Menú
Amniocentesis

PRUEBAS MÉDICAS

Amniocentesis

¿Sabes en qué consiste la prueba médica de la amniocentesis?Descubre por qué algunas mujeres embarazadas se la hacen.

María del Valle Mejías Morón

La amniocentesis es una de las pruebas médicas más comunes que se realizan durante el embarazo, ya que a través de su estudio se puede determinar si el feto viene con alguna malformación o problema genético.

El líquido amniótico es el que rodea el feto dentro de la bolsa intrauterina, y contiene toda la información genética del bebé que va a nacer. Por eso es una fuente importante de conocimiento y mediante su estudio de pueden determinar muchas de las cuestiones que una madre quiere conocer antes de que su hijo llegue al mundo.

Estas pruebas médicas son muy importantes para aquellas mujeres que desean saber si existe alguna anomalía cromosómica, ya que podemos conocer si el bebé va a desarrollar síndrome de Down. Pero existen otras razones por las que llevar a cabo la amniocentesis, por ejemplo en aquellos casos en los que el Rh de la sangre del bebé es diferente al de la madre, donde se puede llevar a cabo una sensibilización de la sangre.

Estas pruebas médicas son muy importantes para aquellas mujeres que desean saber si existe alguna anomalía cromosómicaEstas pruebas médicas son muy importantes para aquellas mujeres que desean saber si existe alguna anomalía cromosómica

Otros defectos cromosómicos que se pueden determinar en estas pruebas médicas son la fibrosis quística, espina bífida o anencefalia. Estas otras cuestiones se llevan a cabo extrayendo determinada cantidad del líquido amniótico para ser examinado.

¿Como se llevan a cabo estas pruebas médicas?

La amniocentesis se lleva a cabo en el primer trimestre de embarazo, entre la semana 15 y la 18 del mismo. Aunque debería ser una prueba que se realice a todas las mujeres embarazadas para determinar si el feto viene con alguna anomalía, solo la solicitan aquellas que tienen un riesgo real de que esto ocurra, bien por factores genéticos o por edad. Existen algunos casos en los que se realiza la amniocentesis tardía, ya en el tercer trimestre de embarazo para saber si existe algún problema en el desarrollo pulmonar del feto.

La razón de que no todas las mujeres la lleven a cabo es que se trata de una prueba invasiva, en la que existen determinadas complicaciones e incluso existe el riesgo de que se pueda llegar a producir un aborto espontáneo después de haber realizado la amniocentesis.

El proceso es sencillo y dura más por la preparación de la embarazada que por el tiempo que tarda el líquido en ser extraído. La mujer llegará a la clínica ginecológica para la realización de la prueba sin necesidad de ir en ayunas y se colocará en una camilla boca arriba.

El primer paso a realizar es una ecografía o ultrasonido para localizar el punto exacto de donde se va a extraer el líquido amniótico de la forma más rápida y menos perjudicial. Esta es la parte más lenta del proceso ya que hay que estar seguros para que no tenga consecuencias negativas para el bebé. Una vez localizado dicho punto se inserta una aguja larga a través del abdomen y del útero que llegue hasta el líquido amniótico que ha sido localizado y se extraerá a través de una jeringa la cantidad indicada dependiendo de los análisis y los resultados que queramos obtener. Esto puede producir en la embarazo algo de molestia y dolor, pero pasará en cuestión de minutos.

El riesgo de aborto es solo de un 1%, por lo que puede afectar solo a una de cada 400 pruebasEl riesgo de aborto es solo de un 1%, por lo que puede afectar solo a una de cada 400 pruebas

Pese a que las complicaciones en este tipo de pruebas médicas son muy poco frecuentes, existe el pequeño riesgo de que se produzca algún riesgo durante la realización de la amniocentesis. El riesgo de aborto es solo de un 1%, por lo que puede afectar solo a una de cada 400 pruebas. Otras complicaciones que se pueden llegar a producir es que el feto se mueva en el momento de la prueba y reciba un pinchazo de la aguja, o que a través de la punción la madre transmita una enfermedad infecciosa al feto. Esto es realmente poco probable ya que en mujeres con enfermedades como VIH o Hepatitis C, la prueba de la amniocentesis no se recomienda.

Por todos estos motivos debemos tener muy claro si queremos someternos a esta prueba para diagnosticar posibles problemas en la formación genética de nuestro bebé, ya que sabemos que la salud es lo primero, y más cuando se trata de nuestros hijos.

Artículos recomendados