Menú
Cómo es la maduración ósea en niños celíacos

HUESOS

Cómo es la maduración ósea en niños celíacos

Descubre cómo es el crecimiento y la maduración ósea de los niños que son diagnosticados con la enfermedad celíaca.

Blanca de la Merced Vega Rodríguez

Cuando el niño está en la edad pediátrica, es decir desde que nace hasta que el niño alcanza la maduración ósea, esquelética y sexual, el proceso biológico al que los padres prestan más atención, sin duda, es el crecimiento. Es normal que la talla y el crecimiento de nuestros hijos sea motivo de preocupación, aún más cuando se le ha diagnosticado celiaquía - condición de intolerancia al gluten-.

Por eso, hoy vamos a hablar de la maduración ósea en niños celíacos, cómo afecta a su crecimiento o si lo llega a retrasar, y qué medidas médicas existen para los niños celíacos.

Diagnóstico de celiaquía en niños

Hoy en día es bastante frecuente conocer a alguien que es celíaco, puesto que, estudios demuestran que cada vez hay más personas que desarrollan esta condición. En España los celíacos aumentan cada año hasta en un 15%, actualmente, representan el 1% del total poblacional del país, alrededor de unas 400.000 personas en España sufren esta condición. Aunque haya un control sobre aquellas personas que tienen una intolerancia seria al gluten, lo cierto es que se estima que hay miles de personas que son celíacas y aún no lo saben.

La celiaquía no es tan fácil de reconocer, pues, en ocasiones, se puede confundir con otros problemas digestivos. Pero, cada vez hay una mayor sensibilización y conocimiento acerca de esta enfermedad genética.

El gluten es el responsable de que se desencadene una intolerancia a esta proteínaEl gluten es el responsable de que se desencadene una intolerancia a esta proteína

El gluten es el responsable de que se desencadene una intolerancia a esta proteína, que podemos encontrar en los cereales de trigo, avena , cebada y centeno, y que afecta directamente a la mucosa intestinal. Lo que sucede en el organismo de una persona celíaca cuando ingiere gluten es lo siguiente; la persona que padece esta condición no puede absorber correctamente esta proteína, por lo que su organismo crea anticuerpos contra él que influye negativamente en el aparato digestivo y a determinados órganos, así como también , puede llegar a desequilibrar la flora intestinal.

Esta condición puede debutar a cualquier edad, es decir, puede desarrollarse en cualquier momento de nuestra vida. Pero existen unas características y síntomas específicos que se dan en los niños que han desarrollado esta enfermedad crónica.

Los niños celíacos pueden, además de los digestivos, desarrollar otros síntomas que nos pueden dar la voz de alerta para saber que puede que haya desarrollado la EC (Enfermedad Celíaca). Es normal que un niño que padece celiaquía presente el vientre hinchado, o tenga más sueño de lo normal, así como también, los síntomas clásicos que son: vómitos, diarreas, cambios de humor, falta de apetito, o el que más influye, retraso en el crecimiento o estacionamiento del peso. La EC influye directamente en la maduración ósea del pequeño. Si tu hijo presenta alguno o varios de estos síntomas, lo mejor es que acudas cuanto antes a su pediatra y lo consultes con él.

El diagnóstico de celiaquía en niños concluye tras las sospechas de que tengas síntomas del mismo, la prueba de serología - análisis de sangre para comprobar el nivel de anticuerpos que actúan contra el gluten- y la biopsia intestinal. Ninguna de estas pruebas por sí solas confirmarían el hecho de que son celíacos, es un proceso que puede llegar a tardar.

¿Cómo será el crecimiento de un niño celíaco?

Ahora bien, una vez que el niño esté diagnosticado como celíaco, ¿cómo sabemos hasta qué punto influirá en su maduración ósea? Es frecuente que la familia se pregunte cómo afectará la EC al crecimiento de los huesos de su hijo, puesto que las enfermedades crónicas afectan negativamente al crecimiento del menor.

La maduración ósea en los niños se puede determinar, aproximadamente, alrededor del noveno añoLa maduración ósea en los niños se puede determinar, aproximadamente, alrededor del noveno año

El crecimiento de los huesos de un niño celíaco se ve alterado por la falta de micronutrientes, debido a la insuficiente absorción de los mismos, como, por ejemplo, el calcio, lo que puede degenerar en un cambio en la maduración ósea final. Es por ello, que resulta fundamental llevar un control sobre el estado madurativo de los huesos del menor.

Los huesos de un menor celíaco no llegan a absorber o incluso no llegan a retener la cantidad óptima de los nutrientes, lo que degeneraría en huesos poco calcificados.

La maduración ósea en los niños se puede determinar, aproximadamente, alrededor del noveno año , a través de la prueba de la muñeca, se conoce el grado de mineralización de los huesos del carpo. a raíz de esta prueba, en comparación con aquellas realizadas a un niño que no tenga EC, se puede comprobar el estado madurativo de los huesos del menor con celiaquía.

Es importante señalar que, a menudo, las familias de menores con EC tienden a sobrealimentar al menor para intentar compensar la falta de absorción de los nutrientes señalados anteriormente. Pero esto es erróneo, pues lo que se consigue es el efecto contrario, un niño sobrealimentado que seguirá teniendo los mismo síntomas.

Para prevenir es obligatorio que tanto el menor como la familia estén concienciados de que tiene que llevar una dieta totalmente exenta de gluten, aunque sea difícil, también es posible. Actualmente, cada vez es más común encontrar en los supermercados y tiendas de la ciudad productos básicos que no tengan gluten, por ejemplo, galletas, patatas o demás alimentos que antes eran imposibles de conseguir, lo que hace mucho más llevadero que el menor se adapte a esta nueva dieta.

Artículos recomendados