Menú
Infertilidad: 6 cosas que no debes decirle a alguien que lo sufre

INFERTILIDAD

Infertilidad: 6 cosas que no debes decirle a alguien que lo sufre

Si conoces a alguien que lucha contra la infertilidad, no le digas estas 6 cosas porque le podrías hacer mucho daño.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

La infertilidad es un proceso que muchas personas (tanto hombres como mujeres) padecen hoy en día. Las personas que quieren tener hijos pero no pueden, padecen un gran sentimiento de pérdida que incluso, puede hacer que se resienta su salud emocional y mental. Es un proceso complicado y para ellos, muy doloroso. Si eres una persona con hijos, es necesario que no digas ciertas cosas.

Si le dijeras algunas de estas frases, podrías perjudicar gravemente vuestra amistad y además, podrías estar perjudicando su salud mental sin que tú, te des cuenta de lo que estás haciendo. Nunca digas estas frases a personas que luchan con su infertilidad.

Quizá no estés destinado a ser padre/madre

Esta frase es muy dolorosa. Si esto fuera cierto, ¿cómo puede alguien explicar por qué los padres verdaderamente malos e incluso abusivos se las arreglan para tener hijos? Estar calificado para el trabajo claramente no es requerido...

Nadie sabe por qué a las personas buenas les pasan cosas malas. Por favor no juegues a ser Dios diciéndoles por qué no han concebido.

La infertilidad es un proceso que muchas personas padecen hoy en díaLa infertilidad es un proceso que muchas personas padecen hoy en día

Eres muy joven, ¡no tengas prisa!

No siempre es así. Ser joven no te hace inmune a la infertilidad, y el tiempo no siempre está de tu lado. Por ejemplo, si una mujer tiene insuficiencia ovárica prematura, el tiempo no está de su lado. Cuanto más espere, más probable es que necesite un donante de óvulos. La endometriosis es otra condición que empeora con el tiempo.

Aunque ser más joven generalmente aumenta las posibilidades de éxito del tratamiento de fertilidad, no siempre es así. Y ser joven nunca garantiza el éxito.

Si ya tienes un hijo, ¿para qué quieres más?

La infertilidad secundaria, es decir, la infertilidad que viene después de haber tenido un hijo, es algo importante para las mujeres que la enfrentan, y es igual de doloroso. Tener un hijo (o más) no le quita el dolor de no poder tener más, especialmente si siempre imaginó que su futura familia sería más grande. No asumas que no está agradecida por los hijos que tienen... pero también pueden sentir la pérdida de no poder tener otro más.

La angustia emocional que experimentan las mujeres con infertilidad es similar a la angustia que experimentan los pacientes con cáncerLa angustia emocional que experimentan las mujeres con infertilidad es similar a la angustia que experimentan los pacientes con cáncer

Si realmente quisieras un bebé, ya lo tendrías. Probablemente tu mente te esté impidiendo concebir

Cuando una persona está ansiosa por concebir y quiere conseguirlo por encima de cualquier otra cosa, decirle que no se está esforzando lo suficiente, es muy doloroso. Pero esto no es así realmente, la mente no tiene tanto poder, si no, ¿cómo una mujer queda embarazada cuando realmente no quiere que suceda? Porque simplemente esto no funciona así.

Incluso si en algún nivel inconsciente una mujer o un hombre no quiere tener un hijo, "no quererlo lo suficiente" no causará infertilidad. Si esto fuera cierto, no habría necesidad de control de la natalidad .

Podría ser peor y que tuvieras cáncer

Esto es tan reconfortante como decirle a un amigo que acaba de perder a su padre: "Bueno, podría ser peor. Tu madre también podría haber muerto". Por favor, no actúes como la policía de compasión, determinando quién merece compasión y quién no.

La angustia emocional que experimentan las mujeres con infertilidad es similar a la angustia que experimentan los pacientes con cáncer, SIDA y dolor crónico.

No te rindas, seguro que al final llega

Sé que esto parece algo tranquilizador, pero desafortunadamente no lo es. Un problema con esto es que hace que parezca inevitable que las cosas funcionarán al final. La verdad es que no siempre es así. Además cuando dices algo así es como decirle a esa persona que se deje de quejar porque su problema no es tan grave.

¿Y si no quiere continuar con un tratamiento de FIV? Es como si 'rendirse' no fuese una opción y a veces, es necesario para poder cuidar la salud emocional cuando nada funciona.

Artículos recomendados