Menú
Cómo evitar el flato cuando haces ejercicio

HACER DEPORTE

Cómo evitar el flato cuando haces ejercicio

Si cuando haces deporte sueles tener flato, entonces deberás saber cómo evitarlo para no sentir más esas molestias.

Inmaculada Jiménez Peral

Cuando queremos ponernos en forma la mayoría de nosotros lo primero que hacemos es empezar a practicar running y, como todavía no sabemos la técnica que hay que llevar a cabo para respirar ni la forma en la que tenemos que pisar etc, cuando pasan apenas 5 minutos de empezar nuestra carrera comenzamos a sufrir un dolor agudo y punzante en la zona abdominal. A este desagradable dolor se le llama flato y afecta, como acabamos de decir, a aquellos que comienzan a hacer deporte en sus primeros días, aunque también puede afectarle a cualquier persona, en cualquier momento del ejercicio, pero en menor medida en aquellos más experimentados.

Hay que tener bien claro que el flato es un dolor que no afecta de manera negativa a nuestra saludHay que tener bien claro que el flato es un dolor que no afecta de manera negativa a nuestra salud

Este se produce como respuesta de nuestro organismo cuando hacemos ejercicio ante la falta de energía, nuestro diafragma se contrae provocando un espasmo que es lo que produce ese temido dolor, ya que al contraerse este afecta a los ligamentos que se encuentran unidos al bazo y al hígado.

Hay que tener bien claro que el flato es un dolor que no afecta de manera negativa a nuestra salud, que solo se trata de un dolor incómodo que nos acompaña durante nuestros primeros días de ejercicio físico, sobre todo cuando se trata del running. Evitar que este aparezca es posible, solo tienes que tener en cuenta algunos trucos y llevarlos a cabo.

¿Cómo puedo evitar la aparición del flato cuando hago ejercicio?

Aunque la causa que provoca el flato no está cien por cien clara, hay diferentes aspectos que ayudan a que este aparezca o no. Lo primero que vamos a recomendar para que este no nos fastidie nuestra jornada de entrenamiento es llevar a cabo una buena respiración. Cuando hablamos de una buena respiración nos referimos a un buen ritmo y a u na buena técnica respiratoria. Para ello vamos a seguir un patrón respiratorio en el que haremos respiraciones profundas y controladas, inhalando aire por la nariz y expulsándolo por la boca.

Otro aspecto que puede propiciar la aparición del flato va a ser la alimentación que hayamos llevado antes de realizar deporte. En algunas ocasiones los alimentos que consumamos nos puede fastidiar nuestra jornada de entrenamiento. Por ello deberemos intentar por todos los medios evitar la ingesta de excesiva comida y bebida justo antes de hacer deporte. No es bueno tampoco ir a correr sin estar bien alimentados, por lo que es ideal consumir algún tipo de comida que nos aporte energía al menos una hora antes de salir a hacer deporte.

En el caso de que ya estemos haciendo deporte y nos dé el dolor de flato lo que podemos hacer es pulsar la zona donde nos duele con una pulsión seca y permanente durante varios minutos hasta que este desaparezca. Aunque si con este remedio no vemos solución, lo mejor para ello es parar con el ejercicio, respirar profundo, hacer algunos estiramientos en la zona del tronco para poder relajar la zona, que nuestro músculos vuelvan a su sitio, el dolor desaparezca y volver a continuar con nuestro deporte.

Cuando salimos a hacer deporte, sobre todo a correr, tenemos que tener en cuenta que puede aparecer el flatoCuando salimos a hacer deporte, sobre todo a correr, tenemos que tener en cuenta que puede aparecer el flato

Cuando salimos a hacer deporte, sobre todo a correr, tenemos que tener en cuenta que puede aparecer el flato, que no hay ningún factor que nos libre de este incómodo dolor. Para ello, debemos de realizar un buen calentamiento en el que activemos poco a poco todas las partes y toda la musculatura de nuestro cuerpo, así evitaremos de forma considerable la aparición del flato y, por otro lado, también evitaremos sufrir alguna lesión durante el ejercicio por no haber calentado correctamente y, en este caso, calentar el diafragma también es posible ya que se trata de un músculo más. Para ello solo tendremos que realizar respiraciones profundas cogiendo aire por la nariz y expulsándolos por la boca.

Artículos recomendados