Menú
Cómo prevenir el cáncer de colon

CÁNCER DE COLON

Cómo prevenir el cáncer de colon

Aunque no se conoce una forma definitiva de reducir su aparición sí puedes reducir las posibilidades si tienes en cuenta algunos factores clave en tu vida diaria.

Mercedes Benito Alfonso

Cómo prevenir el cáncer de colon

Te contamos algunas sencillas medidas que puedes seguir para prevenir o reducir el riesgo de padecer cáncer de colon.

El cáncer de colon es uno de los más comunes entre la población. Tal es su incidencia en la población adulta que sólo es superado por el cáncer de pulmón, el cáncer de próstata en los hombres y el cáncer de mama en las mujeres. La probabilidad de padecer cáncer de colon en la vida adulta ronda el 4-5%, siendo más común su presencia en los hombres.

No se conoce una forma definitiva para prevenir su aparición. No obstante, llevar a cabo una serie de medidas encaminadas a seguir una vida saludable, en temas de alimentación y otros hábitos diarios, son la mejor manera de asegurar nuestra salud y la de nuestro colon. Lo ideal será actuar tanto sobre los factores de riesgo, como sobre los factores de protección. Modificando los primeros y aumentando los segundos. Las mayores recomendaciones tienen que ver con una vida saludable, la alimentación y la actividad física, ambas ayudaran a reducir el riesgo de padecer este tipo de cáncer tan temible y letal.

¿Cómo se origina el cáncer de colon?

El colon es una de las secciones o partes que conforman el sistema digestivo. Concretamente es un conducto muscular donde se absorbe el agua y los alimentos que no se absorbieron en el intestino delgado, y es su último paso antes de llegar al recto.

En la mayoría de los casos el cáncer de colon comienza su crecimiento en el revestimiento interno del mismo, en el que se desarrolla lo que se conoce comúnmente como pólipo. Un pólipo es un crecimiento anormal de células dentro del colon. Con el paso del tiempo este pólipo puede acabar desencadenado la aparición de cáncer de colon, aunque no siempre sucede así. La probabilidad de que esto suceda depende del tipo de pólipo. Cerca del 95% de los casos de cáncer de colon, se trata de adenocarcinomas.

El cáncer de colon puede ocurrir a cualquier edadEl cáncer de colon puede ocurrir a cualquier edad

Todas las personas pueden desarrollar este tipo de cáncer, sin embargo, corren más riesgo de desarrollarlo aquellas con antecedentes familiares previos de cáncer colorrectal, o si se padece colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn. A partir de los 50 años el riesgo es mayor en todo tipo de personas.

La dieta, esencial en la prevención del cáncer de colon

Las asociaciones sanitarias contra el cáncer han encontrado múltiples hallazgos sobre la relación directa de la alimentación sobre la aparición de casi cualquier cáncer. En el caso del cáncer de colon una alimentación sana y equilibrada ayuda a prevenir su aparición o a proteger al organismo. Una dieta con alto contenido en frutas, verduras y alimentos que contengas grano integrales, evitar las carnes rojas y las procesadas, son los elementos básicos de una vida saludable.

Algunos estudios americanos han destacado la relación directa que existe entre el consumo de carne roja con la aparición de cáncer de colon. Según estos ensayos se eleva hasta casi un 30% el riesgo de sufrirlo. Se cree que el consumo de carne roja así como su método de preparación, frita, a la parrilla, ahumada o procesada como en el caso de embutidos y fiambres, generan sustancias capaces de inducir la aparición de cáncer. En cualquier caso, los especialistas recomiendan reducir su consumo a una par de veces a la semana y siempre con moderación.

Un aumento en el consumo de productos lácteos, especialmente la leche, protege contra el cáncer de color, reduciendo el riesgo de aparición a cerca del 11%. Esta relación también se ha comprobado con la toma de suplementos de calcio. Se recomienda un consumo de dos a tres porciones diarias de productos lácteos.

El consumo de fibra a través de frutas y verduras ha demostrado tener un papel preventivo en el desarrollo de este tipo de tumor. Se considera que la ingesta de fibra tiene un efecto protector y beneficioso para el colon. No solo la fibra es importante, también el tipo de fibra hace que su efecto sea diferente. Hablamos de fibra soluble o no soluble, según el origen: cereales, frutas o vegetales. Sin embargo, los suplementos de fibra no han demostrado que aumente su efecto protector.

Es necesario tener unos buenos hábitos para prevenir el cáncer de colonEs necesario tener unos buenos hábitos para prevenir el cáncer de colon

Para una buena salud de tu colon, se aconseja tomar unas cinco piezas de fruta y/o verduras al día. La fruta que se puede comer con piel, como la manzana o la pera, aportan un extra de fibra muy útil para el organismo. Así como la ingesta de alimentos integrales, especialmente los que tienen el grano completo. Una buena ayuda es tomar pan integral de cereales. Las legumbres aportan una gran cantidad de fibra soluble que ayuda al tránsito del colon, en esto casos, es necesario vigilar la molesta aparición de gases asociada a las legumbres. Otros alimentos con gran contenido en fibra son el trigo integral, la cebada, la avena, las semillas de lino...

La actividad física regular, otro pilar fundamental

Tanto el sobrepeso como la obesidad han demostrado tener una relación directa con el desarrollo del cáncer de colon, tanto en hombres como en mujeres. Siendo su efecto más señalado en los hombres debido a que en ellos es más común que la grasa se acumule en la zona abdominal.

Cualquier tipo de actividad física de intensidad moderada o alta, que se realice de forma regular ha demostrado tener un efecto beneficioso para el sistema digestivo. La constancia de ejercicio físico es la clave en este punto, más que la intensidad de la actividad deportiva realizada. Se aconseja hacer ejercicio de tipo aeróbico de tres a cuatro veces por semana.

Alcohol y tabaco

El consumo diario y frecuente de alcohol, más de tres bebidas alcohólicas al días, tienen una relación directa con la formación de adenomas colorrectales. Además la incidencia de desarrollar cáncer de colon aumenta exponencialmente, si se asocia al consumo de alcohol, el exceso de peso.

Así mismo, el consumo de tabaco aumenta la incidencia de no sólo este tipo de tumores, así como de muchos otros cánceres. En el caso de fumadores que se han sometido a la extirpación de tumores o pólipos en el colon, tienen más probabilidades de sufrir recidivas que los no fumadores.

La importancia de la prevención secundaria del cáncer de colon

Una vida saludable, por desgracia, no garantiza una protección total contra el cáncer, es por ello que entra en juego lo que se conoce en medicina como prevención secundaria. Someternos a exámenes periódicos de salud, así como a pruebas de cribado que detecten cualquier anomalía o crecimiento tumoral en sus estadios iniciales, asegura una tasa de éxito y supervivencia cercana al 35%.

A partir de los 50 años las autoridades sanitarias recomiendan someterse a determinadas controles, sin que la persona presente síntomas evidentes. Pues en la mayoría de los casos, la aparición de síntomas no indica que el cáncer se encuentra en una fase avanzada. Algunas de las pruebas más importantes son:

- Un análisis de sangre oculta en heces cada uno o dos años. Se trata de una prueba indolora y sencilla que ha demostrado disminuir la mortalidad hasta una 30%.

- Someterse a una sigmoidoscopia cada 5 años y/o una colonoscopia aproximadamente cada 10 años.

Artículos recomendados