Menú
Cómo prevenir y controlar los vértigos

SALUD

Cómo prevenir y controlar los vértigos

Para conseguir el mejor tratamiento posible, lo primero que hay que hacer es encontrar la causa de tales vértigos

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Los conocidos de manera popular como vértigos se pueden dar en cualquier lugar y en cualquier momento del día. Dichos vértigos no tienen nada que ver con un posible miedo a las alturas y suelen provocar una situación de malestar bastante evidente a la persona que los padece. De ahí que en el caso de sufrir vértigos de manera habitual sea aconsejable acudir al médico para tratarlos. En el siguiente artículo te contamos cómo prevenir y controlar los citados vértigos.

Los conocidos de manera popular como vértigos se pueden dar en cualquier lugar y en cualquier momentoLos conocidos de manera popular como vértigos se pueden dar en cualquier lugar y en cualquier momento

Los síntomas propios de los vértigos

Los síntomas van a ayudar a diferenciar los vértigos de otros problemas como pueden ser el caso de los mareos o ciertos problemas de visión. De esta manera en un mareo la persona experimenta una serie de síntomas bastante claros como son:

  • Nauseas o ganas de vomitar.
  • Malestar general.
  • Inestabilidad.
  • Sensación de desmayo.

En el caso de un sufrir un vértigo, la persona experimenta una serie de síntomas diferentes a los que suele causar el mareo:

  • Pérdida de equilibrio.
  • Sensación de que todo se mueve alrededor de la persona.

En la gran mayoría de los casos el vértigo suele ir acompañado de fuertes mareos.

Qué causas pueden haber detrás de los vértigos

El cerebro está conectado de manera directa tanto con los ojos como con los oídos. Esta conexión permite al cerebro saber la postura en la que se encuentra el cuerpo, ya sea sentado, tumbado o de pie. Si la conexión sufre algún tipo de alteración es cuando se producen los citados vértigos. Según las diferentes causas pueden darse tres tipos o clases de vértigos:

Vértigo central

Es un tipo de vértigo poco habitual y se produce a causa de ciertas enfermedades como los tumores o aquellas que afectan al sistema cardiovascular.

Vértigo periférico

Se da con una mayor asiduidad y se produce a causa de afecciones relacionadas con el oído o por golpes en la cabeza.

Vértigo posicional

Se trata del vértigo más popular y habitual y se produce a causa de la formación de cálculos en el oído. Los movimientos de la cabeza dan lugar a vértigos muy fuertes y de poco tiempo.

¿A qué se deben los mareos repentinos?

Aparte de dolores especialmente intensos, hay una serie de motivos que provocan que una persona pueda llegar a padecer mareos repentinos:

  • Bajada de azúcar en la sangre.
  • Sufrir una bajada de tensión.
  • Anemia.
  • Problemas de ansiedad.
  • Exceso de calor.
  • Problemas en el oído o en la vista.
Beber mucha agua es bueno para aliviar los síntomas propios del vértigoBeber mucha agua es bueno para aliviar los síntomas propios del vértigo

Cómo tratar los vértigos

Para conseguir el mejor tratamiento posible, lo primero que hay que hacer es encontrar la causa de tales vértigos. En muchos casos el medico suele aconsejar la ingesta de ciertos fármacos y ejercicios que consisten en mover cabeza y ojos.

Aparte de ello, hay una serie de recomendaciones que pueden ayudar a tratar tales vértigos:

  • En el caso de que el vértigo sea bastante fuerte y haya peligro de caerse, es importante el tumbarse.
  • Si notas que todo gira a tu alrededor es bueno el sentarse y fijar la vista en un punto lejano.

  • Si sufres el vértigo mientras te encuentras en la calle es aconsejable el sentarse en algún lugar en el que haya algo de sombra.
  • También es aconsejable el tomar alguna bebida a base de cítricos como es el caso de un zumo de limón o de naranja.
  • Beber mucha agua es bueno para aliviar los síntomas propios del vértigo. La hidratación ayuda a recuperarse rápidamente.

En definitiva, el conocer la causa o el motivo por el que se producen los vértigos es clave a la hora de poder prevenirlos y controlarlos rápidamente. Recuerda que el vértigo no es lo mismo que el estar mareado aunque en muchas ocasiones se suelen dar los dos.

Artículos recomendados