Menú
¿Cómo apañártelas con la cocina vegana?

VEGANISMO

¿Cómo apañártelas con la cocina vegana?

Aunque el veganismo es un estilo difícil de mantener por sus restricciones dietéticas, es posible seguirlo con éxito siguiendo una serie de pautas.

Héctor Félix Lasheras Diez

Queramos o no, no podemos negar que el veganismo se ha empezado a poner de moda dentro de algunos círculos en los últimos años, y muchos dirán "¿Veganismo?" y es que, si, existen diferencias entre la alimentación de las personas vegetarianas y las veganas. Básicamente se resume en que las vegetarianas eliminan de su dieta la carne de cualquier tipo de animal y las veganas, no solo no comen carne, si no que prescinden también de todos los alimentos derivados de los animales, incluyendo los huevos y la leche.

Cuando se habla de veganismo, la gente comprende muy bien los argumentos éticos, ecológicos y morales y pronto terminan mostrando interés en este estilo de alimentación, no quizá intentando un estilo de vida similar, sin embargo si se suele empatizar muy bien con los motivos de los veganos, y los que si sienten interés por probar la cocina vegana muy a menudo se dan por vencidos antes de empezar.

Una dieta así es, obviamente, muy radical, así que para los que se estén planteando comenzar su inmersión en la dieta y cocina vegana, aquí traigo algunos trucos que pueden servir para que no se tire la toalla pronto.

Indudablemente, existen tantas maneras de hacerse vegano como veganos en el mundo. Es un proceso personal que demanda respeto por sí mismo si se quiere lograr una transición exitosa, manteniéndose en el veganismo a largo plazo. Al fin y al cabo es un gran cambio que se debe realizar acorde a la personalidad y a las necesidades de cada persona, así que lo mejor es no seguir ninguna pauta en específico si no ir viendo las necesidades y las demandas que te pide el cuerpo.

Hay algunos métodos que si pueden resultar exitosos, como por ejemplo estos:

El método de las tres comidas: al haber tres comidas al día (desayuno, comida y cena) éste método consiste en cambiar una de ellas por una del estilo de cocina vegana para ir acostumbrándose al cambio. Cuando se acostumbre el cuerpo pasaremos a cambiar la segunda, y después a la tercera. Es un proceso paulatino que puede dar buen resultado.

El método de las tres listas: normalmente las personas omnívoras tienen una lista de entre 8 y 10 recetas que van alternando sin darse cuenta, así que éste método consiste en verificar si entre lo que ya se estaba preparando hay algún plato que ya pueda considerarse vegano y en transformar las recetas que contienen carne u otros productos animales en platos veganos, es posible sobre todo por la diversidad de imitaciones de carne que existen en el mercado y las alternativas derivadas de los lácteos.

La siguiente etapa consiste en simplemente descubrir y apropiarse de nuevas recetas veganas a fin de completar esta nueva lista de comidas o ir modificándola a nuestro antojo.

plato veganoModificar uno de nuestros platos habituales para hacerlo vegano es uno de los primeos pasos que se pueden seguir

Método de fuera/adentro: si el recelo a pasarse a una dieta vegana es determinado por sus pocas habilidades culinarias, éste método funcionará bien. ¿De qué trata? Se basa en descubrir la cocina vegana a través de los restaurantes de la ciudad, descubrir las distintas opciones veganas ofrecidas por los restaurantes regulares o incluso hacer una investigación por internet.

La segunda etapa de éste método resulta ser todo lo contrario a la primera, dejar de comprar y preparar carne y emprender el reto de ser vegano en casa mientras que fuera de ella se conserva nuestra dieta habitual.

La tercera y última etapa consiste en dejar de consumir productos de origen animal totalmente, al principio posiblemente se eche un poco de menos, pero la mayoría de veganos admiten que después de algunas semanas ya no sienten más ganas.

El método de un día si un día no: este método se basa en alternar una dieta vegana y una dieta normal durante el tiempo necesario hasta que decidas que estás preparado para abandonar los productos derivados de los animales. También puedes realizar estas dietas en fines de semana, o todos los lunes, o el día que prefieras.

El método del reto: Se trata de una transición a tiempo completo pero temporal: ser vegano por un tiempo determinado y determinar si eres capaz de continuarlo indefinidamente o ésta dieta es demasiado para ti. Este método parece restrictivo y radical pero puede ser tomado como una primera inmersión. Sin embargo, no siempre da la mejor impresión sobre todo cuando no conocemos suficientes recetas por lo que sería interesante obtener apoyo y organizarse bien. Para otras personas, al contrario, se trata de la motivación necesaria para adoptar este cambio de una vez por todas.

Método del condicionamiento: Se trata del método más drástico, agresivo y exigente. Se dirige sobre todo a las personas que se hacen veganas por razones éticas. No lo aconsejo a las almas sensibles porque puede herir cualquier sensibilidad. Se trata de asociar algún alimento que nos gusta con un hecho desagradable que ocurre para adquirir ese alimento. Por ejemplo: asociar un vaso de leche con la explotación que sufren las vacas y los terneros a través de imágenes o vídeos.

DescripcionAsociar el consumo de leche con la explotación bovina puede ayudar a la transición hacia el veganismo

Además...

Si tienes la oportunidad, invita a alguien cercano a intentar la transición junto a ti: entre los dos puede ser más fácil, agradable y motivador. Si ya conoces a algún vegano, pídele ayuda (¡seguramente, lo hará con gusto!). Por ejemplo, id juntos a comprar alimentos: seguramente esta persona te dará muchas ideas. También, puedes formar parte de una asociación vegetariana local (suele haber muchas aunque no lo parezca) ya que el hecho de conocer otros veganos constituye sin duda una de las mejores garantías para perseverar.

Además, para sentirte con más confianza en tu transición, tómate el tiempo de leer sobre nutrición vegana, una vez que uno se informa, no hay más razón para preocuparse.

Sin duda, puede haber otros métodos pero lo esencial es saber adaptarnos según nuestras propias capacidades y criterios yendo a nuestro ritmo, siempre haciendo de ésta una experiencia agradable y estimulante. No hay ninguna razón por la que el paso hacia el veganismo deba convertirse en un sacrificio cuando puede muy bien ser un descubrimiento y un avance, no un obstáculo sino un simple ajuste.

Es importante recordar la razón por la que has escogido ser vegano y tener siempre presente que tus acciones, junto con la de muchos otros como tu, puede ser determinante para que otras personas se unan a tu causa.

Artículos recomendados