Menú
Un antiguo método para ayudar con la ansiedad

ANSIEDAD

Un antiguo método para ayudar con la ansiedad

Si tienes ansiedad no debes luchar contra ella... debes usar este antiguo método para que realmente se pase para siempre.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Los problemas de salud mental son cada vez más comunes en todo el mundo. La ansiedad es el trastorno más generalizado, posiblemente al estilo de vida estresante que la sociedad impone como algo normal. Por este motivo aunque una persona no esté diagnosticada con un trastorno de ansiedad generalizada, aún puede sentir ansiedad.

En lugar de luchar contra la ansiedad, piensa cuál es la raíz del problema para encontrar cuanto antes las mejores soluciones. Existe una antigua práctica que se conoce como meditación consciente que se centra en la atención plena (también conocido como mindfulness). Esta practica te ayudará a cambiar tu relación con la ansiedad, experimentando un gran alivio y encontrando la raíz del problema para solucionarlo.

En lugar de luchar contra la ansiedad, piensa cuál es la raíz del problema En lugar de luchar contra la ansiedad, piensa cuál es la raíz del problema

La ansiedad solo te advierte del cambio que debes realizar

La ansiedad no es la enfermedad, es el síntoma que te advierte de que algo en tu vida no marcha bien y que ha llegado el momento de que debes hacer algo para mejorar. Si tu cuerpo no tuviera la capacidad de tener ansiedad ante una amenaza, es posible que la humanidad no existiese hoy en día. La ansiedad provoca estrés y el estires provoca la respuesta de lucha o huida, tan importante para sobrevivir.

En realidad, hoy en día no tienes que huir de un animal depredador para poder sobrevivir. La ansiedad en la actualidad es bastante diferente, aunque las respuestas físicas y emocionales son exactamente iguales que cuando la humanidad debía huir de los depredadores que querían comérselos.

En la actualidad la ansiedad puede aparecer en situaciones cotidianas, se puede tener la necesidad de salir corriendo peor no tener a dónde ir para refugiarse. Si alguna vez has experimentado ansiedad es probable que sepas que las reacciones físicas son bastante incómodas: corazón latiendo rápidamente, dificultad para respirar, boca seca, falta de apetito, sudores... hay personas que confunden un ataque de ansiedad con un ataque al corazón.

La ansiedad no es tu enemigo

La meditación consciente puede ayudarte a entender que la ansiedad no tiene que ser tu enemigo. La obsesión por controlar la ansiedad puede incluso, empeorarla. Si luchas contra la ansiedad es probable que cuando tengas ansiedad solo la sufras aún de manera más intensa. El primer paso es aceptar que tienes ansiedad en tu vida, que forma parte de ti.

Con la meditación consciente podrás comenzar a tener una percepción más realista sobre la ansiedadCon la meditación consciente podrás comenzar a tener una percepción más realista sobre la ansiedad

Con la meditación consciente podrás comenzar a tener una percepción más realista sobre la ansiedad. Este tipo de meditación tiene las raíces en el budismo zen. Requiere ser capaz de poder observar los propios pensamientos y las emociones desde una posición distante, intentar ser objetivos a las cosas que nos rodean. De esta manera, la reacción hacia esas circunstancias mejora porque somos capaces de ver las cosas con mayor perspectiva.

De esta manera no te quedarás atrapado en un círculo vicioso de ansiedad y verás que las cosas pueden pasar y que los pensamientos son transitorios. La atención plena, mindfulness o meditación consciente te ayudará a recodar que no eres solo tus pensamientos o emociones, éstos son lo que experimentas y tú puedes controlar los pensamientos que entran en tu mente.

Cómo ser consciente

Puedes ser consciente de los pensamientos que entran en tu mente para que así, puedas cuidar tu salud mental y emocional. Es más fácil de lo que te imaginas. Solo tienes que respirar hondo, sentarte y observar lo que sucede con tu. cuerpo. Disfruta de la experiencia, nota lo que ocurre dentro de ti. Apaga cualquier aparato eléctrico y comienza a respirar, solo respira.

Haz esto durante un par de minutos cada día. Siente el presente. Cuando comienzas a cultivar una relación mejor con la ansiedad y la aceptas, cuando no quieres combatirla sino más bien entenderla, te darás cuenta de que no es ese gran problema que pensabas que tenías. Es el camino para estar mejor, para encontrar las acciones que te llevarán a tu bienestar real.

Artículos recomendados