Menú
Qué es la sífilis

ETS

Qué es la sífilis

La sífilis es una enfermedad infecciosa de transmisión sexual que aún está presente a día de hoy, ¿qué debes saber?

Mercedes Benito Alfonso

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual, que se transmite principalmente por contacto sexual sin protección con una persona infectada. Pasa de una persona infectada a otra sana, a través del contacto directo con una úlcera sifilítica, característica principal de esta infección. Estas úlceras aparecen principalmente en los genitales externos, pene en el caso de los hombres y labios mayores y menores, en el caso de las mujeres. También pueden aparecer en la vagina, el ano o el recto, en los labios, lengua y en la boca. Por lo tanto, puede contraerse a través de la penetración, relaciones sexuales vaginales y anales, y durante el sexo oral. Las mujeres embarazadas, que padecen sífilis previamente a la gestación, o que la contraen durante el embarazo, pueden contagiar a sus hijos, lo que se denomina sífilis congénita.

Los casos documentados de sífilis se remontan a siglos atrásLos casos documentados de sífilis se remontan a siglos atrás

La sífilis a través de la historia

Los casos documentados de sífilis se remontan a siglos atrás. Ya en la Edad Media se trataba de una enfermedad conocida en los burdeles, y por tanto común en prostitutas. Muchos hombres de la alta sociedad contraían la enfermedad, como es el caso de César Borgia o del rey de Inglaterra Enrique VIII, otras personas famosas que contrajeron la síflis fueron el escritor irlandés Oscar Wilde, el filósofo alemán Friedrich Nietzche, el pintor holandés Vincent Van Gogh o el compositor Ludwig Van Beethoven, quien sufrió sífilis congénita. La sífilis tiene una larga presencia a lo largo de la historia. En 1905 Fritz Schaudinn y Erich Hoffmann descubrieron cuál era el origen de la enfermedad.

Con el descubrimiento de la penicilina, la incidencia de la sífilis disminuyó mucho a partir de los años cuarenta del siglo pasado. En la actualidad la cifra ha vuelto a aumentar, a pesar de contar con los medios para tratarla y prevenirla. Según la Organización Mundial de la Salud, cada año se registran cerca de 12 millones de infecciones nuevas de sífilis. En España, se contagian anualmente 8 de cada 100.000 habitantes, lo que significa que en los últimos seis años se han doblado las cifras de sífilis. Para que estas cifras no sólo no aumente, sino disminuyan, es importante el tratamiento de la sífilis en los estadios iniciales de la infección y aún más importante, la prevención de la misma. Las conductas sexuales de riesgo son la principal causa de contagio.

Conoce más sobre la sífilis

La sífilis es una enfermedad infecciosa de transmisión sexual (ETS), sanguínea (se puede contagiar a través de la sangre) y perinatal (se puede contraer en el alumbramiento a través del canal del parto o de la placenta), es causada por una espiroqueta, un tipo de bacteria, cuyo nombre científico es Treponema pallidum. A pesar de que es una enfermedad tratable, la sífilis puede causar complicaciones a largo plazo o la muerte si no se trata de manera adecuada.

La forma y características de la bacteria causante de la sífilis, como su flexibilidad, la permite entrar ente los tejidos del cuerpo humanos y abrirse paso entre la mucosa y el sistema linfático. Entra dentro de la célula linfática o mucocutánea, y allí se multiplica.

Las manifestaciones clínicas de la sífilis van desde formas agudas, que pueden ser sintomáticas como asintomáticas, hasta síntomas crónicos e incapacitantes, cuando la infección progresa y llega al sistema neurológico, hablamos entonces de la neurosífilis.

El tiempo medio entre la infección por sífilis y la aparición de los primeros síntomas, suele ser de 21 días, pero puede variar según la persona de 10 a 90 días. El diagnóstico más infalible de la sífilis, es el análisis de sangre. El análisis de una muestra del líquido de las úlceras es un microscopio, es otra forma.

Se trata de una infección fácil de curar con los antibióticos adecuados. Aunque se debe saber, que el tratamiento elimina la bacteria de nuestro cuerpo y evita que la enfermedad progrese, pero no remediará los daños ya ocasionados, por eso es importarte comenzar el tratamiento cuanto antes. Mientras se esté en tratamiento la persona debe abstenerse de tener relaciones sexuales hasta que las úlceras desparezcan por completo. Además, se debe avisara inmediatamente a sus parejas sexuales para someterse a analíticas, por si estuvieran infectadas.

Fases de la sífilis: ¿cómo progresa la sífilis?

- Fase primaria

Tras un contacto con una persona sifilítica, aparece un tiempo de incubación de unas tres semanas. Después tiene lugar la primera fase con la aparición de una úlcera (conocida como chancro sifilítico) o múltiples, según cada caso. Suele ser una úlcera generalmente firme, redonda e indolora, razón por la que pasa desapercibida. Dura de 3 a 6 semanas, y se cura sola aunque la persona no reciba tratamiento. Por esta razón, la infección progresa en muchas personas a una fase secundaria sin que sean conscientes de padecer sífilis.

- Fase secundaria

Tras una fase asintomática de unas 6-8 semanas, aparece la fase secundaria, que se caracteriza por erupciones en la piel, boca, vagina, ano, palmas de las manos y pies (conocido como exantema palmoplantar). La erupción suele tener un aspecto de puntos duros, de color marrón rojizo. También es frecuente en esta fase lesiones grandes y abultadas, de color gris o blanco, que aparecen en zonas húmedas como boca, axila o ingle.

Otros síntomas de la sífilis secundarias son: pérdida de peso, alopecia, dolor muscular, fatiga, fiebre, dolor de garganta, inflamación de las glándulas linfáticas... Los síntomas de esta fase, al igual que en la sífilis primaria, desaparecen incluso sin tratamiento, aunque sin él la enfermedad progresa.

- Fase latente y avanzada (fase terciaria)

Esta fase comienza con la desaparición de los síntomas de la fase anterior. Esto significa que la persona infectada continúa teniendo sífilis aunque no tenga síntomas, y por tanto, puede contagiar a otras personas. Esta fase latente puede durar de 2 a 20 años.

Los síntomas de la fase avanzada de la sífilis son: parálisis general progresiva, demencia, entumecimiento de las extremidades, dificultad para coordinar movimientos. En este momento la sífilis puede dañar órganos internos como el cerebro (neurosífilis), hígado (hepatitis), nervios, vasos sanguíneos (aortitis), ojos, corazón, huesos... Por último, puede causar la muerte.

Las mujeres embarazadas que padezcan sífilis o la contraigan, pueden transmitírsela al bebéLas mujeres embarazadas que padezcan sífilis o la contraigan, pueden transmitírsela al bebé

Sífilis y embarazo

Las mujeres embarazadas que padezcan sífilis o la contraigan, pueden transmitírsela al bebé en el momento del nacimiento a través del canal del parto, o durante el embarazo (vía trasplacentaria). La probabilidad de transmisión de madre a hijo es de una 70%, si no se trata. Por ello es importante, que las embarazadas se hagan pruebas de sífilis durante el embarazo y el parto, y reciban tratamiento de inmediato si el resultado es positivo. El tratamiento de elección en estos casos es la penicilina, pues el resto de antibióticos posibles son dañinos para el feto.

Los bebés infectados presentan muchos problemas, como bajo peso al nacer, parto prematuro, incluso muerte fetal. Un bebé infectado puede nacer sin síntomas de sífilis, pero debe recibir tratamiento de inmediato, pues los síntomas pueden aparecer hasta semanas después del parto, como son: cataratas, sordera, convulsiones y fallecimiento.

Artículos recomendados