Menú
Daños que no sabías que te provoca beber alcohol

BEBER ALCOHOL

Daños que no sabías que te provoca beber alcohol

Descubre los daños que te puedes provocar en tu salud si eres una persona que bebe alcohol habitualmente.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Son muchas las personas que disfrutan de una copa de vino o una cerveza de vez en cuando... y no pasa nada ni en su salud física ni en su salud mental. En cambio, cuando una persona comienza a beber más de 3 bebidas con alcohol al día, entonces es posible que comience a tener problemas con el alcohol y en consecuencia problemas de salud como la pancreatitis, problemas del hígado o del corazón.

Son daños que se saben que pueden ocurrir con el consumo de alcohol a corto o largo plazo, pero también existen otros daños que quizá no sabías que te pueden ocurrir si tienes el mal hábito de beber alcohol o incluso si eres un alcohólico crónico. A continuación te vamos a hablar sobre este tipo de daños que quizá no sabías que puedes padecer si eres un consumidor habitual de alcohol.

Son muchas las personas que disfrutan de una copa de vino o una cervezaSon muchas las personas que disfrutan de una copa de vino o una cerveza

Disfunción del sistema inmunitario

Beber demasiado debilita el sistema inmunitario, haciendo que el cuerpo sea vulnerable a enfermedades infecciosas, como la neumonía y la tuberculosis . El alcohol causa cambios en los glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Una caída en el recuento de glóbulos blancos puede ocurrir debido al alcoholismo. Esto sucede porque la producción de glóbulos blancos del cuerpo se suprime y las células quedan atrapadas en el bazo.

Cada episodio de consumo excesivo de alcohol reduce la capacidad del cuerpo para evitar infecciones. La exposición a grandes cantidades de alcohol y el consumo crónico y excesivo de alcohol afectarán negativamente la producción y función de los glóbulos blancos con el tiempo. Habrá un mayor riesgo de neumonía, tuberculosis, infección por VIH y otras afecciones.

Daño cerebral

El alcohol se asocia con visión borrosa, lapsos de memoria, dificultad para hablar, dificultad para caminar y tiempo de reacción más lento. Todo esto se debe a sus efectos en el cerebro. Altera los receptores cerebrales y los neurotransmisores, e interfiere con la función cognitiva, los estados de ánimo, las emociones y las reacciones de una persona en múltiples niveles.

Debido a que el alcohol es un depresor del sistema nervioso central (SNC), causa dificultades para procesar la información y plantea problemas para resolver problemas simples. El efecto del alcohol sobre los receptores de serotonina y GABA puede causar cambios neurológicos que podrían llevar a una reducción en el miedo normal de una persona a las consecuencias de sus propias acciones, contribuyendo a la toma de riesgos o comportamientos violentos.

El alcohol también interrumpe la coordinación motora fina y el equilibrio, lo que a menudo provoca lesiones por caídas. Beber en exceso puede causar "apagones" o la incapacidad de recordar cosas. Beber en exceso a largo plazo puede acelerar el proceso normal de envejecimiento del cerebro, lo que resulta en demencia temprana y permanente.Hasta la edad de 24 años, el cerebro aún se está desarrollando. Como resultado, los adultos jóvenes son especialmente vulnerables a los efectos nocivos del alcohol.

Desnutrición y deficiencias vitamínicas

La bebida disfuncional conduce a la desnutrición y a las deficiencias vitamínicas. Esto puede deberse en parte a una dieta pobre, pero también porque los nutrientes no se descomponen adecuadamente. No se absorben adecuadamente del tracto gastrointestinal a la sangre, y las células del cuerpo no las usan de manera efectiva.

Además, la capacidad del alcohol para interrumpir la producción de glóbulos rojos de la médula ósea y causar sangrado por úlceras gástricas puede conducir al desarrollo de anemia por deficiencia de hierro.

La bebida disfuncional conduce a la desnutrición y a las deficiencias vitamínicasLa bebida disfuncional conduce a la desnutrición y a las deficiencias vitamínicas

Osteoporosis

El consumo crónico de alcohol en exceso, particularmente durante la adolescencia y la edad adulta, puede afectar drásticamente la salud ósea y puede aumentar el riesgo de desarrollar osteoporosis , con una pérdida de masa ósea, más adelante en la vida. La osteoporosis aumenta el riesgo de fracturas, especialmente en el fémur proximal de la cadera.

El alcohol interfiere con el equilibrio del calcio, la producción de vitamina D y los niveles de cortisol, lo que aumenta el potencial debilitamiento de la estructura ósea. Las personas que beben en exceso tienen más probabilidades de fracturarse una vértebra que las que no lo hacen. Beber grandes cantidades de alcohol durante la adolescencia aumenta el riesgo de osteoporosis más adelante en la vida.

Artículos recomendados