Menú
Maneras de evitar los síntomas de la alergia en primavera

EVITANDO LA ALERGIA

Maneras de evitar los síntomas de la alergia en primavera

La primavera es la estación más temida por los alérgicos al polen, os comentamos cómo pasarla con menos sufrimiento.

Noelia Rodríguez Alvarez

La llegada de la primavera es motivo de alegría para mucha gente. Los días se vuelven más largos, hace más calor, se acerca el verano, las vacaciones... Sin embargo, es también uno de los momentos más críticos del año para aquellos que sufren alergias, sobre todo si se trata de alergia al polen.

Es en esta estación cuando se produce el proceso de polinización de las plantas y es difícil escapar al polen. Los ojos empiezan a llorar, la nariz se congestiona y no podemos dejar de estornudar salvo que recurramos a los antihistamínicos, la única manera que muchos afectados por la alergia al polen tienen para 'sobrevivir' a los síntomas de esta dolencia.

Sin embargo hay otra serie de hábitos, modos de proceder que nos pueden ayudar a paliar los síntomas de la alergia al polvo. Es difícil conseguir alejarnos por completo de esas partículas que tanto molestar nos generan, pero si podemos hacer todo lo posible para evitarlas en buena medida.

Tener la casa limpia y ventilada ayudará a que desaparezca el polen que hayamos arrastrado desde el exteriorTener la casa limpia y ventilada ayudará a que desaparezca el polen que hayamos arrastrado desde el exterior

En otros artículos de Bekia ya os hemos hablado de la alergia al polen o al polvo, otra de las dolencias con las que presenta numerosos parecidos, así que en este texto vamos a centrarnos en qué hacer para evitar que los síntomas de la alergia en primavera nos hagan esta temporada tan cuesta arriba nuestro día.

Preparación para la primavera

Todos sabemos que una vez que entra la primavera es imposible escapar del polen y, en el caso de los alérgicos, de la reacción que produce en nuestro cuerpo y que es lo que nos causa esos síntomas. Por ello mejor que no nos pille por sorpresa e ir preparándonos.

Cuando se acerque la época de la polinización empieza a reducir el contacto con las plantas. Si tienes en casa, sácalas a la terraza y aléjalas de aquellos espacios en que pases más horas. No las dejes nunca en la habitación y mucho menos por las noches.

Hazte con un deshumidificador. Pensarás que si es primavera no es necesario eliminar la humedad en casa o en el trabajo. Cierto, pero estos aparatos también sirven para limpiar el ambiente. Y esto significa quitar los restos de polen que pueda haber. Incluso hay aires acondicionados que tienen filtro anti-polen y son también beneficiosos para los alérgicos.

Planifica tus salidas a la calle

Si te sugerimos que planifique tus salidas a la calle te va a sonar un poco drástico y temerás tener que permanecer encerrado en casa durante varias semanas. No es así. Nuestro consejo tiene una explicación lógica. La polinización alcanza sus momentos más altos en unas franjas determinadas del día: de 5 a 10 de la mañana y de 7 a 10 de la noche. Es cuando más polen se puede encontrar en el ambiente, así que es cuando menos recomendable es salir a la calle si se tiene alergia. Evítalo en la medida de lo posible, pero tampoco te obsesiones.

Evita parques y jardines y olvídate de deleitarte con las plantas y los árboles. Si te gusta dar paseos por la naturaleza y correr por el parque de tu ciudad, vete olvidándote durante las próximas semanas. Busca una alternativa. El gimnasio puede ser una buena idea, porque es un recinto cerrado en que no hay plantas, por lo que se convierte en un espacio seguro para aquellos que tienen alergia al polen.

Extrema la limpieza

El polen, al igual que ocurre con el polvo, es una partícula minúscula que se puede transportar por el aire, en objetos e incluso en la ropa. Si lo que queremos es evitar sufrir los síntomas de su contacto habrá que extremar las precauciones al máximo, con una eficaz limpieza.

Para empezar, al llegar a casa desde la calle es recomendable cambiarse de ropa. En ella puede haberse depositado polen que nos continuará provocando una reacción estando en casa y haciendo que los síntomas se reproduzcan. El pelo y la propia piel también pueden ser lugares en que se deposite el polen, por lo que es recomendable ducharse para eliminar estas posibles partículas.

Además, la propia casa ha de mantenerse limpia para evitar la acumulación de polen. Además de mantener la vivienda limpia hay que mantenerla aireada de manera continua. Al abrir las ventanas a lo largo del día conseguiremos que el polen no se quede en casa. Basta con hacerlo durante unos minutos -cinco o diez minutos al día es suficiente-, pero es recomendable no hacerlo durante las horas en que la polinización es alta como vimos antes. De hacerlo así podríamos conseguir lo contrario a lo buscado: que el polen entre en casa.

Las plantas tendrán que mantenerse en el exteriorLas plantas tendrán que mantenerse en el exterior

Ya os comentamos anteriormente que es recomendable evitar tener las plantas en espacios donde pasemos mucho tiempo durante la primavera. Una buena idea es sacarlas a la terraza. De hacerlo así ten en cuenta que ese lugar pasa a ser prácticamente prohibitivo para un alérgico al polen. Pide a otra persona que viva en casa que sea la que se encargue de cuidar las plantas y mantener limpio ese espacio y que procure hacerlo cuando tú no te encuentres cerca.

Pruebas para confirmar la alergia

Los consejos vistos hasta el momento ayudarán a cualquier persona con alergia al polen a no sufrir los síntomas de la misma. Pero es prácticamente imposible escapar al polen, por lo que lo principal es tener certeza de que se padece esa alergia antes de tomar cualquier medicamento. Al primer indicio de que así pudiera ser no dudes en consultar con el médico para que le realicen las pruebas que confirmen esas previsiones. Los síntomas se suelen confundir con un resfriado común.

Las alergias se desarrollan a cualquier edad, según una persona va creciendo, pero es muy raro que existan desde el momento en que se nace. Por ello es posible que se descubra que se es alérgico al polen en la adolescencia o en la edad adulta.

Una vez se ha diagnosticado la enfermedad, se puede adquirir el tratamiento médico adecuado. Los antihistamínicos o descongestionantes son los medicamentos usados por la mayor parte de las personas que sufren este tipo de alergia. El uso de colirios o suero también puede aliviar la irritación de los ojos. No sirven para tratar la alergia los medicamentos para el catarro o la gripe.

Artículos recomendados