Menú
Cómo lidiar con la ansiedad a causa de la dilación
BIENESTAR EMOCIONAL

Cómo lidiar con la ansiedad a causa de la dilación

La dilación es bastante común entre las personas, pero este hábito puede hacer que las personas tengan gran ansiedad. ¿Cómo lidiar con todo esto?

Mª José Roldán Prieto

Hay personas que se acostumbran a dejar las cosas por hacer. En realidad existen muchas razones por las que las personas pueden posponer las cosas, pero esto puede provocar altos niveles de ansiedad. Incluso es posible que no te des cuenta de que estás teniendo dilación y que esto, está relacionado con la ansiedad que padeces habitualmente.

Hay personas que se acostumbran a dejar las cosas por hacerHay personas que se acostumbran a dejar las cosas por hacer

En ocasiones, existen miedos que están escondidos detrás de la motivación. Si sientes que la dilación es una parte habitual de tu vida, entonces es muy importante que aprendas a manejar esas situaciones para disminuir la ansiedad que puede provocarte.

Qué es lo que te provoca la ansiedad realmente

Tómate tu tiempo para descubrir qué es lo que te está provocando la ansiedad realmente. Piensa sobre por qué te sientes de la forma en la que lo haces cuando empiezas a tener ansiedad. ¿Es quizá porque tienes miedo al rechazo o al fracaso? ¿Quizá puede que tengas miedo al éxito? ¿Quizá tus dilaciones te hacen sentir seguro/a?

Profundiza sobre cuál es la causa raíz de la dilación para poder empezar a trabajar realmente en lo que te ocurre y encontrar las mejores soluciones para ti.

Cambia tu forma de pensar

Una vez que hayas averiguado qué es lo que te impide hacer las cosas que hay que hacer, entonces podrás encontrar la manera de cambiar esa forma de pensar. Si sabes a lo que tienes miedo o a lo que te provoca esa ansiedad, entonces podrás cambiar tu pensamiento. Por ejemplo si piensas que no eres bueno en algo puede cambiar el pensamiento a: 'soy lo suficientemente bueno'.

Esto puede parecer bastante complicado, pero tendrás que practicar esta forma de pensar y hacerlo con el fin de que se pegue en tu mente cada día. Si estás preocupado por lo que puede ocurrir si haces las cosas mal, entonces cambia tu forma de pensar y pregúntate algo más importe: ¿Y si lo haces bien?

Rompe el ciclo

El ciclo comienza contigo procrastinando. Esto te llevará a sentimientos de culpa que a su vez, te llevará a ansiedad sobre lo que sucederá después. Por último, la ansiedad se convertirán en sentimientos de impotencia que al mismo tiempo alimenta al mismo y esto puede conducirte a no querer hacer nada en absoluto y quedarte en mismo sitio una y otra vez.

¿Cómo se puede romper el ciclo entonces? Lo más obvio es romper la etapa de la dilación, pero lo importante es romper el ciclo del sentimiento de culpabilidad. Pregúntate sobre qué puedes hacer para dejar de sentirte mal contigo mismo... Después hazlo y así empezarás a sentirte mucho mejor.

Si es necesario que busques ayuda para conseguirlo, no te retengasSi es necesario que busques ayuda para conseguirlo, no te retengas

Busca información para hacerlo

Reúne toda la información posible para poder completar la solución que has buscado. Si es necesario que aprendas nuevas estrategias para lograrlo, hazlo. Si es necesario que busques ayuda para conseguirlo, no te retengas. Tu salud emocional es igual o más de importante que su salud física, además de que están relacionadas.

Por esto, busca toda la información posible para poder tener las estrategias suficientes para poder mejorar tu bienestar emocional. La información es poder.

Elimina el factor de estrés

No es fácil, claro que no lo es... Pero nada es imposible cuando se quiere conseguir una meta. Anota todas las cosas que te causan estrés y después piensa en cuáles de ellas puedes tener el control y cuáles no. En las cosas que te producen estrés que puedes tener control, busca soluciones para tu bienestar emocional. En aquellas en las que no tienes el control, elimínalas de tu mente porque nada puedes hacer.

Reduce tu estrés minimizando la causas que te provocan mal estar y no permitas que la dilación vuelva a controlar tu vida nunca más.

Artículos recomendados