Menú
Señales que te indican que eres propenso a aumentar de peso

ENGORDAR

Señales que te indican que eres propenso a aumentar de peso

Si eres una persona propensa a aumentar de peso, ha llegado el momento de que te des cuenta para poner solución.

Mª José Roldán Prieto

Hay personas que tienen un metabolismo envidiable, que no importan lo que coman que no engordarán, tendrán una figura esbelta. Esto es porque habitualmente tienen un metabolismo muy rápido que les ayuda a quemar las grasas de forma que no se les acumula en el organismo. Pero también hay personas que no tienen esa suerte con su metabolismo. ¿Estás reflexionando para saber si eres del grupo de personas propensas a aumentar de peso o todo lo contrario?

El aumento de peso no ocurre de la noche a la mañana. Existen algunos hábitos y factores que se combinan en el tiempo y pueden dar como resultado una cintura más ancha de lo que te gustaría. Por eso, a continuación vas a conocer algunos hábitos y señales que indican que eres una persona propensa al aumento de peso (o que no lo eres).

Tendrás que eliminar los refrescos azucarados de tu dieta y bebe únicamente aguaTendrás que eliminar los refrescos azucarados de tu dieta y bebe únicamente agua

¿Eres propenso/a a aumentar de peso?

No sueles beber agua

Si te niegas el bebés agua es posible que aumente la hinchazón de tu vientre, que consumas más calorías y lo peor, que aumenten tus probabilidades de engordar. Tendrás que eliminar los refrescos azucarados de tu dieta y bebe únicamente agua. El agua es la única bebida que te quitará la sed y te ayudará a estar totalmente hidratado.

No comes a menudo

Los dietistas se enfadan cuando escuchan a las personas decir que omiten las comidas. Si bien el ayuno intermitente está bien y tiene beneficios para la salud, olvidarse de comer o perder comidas durante el día dará lugar a problemas de mantenimiento de peso y también, a problemas de salud.

Tener un horario de alimentación constante mantiene estable el nivel de azúcar en la sangre, lo cual es clave para mantener un peso saludable. Por lo tanto, lo ideal es comer cada dos o tres horas para mantener el organismo en funcionamiento y quemar más calorías. Si pasas hambre por omitir comidas, solo conseguirás que tu cuerpo piense que estás pasando hambre y que lo poco que comas lo transforme en grasa.

Tu familia tiene sobrepeso

A veces, nada tiene que ver el estilo de vida para ganar peso fácilmente. En ocasiones el problema está en tus genes y poco puedes hacer al respecto. Por ejemplo, si tu familia suele tener un metabolismo lento, problemas de tiroides, desequilibrios hormonales, etc. Entonces tú también podrías tener los mismos problemas en el futuro.

La genética también tienen un papel muy importante en la distribución de la grasa en tu organismo. La forma del cuerpo que se mantiene en el metabolismo con el proceso de envejecimiento también se debe a la genética. Además, no puedes ignorar el hecho de que probablemente también habrás adquirido hábitos alimenticios de tus padres y familiares.

Si duermes poco y siempre tienes estrés, es probable que engordes más rápido de lo que gustaríaSi duermes poco y siempre tienes estrés, es probable que engordes más rápido de lo que gustaría

Eres una persona estresada

Si duermes poco y siempre tienes estrés, es probable que engordes más rápido de lo que gustaría. El estrés genera cortisol en el organismo y por tanto te costará más quemar esas grasas de más ya que tu cuerpo creerá que necesitas más energías para poder afrontar los niveles de estrés que estás experimentando.

Es momento de buscar un momento de relajación y que priorices tu sueño cada noche. Es importante que descanses y que seas capaz de encontrar la paz en tu interior.

Si eres una persona que engordas con facilidad, entonces ha llegado el momento de que pienses qué puedes hacer para mejorar tu salud. Si te sientes bien con unos kilos de más y tu salud no está resentida, no tendrás que hacer nada. En cambio, si piensas que tu salud estaría mucho mejor pesando unos kilos menos, entonces tendrás que empezar a pensar en cómo cambiar tu dieta para perder esos kilos demás. También deberás tener en cuenta tus hábitos diarios e incluir movimiento físico.

Artículos recomendados