucosa en sangre y el colesterol, ayudando así a mantener estable la presión arterial.

Las legumbres son un componente tradicional de la dieta mediterránea y deberían estar presentes en toda alimentación saludable, aconsejándose su ingesta de cuatro o cinco veces a la semana. A pesar de que es más habitual servirlas en potajes y guisos, como el cocido, también pueden servirse en puré o ser utilizadas como base para riquísimas ensaladas.

3. Pescado

Aunque todos los tipos de pescado suelen ser saludables, recomendamos especialmente el salmón, el atún, el jurel, los boquerones o las sardinas, puesto que son ricos en omega 3. Son muchos los beneficios de estos ácidos grasos: previenen la inflamación de los vasos sanguíneos y disminuyen el riesgo de formación de coágulos y de arritmia, además de reducir los trigilcélidos en sangre. Por último, al igual que las legumbres, son buenos para la presión arterial.

La mejor forma de consumir estos pescados - cosa que se recomienda hacer al menos dos veces por semana - es a la plancha, puesto que es la forma más saludable de hacerlo. Acompañados de una ensalada resultan una comida sabrosa y llena de ventajas para la salud, además de muy ligera.

4. Naranjas

Junto al limón, es el cítrico más popular de todos los que consumimos habitualmente y tiene buenas razón para continuar siéndolo: las naranjas contienen una gran cantidad de fibra pectina, que ayuda a eliminar toxinas del organismo y, como otros alimentos de la lista, contribuye a bajar el colesterol; y son ricas en carotenoides y flavonoides, antioxidantes que reducen la presión arterial. Además, son un gran aporte de vitamina C, folato y potasio, que mantienen el corazón sano y en forma.

Un buen vaso de zumo de naranja antes de desayunar es una de las mejores formas de beneficiarse de todos los nutrientes que esta fruta nos aporta.

5. Cebolla

La base de muchos sofritos y salsas que dan a las recetas un inconfundible sabor, la cebolla disminuye la placa y la tensión arterial. Eso sí, como el aceite , también tienen que ser consumida cruda, por lo que tomarla en ensaladas y picadillos de verdura son opciones muy recomendables.

6. Frutos secos

Avellanas, nueces, almendras, pipas de girasol o calabaza...Todos estos frutos secos, además de reducir el colesterol y ayudar a la estabilidad del ritmo cardíaco , poseen un alto contenido en fibra, por lo que ayudan a perder peso.

Cuando se siente la necesidad imperiosa de picar algo, los frutos secos son una buena alternativa frente a opciones menos saludables como las patatas fritas, los nachos o los ganchitos. Aunque por supuesto, no se pueden tomar ni fritos ni tostados, puesto que se pierden sus propiedades beneficiosas.

7. Soja

Aunque todavía no es un alimento del todo asentado en Occidente, donde su consumo no suele ser habitual, la soja y sus derivados son grandes aliados del corazón, puesto que disminuyen los triglicéridos en sangre. Contienen además isoflavonas y fitoesteroles, cuya función antioxidante impide la formación de placas de colesterol en las arterias.

Una forma de incluir soja en la dieta es tomarla guisada - al igual que se haría con las lentejas- o incluir sus brotes en las ensaladas. Si se opta por el tofú (una especie de queso hecho de soja), entre las posibilidades de preparación que ofrece, se puede cocinar a la parrilla igual que la carne o cortarlo en dados como guarnición para sopas.

Vida sedentariaCuida tu dieta y no te excedas en las grasas y precocinados

8. Bayas

Las conocidas "frutas del bosque" como los arándanos, las frambuesas, las moras y las fresas son indipensables para prevenir cualquier tipo de problema cardíaco , puesto que contienen vitamina C - cuyos beneficios ya han sido mencionados anteriormente en el artículo -, magnesio y potasio, para la tensión arterial, fibra, que ayuda a evitar la inflamación del corazón y folato, para reducir el riesgo de infartos.

Solas como postre, o añadidas en yogures o cereales para darles un delicioso toque de sabor son buenas maneras de consumir estas frutas.

Incluir todos estos alimentos en nuestra lista de habituales, hacer ejercicio moderado un mínimo de tres veces semanales y realizar chequeos médicos periódicos son prácticas que todos debemos adoptar si queremos asegurarnos del buen estado de nuestro corazón.

Artículos recomendados