Menú
Consejos para superar la ansiedad laboral

TRABAJO

Consejos para superar la ansiedad laboral

El trabajo puede ocasionar ansiedad laboral e incluso bastante estrés, por eso es importante poder conocer algunos consejos para superlo.

Sara Vidal Pérez

En la actualidad, la incertidumbre en el ámbito laboral está presente en muchas personas. El descenso de ofertas y el aumento de demandas de trabajo generan preocupación en la población debido al miedo de no poder cubrir nuestras necesidades básicas con dinero.

El estrés o ansiedad laboral puede presentarse de manera esporádica o constanteEl estrés o ansiedad laboral puede presentarse de manera esporádica o constante

La inestabilidad en los puestos de trabajo es un hecho que produce mucho estrés . Además, en muchas empresas se establecen unos objetivos mensuales a cumplir que aumenta aún más la tensión entre los trabajadores.

El ritmo de vida que llevamos no nos permite darnos cuenta de la cantidad de estrés que cargamos sobre nuestros hombros, porque no tenemos tiempo para pararnos a pensar en ello o porque tenemos la creencia de que no podemos hacer nada para trabajarlo.

Asimismo, los hábitos y las rutinas diarias nos dificultan la posibilidad de dedicarnos un poco de tiempo en hacer algo que nos plazca y nos relaje.

¿Qué función tiene el estrés en nuestra vida?

El estrés es una respuesta del organismo que se manifiesta cuando experimentamos situaciones que desestabilizan nuestro ritmo normal de vida. Actúa como un mecanismo de defensa, con el fin de combatir situaciones que nos exigen un rendimiento mayor del que estamos acostumbrados.

El estrés laboral se manifiesta en aquellas personas que experimentan alguna de las siguientes situaciones:

- Sobrecarga de trabajo.

- Sueldos inferiores que no se corresponden con el nivel de trabajo.

- Competencia con otros compañeros.

- Dificultades para ascender o mejorar el puesto de trabajo.

- Poco apoyo familiar o social.

- Tener pocas oportunidades de tomar decisiones sobre el trabajo que desempeñamos, es decir, limitarnos a seguir y obedecer instrucciones.

- Objetivos a cumplir desmedidos o difíciles de alcanzar.

- Elevada responsabilidad en el trabajo.

¿Qué nos sucede cuando sufrimos ansiedad o estrés laboral?

El estrés o ansiedad laboral puede presentarse de manera esporádica o constante. Cuando el estrés se convierte en un síntoma crónico, tanto nuestra salud emocional como física puede verse peligrosamente afectada.

Con respecto a la salud emocional, pueden aparecer sentimientos de frustración, tristeza, ira que derivan en conductas de aislamiento, irritabilidad o continuos cambios de humor.

Con respecto a la salud física, pueden desarrollarse enfermedades cardiovasculares, gastrointestinales o jaquecas.

Consejos para superar la ansiedad laboral

Para poder enfrentar esta situación y mejorarla, primero debemos de tomarnos un tiempo de reflexión para identificar y reconocer lo que nos está sucediendo.

Una vez reconocido, podemos poner en marcha a diario claves que mejoren nuestro estado de ánimo y nuestra fatiga en el trabajo:

1. Optimiza tu tiempo

Levántate con tiempo y a la misma hora cada día. Empezar con prisas desde que nos levantamos ya incrementa nuestros niveles de estrés. Es mejor levantarse un poco antes y prepararse con tiempo para no olvidar nada y hacer las cosas de forma relajada. Nuestro organismo necesita habituarse al ritmo que adoptemos cada día y eso debe hacerse poco a poco.

2. Organiza tu día a día

Los seres humanos tenemos la capacidad de planificación. Establecer metas diarias y organizarnos en cuanto al tiempo y a los materiales que vamos a necesitar para desempeñar cada tarea es dar un paso más para evitar agobios o prisas innecesarias.

3. Prioriza tareas

El trabajo atrasado es lo primero que debes quitarte de encima. Esto te ayudará a sentirte mejor y a estar más motivado para desarrollar otras tareas.

4. Realiza descansos

El cerebro y nuestro cuerpo necesita tomar un respiro para seguir concentrado en las tareas que estemos desempeñando. Dedícate un tiempo durante el trabajo para descansar y coger fuerzas para poder continuar con la rutina eficazmente.

5. Mantén una dieta equilibrada

Si nutrimos a nuestro cuerpo con alimentos saludables que nos aporten energía, sobre todo en la primera comida del día, nos sentiremos mucho mejor, tanto física como mentalmente, y con más fuerzas para afrontar el trabajo de cada día.

El cerebro y nuestro cuerpo necesita tomar un respiro para seguir concentrado en las tareas que estemos desempeñandoEl cerebro y nuestro cuerpo necesita tomar un respiro para seguir concentrado en las tareas que estemos desempeñando

6. Hidrata tu cuerpo:

Nuestro organismo necesita agua ya que la mayoría de él está conformado por agua. Nuestros músculos, huesos, sangre y cerebro necesitan un consumo de agua diario para prevenir enfermedades y mantenerse activos.

El cerebro hidratado funciona mucho mejor y más rápido. Nuestro rendimiento físico mejora si mantenemos hidratados nuestras articulaciones y nuestros músculos.

7. Práctica deporte de manera regular:

Trata de sacar cada día al menos 30 minutos para realizar ejercicio físico. De esta forma, conseguimos liberar endorfinas ("hormona de la felicidad"). Cuando se producen endorfinas experimentamos una sensación de placer y mejoramos nuestro estado de ánimo.

Así, ayudamos a liberar el estrés acumulado y la ansiedad que nos produce la sobrecarga de trabajo.

Además, el deporte nos ayuda a mantenernos en forma y a encontrarnos más activos.

8. Realiza actividades de ocio placenteras:

No debemos de dejarnos en el olvido. Y es que el trabajo no lo es todo. No permitas que tu vida profesional afecte a la personal. En la medida de lo posible, saca tiempo para relacionarte con tu entorno y llevar a cabo actividades que te gusten o te hagan sentir bien.

Dar un paseo, ir al cine, viajar, etc., son algunas de las actividades que puedes realizar tras una jornada dura de trabajo.

9. Aprende a relajarte:

Existen técnicas de relajación que no llevan demasiado tiempo y que pueden ser muy beneficiosas. Si, además, incluyes en esta práctica música que te produzcan un sentimiento de tranquilidad la sensación de paz aumentará más.

10. Practica la risoterapia:

No hay mejor forma que aliviar nuestro malestar interno que reírnos a carcajadas. La risoterapia puede convertirse en tu mejor aliada para aliviar síntomas de fatiga o estrés.

Si no conoces ningún lugar para realizarlo, dedica un tiempo al día para hacer reír y reírte tú mismo/a con alguien más. Puedes ver monólogos, contar chistes o ver algún vídeo gracioso. Elige tu mejor opción pero no te olvides nunca de la sonrisa.

Poner en marcha estas claves día a día te ayudará a sentirte indudablemente mejor y a afrontar el trabajo y el estrés con positividad y mucho ánimo.

No olvides que las emociones se contagian así que, además de todo lo anterior, rodéate de personas que te aporten sentimientos positivos y aléjate de las malas vibraciones. ¡Ánimo!

Artículos recomendados