Menú
¿Para qué se realizan pruebas de orina o de heces?

ANÁLISIS

¿Para qué se realizan pruebas de orina o de heces?

Es posible que si vas al médico te pidan un análisis de orina o de heces, pero, ¿para qué sirven y por qué se piden?

Gretel Sánchez García

Las pruebas de orina y heces son muy comunes en medicina ya que son sencillas y proporcionan mucha información. Te contamos en qué consisten.

En muchas ocasiones, en nuestras visitas al médico éste nos indica que se debe realizar un estudio o análisis de orina o de heces para así averiguar o descartar las posibles causas de algunas enfermedades o facilitar el diagnóstico de las mismas. Alguna de estas pruebas las puede realizar el propio medico en la consulta, otras han de ser realizadas en los laboratorios. Estas pruebas son muy frecuentes en medicina ya que no supone gran molestia para el paciente a la hora de realizarlo, son pruebas con un coste bajo y pueden proporcionar mucha información.

Los resultados obtenidos serán interpretados y analizados por los profesionales médicos para obtener un examen satisfactorio.

Las enfermedades con las que más se realiza la prueba de orina son aquellas que afectan al sistema genitourinarioLas enfermedades con las que más se realiza la prueba de orina son aquellas que afectan al sistema genitourinario

Prueba de orina

El análisis rutinario de orina consiste en obtener una muestra de orina del paciente, que será analizada en la propia consulta o que mediante los medios adecuados será conservada y analizada en el laboratorio posteriormente. Se estudia física y químicamente (el color, la densidad, la acidez o pH y los diferentes elementos químicos o biológicos presentes, mediante microscopio).

Las enfermedades con las que más se realiza esta prueba son aquellas que afectan al sistema genitourinario, la diabetes o algunas enfermedades autoninmunes.

Existen varios métodos de análisis que detallamos a continuación:

Según el método de recogida existen los:

· Análisis de orina básicos: se recoge la primera orina del día, evitando recoger la primera salida de la misma y evitando acercar el bote estéril a la vagina o al pene, para así evitar la contaminación con gérmenes o bacterias. Hay que procurar tener la zona genital limpia, por lo que se recomienda realizar un aseo con agua y jabono, aclarando muy bien la zona.

· Análisis de orina en 24 horas: permite medir la cantidad y las cualidades de la orina generada en un día. En este tipo de recogida la orina se almacena en una bolsa o recipiente especial, cada vez que se micciona. Una vez recogida toda la orina en el período de 24 horas se envía a laboratorio para su examen.

· Análisis de orina con sonda: en este método la orina se recoge mediante una sonda que atraviesa la uretra y llega a la vejiga. Suele realizarse cuando el paciente ya está sondado o cuando es necesario conseguir una orina sin ningún tipo de contaminante.

Según el tipo de prueba se realiza:

· Tira reactiva: este es un instrumento de análisis básico, rápido y simple, realizado mismamente en la consulta. Posteriormente se sumerge la tira reactiva, provista de almohadillas con reactivos, en la orina durante un breve espacio de tiempo. Se extrae del recipiente y se deja reposar unos minutos, el tiempo necesario para que se produzcan las reacciones y se comparan los colores que aparecen en esas almohadillas con los colores que aparecen en la escala proporcionada por el fabricante. De este modo, se puede ver si hay alguna alteración o enfermedad. Otras tiras reactivas pueden detectar si una mujer está embrazada.

· Sedimento de orina: la orina se somete a un proceso de centrifugado a partir del cual el contenido líquido se separa del sólido siendo este último estudiado con un microscopio. Este método es usado para detectar presencia de partículas como microproteínas, hematíes o leucocitos.

· Análisis físicoquímico: se estudian las propiedades físicas de la orina, tales como la densidad, el color, el volumen; y los componentes químicos que están presentes como los iones, la glucosa o el sodio.

· Análisis microbiologico: se estudia la orina buscando directamente bacterias y gérmenes cuando se sospecha que puede existir una infección. Normalmente esta prueba se realiza conjuntamente con otra llamada urocultivo.

Prueba de heces

La prueba de heces o estudio fecal consiste en obtener muestras de heces procedentes del paciente que conservadas adecuadamente se llevan a laboratorio para ser analizadas. Se estudian sus propiedades físicas, químicas y biológicas.

La recogida de las heces la puede realizar el propio paciente en su domicilio. Requiere una preparación especial, realizando una limpieza de la zona perianal y de los genitales externos con agua y jabón, debiendo orinar antes de defecar, ya que las heces que contengan orina no son válidas para estudiarlas. Tras la micción habrá de realizarse nuevamente una limpieza íntima. Se aconseja usar un recolector de heces de plástico, estéril, y usar guantes de látex o una espátula para recoger y depositar la muestra en el recipiente.

El sedimento de orina es usado para detectar presencia de partículas como microproteínas, hematíes o leucocitosEl sedimento de orina es usado para detectar presencia de partículas como microproteínas, hematíes o leucocitos

La cantidad necesaria para la prueba la indicará el medico ya que varía según el análisis que se vaya a realizar. Este tipo de prueba se realiza cuando existen indicios de infecciones o síndromes en el aparato digestivo o excretor.

Existen diferentes métodos de análisis de las heces, teniendo cada uno su finalidad.

· Estudio bioquímico: se estudian las propiedades generales de las heces: la consistencia, el color, el pH, las enzimas.

· Estudio microbiológico o coprocultivo: mediante diferentes técnicas de laboratorio, se estudian los gérmenes y bacterias presentes en las heces, para determinar si existe infección en el aparato gastrointestinal y su causante.

· Prueba del guayacol: mediante esta prueba se detecta la presencia de pequeñas cantidades de sangre en las heces, característica de procesos inflamatorios, infecciosos o tumorales (cáncer de colon, por ejemplo).

· Estudio parasitológico: con esta prueba se detecta la presencia de larvas y huevos de parásitos en las heces, causantes de diversas enfermedades del tracto digestivo y se identifica qué parásito es.

· Tinciones especiales: en las tinciones se utilizan diferentes colorantes para detectar e identificar diferentes bacterias presentes en la muestra fecal.

Como podéis ver, todas estas pruebas y estudios están destinados a descubrir, identificar y ayudar en el diagnóstico de enfermedades o síndromes, de una manera sencilla y no invasiva.

Artículos recomendados