Menú
¿Cuál es la diferencia entre distrofia y atrofia muscular?

ENFERMEDADES

¿Cuál es la diferencia entre distrofia y atrofia muscular?

Distrofia y atrofia muscular no es lo mismo y es necesario saber cuáles son las diferencias para encontrar el tratamiento correcto.

Maria del Carmen Roldán Prieto

Atrofia y distrofia son términos relacionados con el funcionamiento muscular. La atrofia muscular consiste en una disminución del músculo debida a una pérdida de tejido, mientras que la distrofia muscular consiste en una conjunto de enfermedades musculares, hereditarias y progresivas, que ocasionan debilidad en los músculos y conducen a una disminución de la movilidad. Las personas con distrofia muscular se vuelven discapacitadas progresivamente a medida que pierden capacidad de movimiento.

Diferencias entre sus causas

La atrofia muscular se ve como resultado del envejecimiento o por enfermedades como la poliomielitis, la malnutrición grave, el síndrome de Guillain Barre, las quemaduras y la atrofia neuropática. La atrofia muscular es de dos tipos:

  1. Atrofia por desuso. Aparece la atrofia después de la falta prolongada de uso de un músculo, o de un grupo de músculos. Ocurre principalmente en pacientes que están postrados en la cama, personas con un estilo de vida sedentario, personas comatosas, pacientes con apoplejía, fracturas y desnutrición.
  2. Atrofia neurogénica. Tiene lugar después de una lesión en el nervio que abastece a un conjunto de músculos.

La distrofia muscular se considera una enfermedad hereditaria, generalmente debida a una mutación genética en su raíz. Los cambios mutaciones repentinos se producen como resultado de la radiación.

La distrofia muscular se considera una enfermedad hereditariaLa distrofia muscular se considera una enfermedad hereditaria

Diferencias sintomáticas entre atrofia y distrofia muscular

El síntoma principal de la atrofia muscular es que los músculos tienden a volverse hipotónicos, es decir, que pierden tonificación y tensión en los músculos. Aparece la flacidez muscular, debilidad, pérdida de potencia y fuerza. Se pierde una gran cantidad de tejido, y éste es el sello distintivo de la atrofia.

En la distrofia muscular existe una pérdida muscular gradual y progresiva. Los músculos pierden fortaleza y esto provoca que los movimientos se reduzcan. Si la distrofia aparece en las piernas, puede ocasionar caídas, lesiones repetidas, dificultad para iniciar el movimiento, alteración de la marcha cuando se camina, o incapacidad general para caminar. Esto se debe a que los músculos carecen de potencia. A medida que la persona pierde movilidad, hasta que se queda completamente inmóvil, puede sufrir contracturas articulares. Con el paso del tiempo, surgen complicaciones respiratorias y cardíacas como resultado de la debilidad de los músculos del aparato respiratorio y del corazón. Estas complicaciones debidas al desarrollo de la distrofia son en su mayoría fatales, ocasionando finalmente la muerte del paciente.

Diferencias en los tratamientos

La atrofia se puede evitar con ejercicios regulares y el uso continuo de todos los grupos de músculos del cuerpo. Una alimentación variada y completa y el cambio gradual en el estilo de vida revertirán la atrofia muscular en las personas que la hayan adquirido como consecuencia de un accidente cardiovascular, quemaduras, fracturas, etc.

El tratamiento de la atrofia consiste en la realización de ejercicios regulares bajo supervisión médica. Generalmente se comienza haciendo ejercicios bajo el agua para que haya menos resistencia y carga en los músculos débiles. Ponerse bajo la supervisión de un médico nutricionista también puede ser extremadamente útil para el paciente. En definitiva, la combinación entre el ejercicio físico guiado y el cambio controlado de la alimentación son las claves para eliminar la atrofia del cuerpo.

El pronóstico para la distrofia muscular es poco favorableEl pronóstico para la distrofia muscular es poco favorable

El pronóstico de la atrofia muscular es bueno, ya que la persona no sufre ninguna enfermedad degenerativa. Por tanto, la modificación de los hábitos de la persona puede mejorar su condición física notablemente.

La distrofia muscular, en cambio, es genética y por lo tanto, no se puede revertir como sucede con la atrofia. No existe un tratamiento para la distrofia muscular, el único tratamiento disponible consiste en el alivio del dolor muscular si éste existe. La fisioterapia y la terapia ocupacional ayudarán a mantener al paciente alejado de las contracturas articulares. Son útiles algunas cirugías correctivas y el uso de aparatos ortopédicos para mejorar la motilidad del paciente. Los únicos medicamentos útiles en las distrofias musculares son los esteroides.

El pronóstico para la distrofia muscular es poco favorable porque la degeneración muscular del paciente es irreversible. El cuerpo del paciente se va deteriorando hasta que queda completamente inmóvil, estado que le conducirá irremediablemente a la muerte.

Conclusiones

La atrofia muscular es una enfermedad leve en comparación con la distrofia muscular. Mientras que la atrofia es la degeneración de un músculo o la pérdida de masa muscular que en lineas generales es reversible, la distrofia es una debilidad severa debida a la falta de proteínas musculares de índole genética. Las complicaciones de la distrofia muscular pueden provocar un paro respiratorio o un paro cardíaco debidos a la intensa debilidad de los músculos.

Artículos recomendados