Menú
Cómo lavarse los dientes si llevas ortodoncia

DIENTES

Cómo lavarse los dientes si llevas ortodoncia

Son muchas personas que tienen ortodoncia para mejorar la estética de sus dientes, pero es muy importante también saber cómo lavárselos correctamente.

Inmaculada Jiménez Peral

La estética bucodental es algo que cada vez está más implantado entre nosotros y rara es la persona que no ha utilizado ortodoncia para corregir los dientes. Una sonrisa bonita es uno de los principales motivos por los que podemos causar una buena primera impresión por lo que muchas personas consideran básico en su vida tener unos dientes perfectos.

La estética bucodental es algo que cada vez está más implantado entre nosotrosLa estética bucodental es algo que cada vez está más implantado entre nosotros

Cuando utilizamos ortodoncia tenemos que tener en cuenta que debemos cuidar nuestros dientes de forma más especial, ya que contamos con un elemento extraño entre los que se acumulan con mayor facilidad la suciedad y podemos sufrir halitosis o incluso padecer alguna infección bucal.

¿Cómo tenemos que lavarnos los dientes cuando tenemos ortodoncia?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que unos dientes con ortodoncia tienen que ser cepillados cada vez que nos llevamos algo de comer a la boca, porque tiene más facilidad de que se acumulen restos de comida entre los dientes y provocar, por ende, halitosis o alguna que otra caries.

Para realizar la limpieza bucal el primer paso que tenemos que dar es coger un vaso de agua y echarle un par de cucharadas de bicarbonato sódico que utilizaremos como enjuague bucal y así eliminar los restos más gruesos de comida que tenemos entre los alambres y los dientes.

Una vez hemos eliminado los restos más grandes, vamos a pasar a la fase del cepillado, para ello tenemos que tener un cepillo especial para ortodoncia, que tiene que tener como característica fundamental que sea de cedras blandas y tenga una especie de hueco en la zona del centro para que pueda limpiar con mayor profundidad. Añadiremos un poco de pasta de dientes y comenzaremos a masajear por la zona superior. Ten en cuenta que no se te olvide cepillar profundamente y por todas las carillas de los dientes, ya que en cualquier mínimo rincón puede acumularse algún resto de comida.

Una vez hemos terminado con los dientes, vamos a comenzar a cepillar la ortodoncia. Para ello colocaremos el cepillo en vertical y le daremos por arriba y por abajo, durante aproximadamente unos diez segundos en cada alambre.

Aunque pensemos que ya lo tenemos todo listo y nuestra boca ya está completamente libre de suciedad, llega el momento de rematar la faena. Con unos cepillos interdentales, vamos a ir pasándolo por cada hueco que deja entre los dientes la ortodoncia. Con esto conseguiremos deshacernos de los últimos restos de suciedad y de bacterias.

En el caso de que queramos quedar con la boca perfecta utilizaremos un trozo de hilo dental que pasaremos por toda la zona de los alambres para que queden cien por cien limpios.

Terminaremos la limpieza de los dientes con un enjuague bucal. Aunque en algunas ocasiones esto puede ser perjudicial, los dentistas recomiendan que utilicemos enjuagues con clorhexidina, que nos ayudará a mantener la boca mucho más hidratada y menos seca.

Acudir a tu ortodoncista una vez al mes nos ayudará a saber si estamos realizando bien el tratamiento en el que nos encontramos. Para ello, cada dos meses es ideal que nos hagamos una limpieza más profunda de mano de nuestro ortodoncista con máquinas y productos que sea especiales para ello.

Acudir a tu ortodoncista una vez al mes nos ayudará a saber si estamos realizando bien el tratamientoAcudir a tu ortodoncista una vez al mes nos ayudará a saber si estamos realizando bien el tratamiento

Seguir estos consejos que hemos facilitado a lo largo de este artículo va a lograr que consigas liberar de infecciones y de bacterias que puedan perjudicar en el tratamiento de ortodoncia. Recuerda que una buena higiene y limpieza son fundamental a la hora de conseguir que nuestra ortodoncia avance de la manera correcta y tengamos así una sonrisa perfecta en un menor tiempo posible, ya que si tenemos una boca limpia, sana y libre de infecciones acabaremos antes con el tratamiento.

Artículos recomendados