Menú
Qué hacer cuando te sangra la nariz

SANGRE EN LA NARIZ

Qué hacer cuando te sangra la nariz

En algunas ocasiones la nariz sangra sin saber por qué ocurre y quizá te alarmes. Es necesario saber cómo actuar y qué hacer en caso de que sangre la nariz.

Ainoa Poveda García

Más de una vez ha pasado que a alguien le empieza a salir sangre por la nariz. ¿Quién no ha escuchado decir que lo que se debe hacer es ponerse boca arriba para detener este tipo de hemorragias? ¿Quién no se ha puesto un trozo de algodón o papel higiénico presionando el orificio nasal? También existe la duda de si es necesario acudir al médico o no en caso de que se observe que hay sangre en la nariz.

Aunque tampoco hay que exagerar si no es un caso extremo, ni tampoco es lo más aconsejable seguir estos pasos si quieres que paren este tipo de hemorragias. Así que aquí te proponemos algunas de las causas y sus cuidados para hacer que la sangre no sea más que una molestia puntual.

Puesto que este tipo de sangrado es muy común, lo cierto es que muy poca gente sabe cómo tratar realmente la hemorragia nasal ni como detener la sangre en la nariz de forma eficaz. El término con el que es más correcto -políticamente hablando- es epistaxis, que puede referirse a las hemorragias causadas en la parte baja de las fosas nasales -como es en el caso más común- o en zonas más profundas.

Remedios si sangra la narizRemedios si sangra la nariz

Causas de la epistaxis

La hemorragia nasal o epistaxis es causada por varios motivos, algunos tan simples como el sonarse muy fuerte durante un resfriado o alergia, hurgarse la nariz o un desvío del tabique. Lo más característico de este tipo de acontecimiento es la impresión que da ver la sangre en la nariz, pero es un síntoma tan normal como fácil de tratar.

La nariz, al igual que el resto de nuestro cuerpo, está caracterizado por una serie de vasos sanguíneos. Estos son minúsculos y muy delicados, puesto que no es una parte del cuerpo excesivamente grande como para contener venas más grandes. Al ser tan frágiles, una hemorragia nasal es muy común en casi cualquier persona, ya que cualquier fuerza excesiva que se haga puede provocar la expulsión de sangre por las fosas -más común en una de ellas que por las dos a la vez-.

No hay fase de alarma si la hemorragia que sufrimos es derivada de:

- Alergias o resfriados que producen sinusitis, estornudos fuertes o irritaciones considerables.

- Exposiciones a temperaturas extremas, como el aire muy frío o un calor sofocante.

- Consecuencia de un tabique desviado o una lesión reciente en la nariz.

- Uso excesivo de aerosoles nasales para la descongestión.

El tiempo medio de sangrado de una hemorragia nasal puede transcurrir entre los 7 y los 15 minutos, que es el transcurso necesario para la formación de un coágulo de sangre. Para ello es necesaria la pronta detención de la sangre en la nariz, ya que podría llegar a ser más grave.

Cómo actuar

Frente a la creencia popular de tener que levantar la cabeza para frenar la sangre, se debería hacer todo lo contrario: colocar la cabeza en posición baja y presionar de manera moderada las aletas -la parte blanda exterior de los orificios nasales- durante unos 10 minutos. De esta manera se conseguirá que frene el goteo, además de impedir que la sangre baje por la garganta. Una vez en esta posición, lo que se debe hacer es respirar por la boca y esperar a que transcurra el tiempo necesario.

Cuando quitemos los dedos de las aletas, atenderemos a los restos de sangre de la nariz que se han quedado alrededor del órgano respiratorio. Con cuidado y delicadeza, apartaremos la sangre seca, pero sin tocar ni forzar la zona interior. Por lo tanto, lo que nos preocupará a partir de ahora será comprobar que efectivamente se ha cortado el sangrado y que no se repite.

En caso de que continúe el sangrado habrá que preocuparse un poco más.

Sangrado continuado de la narizSangrado continuado de la nariz

¿Qué pasa si continúa?

A la repetición continua se le atribuyen varias causas, así como un ambiente seco en una habitación o en el propio hogar. Aunque a veces no es tan sencillo como humedecer la zona, sino que es necesaria la consulta a un especialista. Si alguna de estos principios que se ponen a continuación le afectan directamente ocasionando el sangrado ocasional, debería pensar en acudir a su médico, ya que podría tratarse de un daño causado en el cráneo, en el cerebro o un posible tumor:

- Si tras la presión aplicada y los consejos seguidos el sangrado continúa pasados los 20 minutos.

- Si este tipo de hemorragias aparecen tras un golpe en la cabeza y no afecta necesariamente a la nariz o el tabique de esta -que es bastante duro, pero puede causar afecciones respiratorias en caso de estar desviado-.

- Si la sangre en la nariz aparece de manera regular o se hace más frecuente.

- Si no ha sufrido ningún cambio brusco de temperatura ni ha pasado por resfriado o alergia alguna.

Otros consejos

Tampoco es recomendable ingerir ningún medicamento que esté compuesto por los mismos principios básicos que la aspirina, ya que esta conseguirá que la hemorragia se vuelva a abrir y la sangre sea incluso más abundante.

En caso de que se quiera recubrir la zona, mejor si no se introduce un papel o algodón de manera muy profunda, sino en la linde de las fosas para impedir que la sangre en la nariz gotee mientras se intenta cortar la hemorragia nasal. Es recomendable que se aplique una compresa húmeda que aporte frescura a la zona dolorida, en caso de tratarse de un golpe.

Artículos recomendados