Menú
Qué es el cáncer de tiroides

GLÁNDULA TIROIDEA

Qué es el cáncer de tiroides

El cáncer de tiroides comienza en la glándula tiroidea y está localizada en la parte baja del cuello. Si quieres saber más, sigue leyendo porque en Bekia te contamos qué es.

Bekia Salud

El cáncer de tiroides, definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), comienza en la glándula tiroidea la cual está localizada en el interior y al frente de la parte baja del cuello. Es muy frecuente que en España las personas padezcan de tiroides, aunque con una medicación controlada no necesariamente se convierte en cáncer. La aparición más común del tiroides, se reproduce a partir del llamado hipotiroidismo, es decir, disminución de la actividad de la glándula de tiroides. Al contrario también puedes padecer de tiroides con el llamado hipertiroidismo, es decir, el aumento exceso de la actividad de la glándula de tiroides.

Cada vez son más las personas que padecen cáncer de tiroidesCada vez son más las personas que padecen cáncer de tiroides

Según un estudio realizado el año pasado por el endocrinólogo de la Clínica Universidad de Navarra y responsable del Grupo de Cáncer de Tiroides de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), Juan Carlos Galofré, aumenta el número de casos de personas que padecen cáncer de tiroides pero disminuye aquellos casos que resultan ser mortales.

Para que nos hagamos una idea a que nos referimos en cifras, se diagnostica cáncer de tiroides en 2,1 casos por cada 100.000 habitantes, una cifra que se triplica en el caso de las mujeres, que representan 6 casos por cada 100.000 habitantes. Aunque dicho así puedo sonar alarmante, la realidad es que los casos de tiroides, pillados a tiempo, son muy comunes y están muy controlados por la medicina, lo cual resulta un descanso para aquellos que lo padecen ya que no supone, en algunos casos, un alto riesgo de peligrosidad y si de posibilidades de solución y de poder llevar una vida llevadera aun teniendo que tener controlado el tiroides y en muchos casos, llevar a cabo un tratamiento específico.

Causas del cáncer de tiroides

Aunque este tipo de cáncer dificulta el conocimiento exhaustivo de cuál es su causa concreta a la hora de aparecer en una persona, la realidad es que existen algunas causas que se han dado en común en los casos de pacientes que lo han padecido. Una de las causas principales a la hora de la aparición de un cáncer de tiroides es la herencia familiar, los antecedentes familiares que haya habido al respecto. Si en tu familia existen casos de tiroides o de bocio, hay un alto porcentaje de que vaya saltando generación tras generación, independientemente de la edad (puede aparecer a cualquier edad).

Algunas otras causas que pueden provocar la aparición de dicho cáncer es la exposición excesiva a radiaciones, independientemente del tiempo que haya pasado de ellas. El cuerpo tiene memoria y aunque esas radiaciones se hubieran producido en nuestra infancia, pueden perjudicar a la larga, tener nódulos palpables en la garganta que dificulten la actividad normalizada de la misma y de todo lo que se encuentre en ella, parálisis de las cuerdas vocales o ronquera crónica entre otras causas más banales son las principales protagonistas de reproducir a la larga un posible tiroides que desemboque en un tumor o cáncer de tiroides.

Síntomas del cáncer

Los síntomas que denotan la aparición de un problema de tiroides o de cáncer son muy ambiguos, ya que son síntomas compartidos con otras enfermedades y que pueden despistar a la persona que los padece. Por ello, cuando la persona percibe estos primeros síntomas acude al médico especialista por las molestias, pero en el desconocimiento de que puede tratarse de un problema en el tiroides o incluso, de estar ya desarrollado, pensando tal vez que es una simple infección de garganta.

Algunos de estos síntomas son dificultad a la hora de tragar, agrandamiento de la glándula de tiroides lo que provoca que visualmente el cuello se ponga mucho más ancho de lo habitual, ronquera crónica, dolor de garganta, pérdida de peso o al contrario, subida de peso desmesurada sin motivo aparente...

Una vez el paciente acude al médico especialista con este cuadro de dolencias, si se descartan otras posibles enfermedades y tras conocer el historial del paciente (por ejemplo, saber si en la familia se han dado más casos de tiroides), se realizará unas pruebas que determinarán la aparición o no del cáncer y el estado en el que se encuentra. Primeramente, se realiza un examen tumoral en la sangre, se realiza una laringoscopia, consiste en mirar la garganta por dentro mediante una sonda flexible que contiene un espejo donde el médico puede visualizar si la glándula tiroidea está afectada o en qué estado se encuentra, la realización de una biopsia en la que contraigan un trozo de la glándula para examinarla o ecografía de la tiroides. Estas son las pruebas más comunes a la hora de analizar el estado en el que se encuentra el paciente que determinara el posterior tratamiento.

Cada paciente tendrá un tratamiento específico según el estado de sus tiroidesCada paciente tendrá un tratamiento específico según el estado de sus tiroides

Tratamiento para el cáncer de tiroides

Es muy importante saber de ante mano que cada paciente tendrá un tratamiento específico según el estado de su tiroides o del desarrollo del cáncer. El médico especialista lo hará en función de esto.

Por regla general, si el cáncer puede dar excesivos problemas al paciente, lo normal es que se lleve a cabo una cirugía donde se extirpa la glándula del tiroides para dejar la zona afectada limpia de células malignas. En principio, si no hay efectos secundarios derivados de la operación, con esto el paciente quedará exento de cáncer y con un tratamiento posterior a la cirugía, podría llevar una vida normal el resto del tiempo.

Una segunda opción, es la radioterapia o quimioterapia. Este tratamiento puede llevarse a cabo para evitar la cirugía si el cáncer no está demasiado extendido por el cuello o tras la operación, si con ella no ha sido suficiente para asegurar la desaparición del tumor en la tiroides.

Sea como sea, es importante saber que tanto tras la operación o tras la radioterapia y aunque el paciente ya no presente aparición aparente de cáncer en el tiroides, deberá seguir tomando un tratamiento vía oral controlado por el médico especialista. Consiste en ingerir unas pastillas de hormonas tiroideas para el resto de su vida. De esta manera, las pastillas ayudan al funcionamiento y realizan la actividad que en su caso, debería realizar la glándula tiroidea.

Artículos recomendados