Menú
Qué es la amaxofobia
FOBIAS

Qué es la amaxofobia

¿Qué es la amaxofobia y por qué ocurre? ¿Es posible que te esté afectando? Descubre de qué trata y cómo solucionarlo.

María del Valle Mejías Morón

A diario, son muchas las personas que tienen a ponerse a manos de un volante para dirigirse a su lugar de trabajo, a casa o simplemente a un viaje de ocio. Lo que no sabemos es que más personas de las que creemos tienen miedo, pánico y terror a ese momento de tener que conducir, algo tan fuerte e insoportable que llega a convertirse en una fobia, la amaxofobia.

El término amaxofobia tiene su origen en el griego, 'amaxo' significa carro, carruaje o coche y 'fobia' significa miedo. Las fobias son miedos irracionales que a veces no tienen justificación ninguna, pero sí que existen muchos casos en los que se produce por una experiencia pasada o un pensamiento negativo asociado a algo. Como toda fobia, la amaxofobia o miedo a conducir perjudica a muchas personas en sus rutinas diarias, pero tiene tratamiento para intentar acabar con ella.

Según varios estudios realizado por medios dedicados a la seguridad vial afirman que, por ejemplo en España, un 30% de los conductores tiene miedo a conducir, llegando a ser un 6% las personas que directamente son incapaces de ponerse a manos de un volante, pese a tener carnet.

¿Por qué se puede producir la amaxofobia?

Ante todo debemos diferenciar entre las personas que realmente tienen diagnosticada una amaxofobia o aquellas a las que el mero hecho de conducir les puede suponer una situación muy estresante, como por ejemplo los atascos. Las personas que realmente padecen fobia a conducir llegan a tal punto que esta les incapacita para realizar la actividad y sienten un constante rechazo y negatividad ante ello.

Los síntomas de la amaxofobia son la ansiedad, la angustia, el sudor frío o la rigidez en los músculos del cuerpoLos síntomas de la amaxofobia son la ansiedad, la angustia, el sudor frío o la rigidez en los músculos del cuerpo

La amaxofobia puede ser producida por diversas razones, siendo la más principal el haber tenido algún tipo de accidente o experiencia traumática en un coche en el pasado. Para ello lo que se recomienda a este tipo de personas es que intenten volver a conducir lo antes posible si es que el accidente lo han sufrido ellos mismo. Si no, con el tiempo cada vez va a ser más complicado y el miedo a volver a conducir será mayor.

Otra de las causas de la aparición de la amaxofobia es una actitud insegura o de baja autoestima, personas que creen que no van a ser capaces de realizar una correcta conducción tienden a sentirse tan temerosas ante el volante que le acaban cogiendo un miedo atroz capaz de provocar que no lleguen a conducir nunca. Esto también esta relacionado con el aprendizaje en la autoescuela, ya que son personas que se sienten también más inseguras durante las lecciones.

Por último están aquellas personas que tienen amaxofobia causadas por otra personas que les ha hecho sentir que no eran capaces de conducir o que les han corregido cuando iban como copilotos. Esa continua presión y corrección ante acciones que son totalmente personales y que los conductores van adquiriendo con el paso de los años, puede llegar a hacer que se pierda la seguridad al volante y se convierta en una acción temerosa.

La amaxofobia por suerte es un problema que se puede remediarLa amaxofobia por suerte es un problema que se puede remediar

Síntomas de la amaxofobia

La fobia a conducir, como cualquier otro tipo de fobia, también supone unos síntomas en la persona que lo padece, teniendo en cuenta que si se producen mientras la personas está conduciendo puede convertirse en algo muy peligroso tanto para él/ella como para el resto de conductores que se encuentren en ese momento en las vías.

Los síntomas de la amaxofobia son la ansiedad, la angustia, el sudor frío, la rigidez en los músculos del cuerpo, la tensión...Estos miedo hacen que además la persona se sienta mucho más insegura si tiene que coger el coche por algún motivo, pudiendo llegar a provocar problemas de autoestima que afecten de manera psicológica.

Por todo ello la amaxofobia por suerte es un problema que se puede remediar o al menos disminuir acudiendo a un profesional psicológico que nos ayude a controlar la situación.

Artículos recomendados