Menú
Cómo evitar engordar por culpa del estrés

SALUD FÍSICA

Cómo evitar engordar por culpa del estrés

El estrés puede ser tu peor enemigo en cuanto a tu salud emocional, pero a nivel físico también puede ser perjudicial porque te puede hacer engordar.

Mª José Roldán Prieto

El estrés nunca será un buen compañero de viaje, sobre todo cuando es desmesurado o controla tus emociones. Un poco de estrés no tiene que ser algo malo ni mucho menos, ya que te puede ayudar a actuar con eficiencia y teniendo los sentidos un poco más alerta de lo normal. Pero cuando el estrés empieza a dominar tu vida puede pasarte facturas bastante altas tanto a nivel físico como emocional.

Es necesario ser consciente que el estrés te puede hacer engordarEs necesario ser consciente que el estrés te puede hacer engordar

Por qué engordas teniendo estrés

De hecho, hay personas que engordan por culpa del estrés, no solo por comer más comida y paliar así la ansiedad, sino porque el metabolismo puede alterarse a causa del estrés. Es necesario ser consciente que el estrés te puede hacer engordar, solo así podrás evitarlo. Es importante que hagas un esfuerzo para calmarte y relajarte, sobre todo en momentos de estrés. Hay estudios que demuestran que un alto grado de estrés te hará engordar y que el tamaño de tu barriga aumente considerablemente.

El estrés hace que aumenten los niveles de cortisol. El cortisol es una hormona que dirige la grasa en el cuerpo y que puede hacer que se te acumule. Es necesario que si tienes estrés te centres en reducir la hormona que lo provoca, es lo más importante para evitar no solo consecuencias a nivel físico como engordar o enfermedades como a nivel emocional.

Reduce el estrés haciendo ejercicio

El ejercicio te puede ayudar en doble sentido: te ayudará a reducir el estrés extra que tienes en tu vida y además, también te ayudará a combatir esos kilos que tienes de más, por lo que estarás ganando por dos partes grandes beneficios para tu salud física y emocional.

No necesitas todo el tiempo del mundo para practicar deporte, solo teniendo un pequeño hábito será suficiente para que te sientas bien. Puedes practicar 10 o 15 minutos de ejercicio dos veces al día. Encuentra un lugar tranquilo que no tenga distracciones y hazlo de forma cómoda.

Respiraciones profundas

Las respiraciones profundas te ayudarán a relajarte, algo imprescindible para poder controlar el estrés. La relajación emocional empieza dentro de uno mismo e igual que pasa con el ejercicio, es necesario que encuentres un momento en tu vida diaria para dedicar de 5 a 10 minutos dos veces al día a relajarte y respirar profundamente.

Escoge un lugar tranquilo, sin que haya nadie que pueda molestarte y realiza algunas respiraciones profundas para que mente quede totalmente despejada. Haz una respiración profunda y repite la palabra 'uno' a ti mismo/a mientras exhala. Presta tu atención a la palabra que pronuncia y así te distraerás de cualquier otra cosa que pueda interferir en tu mente.

Recuerda que si comes más comida de lo que necesitas aumentarás también la ingesta de caloríasRecuerda que si comes más comida de lo que necesitas aumentarás también la ingesta de calorías

Cuida tu alimentación cuando estés estrado/a

El estrés puede tener un efecto negativo sobre las hormonas, pero es que además algunas personas tienden a comer más cuando están estresados o sienten ansiedad. Del mismo modo, otras personas pueden recurrir a la comida para intentar sentirse mejor emocionalmente o encontrar confort psicológico.

Recuerda que si comes más comida de lo que necesitas aumentarás también la ingesta de calorías y por tanto también podría conducir a un aumento de peso con el tiempo.

Consulta a un profesional

Es necesario que si te sientes demasiado estresado y empiezas a notar estragos en tu salud física y emocional, es probable que debas acudir a tu médico para que valore cuáles son tus niveles de estrés. Además, es necesario que resuelvas los problemas de estrés que puedas tener, las preocupaciones o inquietudes, esa es la única manera de que puedas reducir verdaderamente el estrés que sientes.

Tu médico puede derivarte a un psicólogo o psiquiatra si lo ve necesario y te pueden ayudar a aliviar algo el estrés, aunque el trabajo deberás hacerlo tú internamente.

Artículos recomendados