Menú
Cistoscopia
PRUEBAS MÉDICAS

Cistoscopia

¿Sabes en qué consiste la prueba médica de la cistoscopia? En Bekia Salud te lo contamos

Sergio Gallego Uvero

La cistoscopia es una técnica que permite al urólogo ver el interior de la vejiga y la uretra masculina y femenina con el fin de descartar enfermedades en las vías urinarias y en la próstata en el caso del hombre. Dicho estudio se realiza con el cistoscopio que no es más que un tubo rígido o flexible de vidrio con una cámara en el extremo y con el que el urólogo realiza la exploración. La cistoscopia es una técnica muy poco invasiva y que suele ayudar a que la persona evita un proceso quirúrgico en su cuerpo.

Aspectos a tener en cuenta al hacerse una cistoscopia

La cistoscopia puede durar solo unos minutos o más de media hora, todo depende del objetivo de dicho estudio. En el caso de que dure poco tiempo, el paciente se puede ir rápidamente a su casa. Si por el contrario la cistoscopia requiere intervención quirúrgica lo normal es que la persona se quede un tiempo en observación. En el caso de hacerse dicha prueba no es necesario el permanecer en ayunas aunque es aconsejable el beber bastante agua los días posteriores a la cistoscopia. Si la paciente está embarazada es aconsejable el dejar la prueba para después del parto a excepción de que sea demasiado grave y deba hacerse dicha cistoscopia.

Lo normal es que después de hacerse una cistoscopia no se presente ningún tipo de complicaciónLo normal es que después de hacerse una cistoscopia no se presente ningún tipo de complicación

¿Cómo se realiza una cistoscopia?

El cistoscopio de carácter rígido se suele usar con anestesia local y con el mismo el urólogo dispone de una buena visión a la hora de realizar la exploración. Al ser una exploración algo molesta para el paciente se puede llegar a dormir completamente a la persona. En España el cistoscopio rígido es el más usado a la hora de realizar una cistoscopia. El cistoscopio flexible provoca menos dolor al paciente y no hace falta dormir a la persona. Se aplica un poco de gel lubricante en el extremo y el urólogo puede ver todas las zonas de la vejiga.

Inconvenientes de la cistoscopia

Lo normal es que después de hacerse una cistoscopia no se presente ningún tipo de complicación. Se aconseja el beber unos dos litros de agua al día siguiente para mantener un flujo de orina normal. En el caso de sufrir fiebre o dolor en toda la zona examinada es importante el acudir al médico. Hay una serie de complicaciones que puede provocar la cistoscopia, de esta manera puede haber un pequeño daño en la pared de la uretra. Dicho daño puede consistir en una herida o en una ruptura grave de la pared. Otra de las complicaciones más habituales es una infección de orina que debe tratarse mediante la ingesta de diferentes antibióticos. La infección de la próstata es otro inconveniente que puede presentar el hacerse una cistoscopia.

La cistoscopia ayuda a saber el estado de la vejiga La cistoscopia ayuda a saber el estado de la vejiga

¿Para qué sirve la cistoscopia?

Gracias al cistoscopio, el especialista puede examinar el interior de la uretra y comprobar la posible existencia de pólipos o cálculos renales. Además de ello la cistoscopia ayuda a saber el estado de la vejiga y la posible existencia de deformidades en la misma. Después de dicho examen el urólogo informará al paciente del resultado de la prueba y de si es necesario el realizar otro examen para obtener un mejor diagnóstico.

En el caso de que la cistoscopia muestre que existen diferentes tumores, hace falta realizar una biopsia para obtener un resultado definitivo. Lo normal es que después de la extirpación de los mismos el paciente se pueda ir a casa. En el caso de hacerse una cistoscopia los resultados obtenidos suelen ser bastante satisfactorios y la persona no necesita demasiado tiempo para recuperarse y puede irse a su casa el mismo día del examen.

Artículos recomendados