Menú
Peligros para tu salud de tomar mucha sal

PROBLEMAS PARA LA SALUD

Peligros para tu salud de tomar mucha sal

Descubre qué te puede ocurrir si tomas demasiada sal en tu dieta. Aunque es condimento saludable puede no serlo en absoluto si te pasas de la raya.

Cristina López Reques

La sal, también llamada cloruro sódico, es uno de los principales condimentos que utiliza la gente, para preparar y conservar alimentos. Es cierto que la sal añade a las comidas un toque de sabor necesario. También es un producto necesario para el correcto funcionamiento del organismo, pero si la consumimos en exceso puede ser una de las principales causas del aumento de la presión arterial, es decir, de hipertensión. Por tanto, está ligada a un aumento del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

La sal que ingerimos en las comidas para nuestra alimentación, supone la mayor fuente de sodio de nuestra dieta, ya que está compuesta por un 40% de este elemento.

Sin embargo, hay otra parte de sodio que ingerimos que se encuentra en la composición de los alimentos.

Desde la Organización Mundial de la Salud, nos recomiendan tomar unas cantidades de sal y de sodio al día. En cuanto a la sal, un máximo de 5 gramos al día

La sal es uno de los condimentos más usados por la gente al cocinarLa sal es uno de los condimentos más usados por la gente al cocinar

Peligros de consumir sal en exceso

Problemas relacionados con la circulación son posibles si realizas un consumo excesivo de sal. La hipertensión arterial es uno de ellos, lo que provoca un empeoramiento en el funcionamiento general del corazón y favoreciendo ataques de miocardio, o insuficiencia cardiaca.

Puede causar también accidente cerebrovascular, embolias, hemorragias cerebrales e ictus, que trae como consecuencia secuelas físicas y neurológicas graves y permanentes.

Dificulta la función de los riñones: el sodio puede dificultar la función renal, es decir, de los riñones, lo que es fundamental para la salud porque se encargan de filtrar y depurar la sangre. Por tanto, hace favorable la formación de piedras o cálculos renales.

También causa retención de líquidos, lo que provoca un empeoramiento en los riñones, corazón e hígado. La retención de líquidos también provoca hinchazón en los tobillos y piernas.

Dificultades en el aparato respiratorio: para pacientes con asma, un exceso de sal empora sus síntomas. Para el resto de la gente, un alto consumo de sodio provoca una menor resistencia al paso del aire por las vías aéreas, por tanto, los tratamientos para las afecciones respiratorias no son igual de eficaces.

Favorece el sobrepeso y la obesidad: sabemos que las comidas saladas provocan más sed. Muchas veces, esa sed se sacia con bebidas que no son el agua, sino energéticas y azucaradas. Estas bebidas tienen más calorías y su consumo predispone al sobrepeso y obesidad. Por tanto, entramos en un círculo en el que se llega a las enfermedades del corazón, riñones, etc.

Disminuye la cantidad de calcio: ingerir sal es el factor más importante para la eliminación de sodio por la orina, cuanto más sodio se elimina, también se elimina más calcio. Por tanto, los huesos también disminuyen en calcio y eso favorece a la osteoporosis.

El exceso fde sal puede dar lugar a tumores gástricosEl exceso fde sal puede dar lugar a tumores gástricos

Aparición de tumores: como el cáncer de estómago, que puede verse favorecido por el consumo excesivo de sal. Grandes cantidades de sal pueden irritar al estómago y erosionar su recubrimiento, lo que provocaría úlceras, infecciones y tumores gástricos.

¿Cómo disminuir la ingesta de sal en tu dieta?

Si eres de las personas que es incapaz de quitar la sal de su dieta o incluso de reducirla, te enseñamos algunos sustitutos que harán de tus comidas igual de sabrosas pero te ayudarán a reducir los peligros que tiene una alimentación con un exceso de sal.

El primero sustituto es la propia sal. Hablamos de la sal dietética, igual a la sal normal pero con mucha menos cantidad de sodio. Por tanto, con este tipo de sal podrás preparar comidas igual de sabrosas pero mucho más bajas en sodio, una idea muy recomendada para aquellas personas con hipertensión arterial.

Especias y hierbas aromáticas.

Hay muchas otras maneras de condimentar y dar sabor a las comidas. Quizás tengas en casa muchos botes de especias que no sabes en qué usarlas. Si tienes que reducir la cantidad de sal en tu alimentación, es el momento de que introduzcas las especias y hierbas en tu dieta. Algunas ideas son:

- Hinojo, proporciona un buen sabor en sopas, verduras y pescados.

- Clavo y perejil, para dar un sabor fresco.

- Pimientas, de sabor picante y aromático para adobos y cualquier guiso o aliño. Laurel, para estofados.

- Orégano y albahaca, para pasta y ensaladas.

- Romero y tomillo, para carnes, pescados, y adobos.

- Curry, para carnes, pescados, arroces, pastas y verduras.

- Pimentón, para estofados, sopas y salsas.

- Azafrán, para arroces y pescados.

- Jengibre, para carnes pescados y verduras.

- Sésamo, para panes, galletas y ensaladas.

El ajo. Si todavía no has probado a añadir este alimento a tus carnes o pescados, es el momento. Utiliza ajo en polvo o machaca bien un diente de ajo en el mortero y añádelo en tu alimentación. Te darás cuenta de cómo tus comidas ganan sabor, perdiendo cantidad de sal y ganando en salud.

Utiliza alimentos que salen de manera natural.

Hay alimentos que llevan sal en su composición de manera natural y, por tanto, no tenemos que añadirle más sal. Por ejemplo, conservas como las anchoas, el atún o queso pueden ser sazonadores naturales si los utilizamos en ensaladas u otros platos.

Introduce los alimentos ácidos.

Otra manera de aumentar la salinidad de los alimentos con alimentos ácidos. Por ejemplo, el limón o el vinagre. Prueba a aliñar tus comidas con un poco menos de sal y un poco más de vinagre o limón y de nuevo veras como tu alimentos y salud se ven beneficiadas.

Salsa de soja.

Esta salsa presenta un menor contenido de sodio, por lo que se convierte en una alternativa adecuada para dejar de comer sal. Un pequeño chorrito de salsa de soja y listo.

Busca el modo de eliminar sodio de tu dieta. Existen alimentos que contienen mucha sal, como embutidos, carnes ahumadas, salazones, conservas, quesos, caldos, sopas de sobre, precocinados, salsas comercializadas, snacks, frutos secos salados...

Por tanto, si eras de las personas que pensaban que los alimentos sin sal carecían de saber, prueba las recomendaciones que te hemos dado y verás como estabas equivocado. Tras varios días consumiendo alimentos con menos sal, comprobarás como tus papilas gustativas se acostumbran a estos alimentos y comienzas a disfrutar mejor del sabor original de las comidas. Llegará un momento en el que prefieras una dieta con alimentos sosos a salados.

Ahora que conoces todos los peligros de comer mucha sal, convendría que hicieras una evaluación general de tus hábitos de consumo y empezaras a reducir tu ingesta de sal diaria gradualmente, para que des tiempo a tu organismo de habituarse y puedas lograr deshacerte del sodio extra en tu alimentación que puede estar dañando a tu organismo.

Artículos recomendados