Menú
Hipospadias, ¿tiene remedio esta anomalía en el pene?

HIPOSPADIAS

Hipospadias, ¿tiene remedio esta anomalía en el pene?

La hipospadias es un defecto masculino congénito bastante común en la que la uretra no llega al final del pene.

Maria del Carmen Roldán Prieto

La hipospadias es un defecto masculino congénito bastante común. Esta condición quiere decir que la uretra no llega al final del pene y es una de las anomalías más comunes que existen.

La uretra es el conducto que hay dentro del pene por donde pasan la orina y el semen. En los casos leves de hipospadias, la uretra sale cerca del extremo del pene, pero no del todo. En los casos más graves, puede aparecer en cualquier lugar desde debajo de la cabeza del pene hasta en el área entre el escroto y el ano, la denominada región anogencial. No obstante, la gran mayoría de los casos son leves.

Tiene sentido que la hipospadias ocurra en la parte inferior del pene, donde hay una especie de costura larga. Esta costura se produce cuando el pene se está formando como feto y se ubica justo debajo de donde va la uretra. Como parte del desarrollo fetal, la naturaleza cierra este eje y la cabeza del pene para que adquiera la característica forma fálica. Cuando existe hipospadias es porque la uretra queda atrapada en esta costura.

Tiene sentido que la hipospadias ocurra en la parte inferior del peneTiene sentido que la hipospadias ocurra en la parte inferior del pene

Tipos de hipospadias

Los tipos de hipospadias dependen de la ubicación d la abertura de la uretra:

  • Subcoronal. La abertura de la uretra se encuentra en algún lugar cerca de la cabeza del pene.
  • Eje medio. La abertura de la uretra se encuentra a lo largo del eje del pene.
  • Penoscrotal. La abertura de la uretra se encuentra donde se encuentran el pene y el escroto.

Síntomas y problemas físicos de la hipospadias

Padecer esta afección ocasiona ciertos problemas físicos a los niños, que de no ser corregidos pueden repercutir en su calidad de vida en la edad adulta. Veamos algunos de ellos:

  • Los niños con hipospadias a menudo tienen el pene curvado. A medida que el bebé crece el pene puede curvarse cada vez más, causando una posible disfunción sexual en el futuro.
  • Si la abertura de la uretra está más cerca del escroto o el perineo, el bebé puede tener problemas de fertilidad cuando sea adulto.
  • También es común que tengan problemas al orinar por lo que tendrán que sentarse para hacerlo adecuadamente ya que el chorro puede dirigirse fuera del inodoro, dependiendo de la dirección de la abertura.
  • En algunos niños con hipospadias, uno de los testículos, o ambos, puede no descender completamente al escroto. Si no se trata esta afección, puede llevar a problemas en el futuro, como es dificultad para mantener relaciones sexuales o al orinar de pie en la edad adulta.

Causas de la hipospadias y factores de riesgo

Las posibles razones para que un niño nazca con hipospadias van desde la genética y los contaminantes ambientales, los llamados disruptores endocrinos, hasta los hábitos de la madres antes de y durante el embarazo, como la dieta, el consumo de drogas o las hormonas que pudo haber tomado. Estudios muestran que la dieta y la obesidad de la madre durante el embarazo podrían ser posibles factores de riesgo, ya que una dieta vegetariana o carente de carne y pescado muestra una asociación positiva con el riesgo de hipospadias. Las drogas administradas durante los tratamientos de fertilidad y la cocaína también se asocian con la hipospadias.

En los últimos años se han hecho importantes descubrimientos sobre algunos factores que afectan al riesgo de tener un bebé con hipospadias:

  • Edad y peso. Las madres de 35 años o más y consideradas obesas tienen un mayor riesgo de dar a luz un bebé con esta afección.
  • Tratamientos de fertilidad. Las mujeres que utilizan técnicas de reproducción asistida también tienen un mayor riesgo de tener un bebé con este defecto congénito.
  • Ciertas hormonas. Las mujeres que reciben algún tipo de tratamiento hormonal antes o durante el embarazo tienen un mayor riesgo de tener un bebé con hipospadias.

Es recomendable que si estás embarazada o planeas estarlo, le comentes a tu médico tus dudas si piensas que cumples alguna de estas causas.

Diagnóstico de esta afección

La hipospadias se diagnostica generalmente durante un examen físico al bebé. Durante el embarazo no se puede observar esta anomalía de ninguna manera.

Tratamiento para la hipospadias

El tratamiento depende del tipo de defecto que tenga el niño. La mayoría de los casos necesitarán cirugía para corregir este defecto.

Si se necesita cirugía, normalmente se realiza cuando el niño tiene entre 6 y 24 meses de edad, cuando el crecimiento del pene del niño es mínimo. En algunos casos la cirugía se realiza en varias etapas. Debido a que el médico puede necesitar usar el prepucio para hacer algunas de las reparaciones, un bebé con hipospadias no debe ser circuncidado.

Algunas de las reparaciones realizadas durante la cirugía pueden ser:

  • Colocar la abertura de la uretra en el lugar correcto
  • Corregir la curva en el pene
  • Reparar la piel alrededor de la abertura de la uretra

Un niño con hipospadias puede crecer sintiendo que su cuerpo está defectuosoUn niño con hipospadias puede crecer sintiendo que su cuerpo está defectuoso

El aspecto psicológico de la hipospadias

Un niño con hipospadias puede crecer sintiendo que su cuerpo está defectuoso y esto le hará tener que lidiar no sólo con los problemas físicos sino también con los psicológicos. En este aspecto, los padres juegan un papel muy importante porque deberán ofrecerles tranquilidad e información útil para enfrentarse a su afección.

Siendo ya adultos, los hombres con hipospadias encuentran un gran consuelo emocional cuando conocen a otros hombres con sus mismos problemas, ya que esto les permite hablar abiertamente de los problemas de sus vidas diarias con personas que realmente les entienden. En este caso, internet juega un papel fundamental.

No hay que olvidar que esta afección no es grave normalmente, por tanto, es conveniente normalizarla. Si un hombre con este defecto comienza una relación, es aconsejable que lo comente con su pareja antes de mantener relaciones sexuales, para evitar problemas esa primera vez con esa persona. Si se habla sobre ello y la experiencia no fuera satisfactoria, se evitarían efectos psicológicos negativos.

No obstante, la hipospadias es un defecto de nacimiento menor que puede parecer mucho más grande en la mente del hombre que la sufre, especialmente cuando se tratan temas sexuales. Un hombre con esta afección no es menos mejor amante, y por supuesto, no es estéril, por lo que no hay que pensar que las probabilidades de embarazo son menores.

Si la abertura uretral es más grande puede hacer al hombre más propenso a las infecciones del tracto urinario, por ello puede tomar unos sencillos hábitos para evitarlas, como beber el agua diaria necesaria y orinar después de practicar sexo.

Artículos recomendados