Menú
Balanitis, postitis y balanopostitis

INFLAMACIÓN DEL PENE

Balanitis, postitis y balanopostitis

La inflamación del pene puede deberse a diversas causas y orígenes, siendo algunas de las más comunes la balanitis, la postitis o la balanopostitis.

Bekia

El pene es una de las zonas más delicadas del cuerpo masculino, por lo que no es difícil que puedan aparecer ciertas molestias en forma de picor, ardor, hinchazón o dolor. Las causas de estas dolencias pueden ser muy variadas y, aunque lo más común es que su origen sea de carácter leve, también hay ocasiones en las que puede ser la manifestación de un problema más grave.

Es por eso que cuando se experimente algún tipo de molestia en la zona del pene se debe acudir a un médico para que realice las pruebas oportunas con el fin de conseguir un diagnóstico que permita el tratamiento de la afección. La balanitis, la postitis o la balanopostitis suelen ser algunas de las causas más comunes cuando se experimenta la inflamación y enrojecimiento del glande o del prepucio. A continuación te explicamos qué son y sus características principales.

¿Qué es la balanitis?

El término balanitis se utiliza para referirse a una inflamación del glande que suele manifestarse en forma de enrojecimiento, escozor y dolor en la zona, secreción, aparición de llagas en el glande o dolor a la hora de orinar. Las causas de la aparición de la balanitis son muy variadas, siendo las principales:

  • Falta de higiene o el uso de determinados jabones que pueden provocar irritación en la zona.
  • Adherencias en la zona del prepucio.
  • Excesiva humedad en la zona que favorece el crecimiento de determinadas bacterias y hongos.
  • Otras enfermedades como la diabetes o el VIH.
  • Derivada de una infección de transmisión sexual.
  • Hipersensibilidad tras el coito o bien por causa traumática.
  • Alergia a ciertos preservativos, jabones o detergentes.

El término balanitis se utiliza para referirse a una inflamación del glandeEl término balanitis se utiliza para referirse a una inflamación del glande

Diagnóstico

A la hora de acudir a un profesional a causa de una posible balanitis, éste realizará una serie de pruebas para comprobar que efectivamente esa es la causa de la inflamación del glande. La exploración física suele ser la manera más común de diagnosticar esta condición, aunque el médico también puede solicitar la realización de una biopsia, de una cistografía o bien hacer un cultivo a partir de una muestra de secreción prepucial y de orina para descartar una posible infección.

Tipos de balanitis

A la hora de hablar de la balanitis se pueden distinguir entre diferentes tipos, siendo los principales:

La balanitis candidiásica

Causada por el hongo cándida y caracterizada por la aparición de una erupción enrojecida en la zona del glande que va acompañada de dolor o picazón. El médico suele prescribir un antifúngico para el tratamiento de este tipo de balanitis. En caso de pareja también se recomienda a la otra persona que se someta al mismo tratamiento debido a que la probabilidad de infección es bastante alta.

La balanitis producida por bacterias

Este es el caso de la balanitis producida por anaerobios o por aerobios. La infección por estos últimos puede producir síntomas muy diversos; sin embargo, la balanitis por anaerobios se manifiesta en forma de secreción con mal olor y edema en la zona del glande. En este caso la enfermedad debe tratarse con antibióticos, optando por unos u otros dependiendo del tipo de bacteria que haya causado la infección.

La balanitis por herpes

Cuyos síntomas varían dependiendo de si el paciente ha estado expuesto con anterioridad a la misma infección o no. Cuando es la primera vez se habla de una primoinfección en la que aparecen úlceras que tras 10 días se convierten en costras, muchas veces acompañadas de la inflamación de los ganglios inguinales. En caso de que ya haya habido una infección previa se habla de primer episodio no primario que se caracteriza por que la zona infectada es más pequeña que en el caso anterior y ésta suele curarse más rápidamente. Por último, se encuentran las infecciones recurrentes, en los que los síntomas son menores que en las exposiciones anteriores. Para el tratamiento de la balanitis causada por un herpes se prescribe un fármaco antiherpético.

Normalmente, la balanitis acaba remitiendo en poco tiempo tras el inicio del tratamiento y de los cuidados prescritos por el profesional. Tan sólo en casos de gravedad se hace necesaria una intervención quirúrgica de la zona.

¿Qué es la postitis?

Cuando se hace referencia a una postitis se está hablando de la inflamación del prepucio, siendo una de las afecciones más comunes que se suele producir en la zona del pene. Los síntomas más comunes son la aparición de escozor, ardor o dolor del prepucio, así como el enrojecimiento e inflamación de la zona. En casos graves también se puede comprobar la aparición de ampollas, secreción o pus.

Cuando se hace referencia a una postitis se está hablando de la inflamación del prepucioCuando se hace referencia a una postitis se está hablando de la inflamación del prepucio

Posibles causas

Entre las causas más comunes de la aparición de la postitis se encuentran:

  • La infección por bacterias: siendo éste el origen más común de la infección. La gonorrea o la clamidia son algunos de los microoganismos que pueden provocar la aparición de la postitis y para su tratamiento se suele recurrir a cremas o pastillas antibacterianas o antibióticas en combinación con pomadas antiinflamatorias.

  • La infección fúngica: existen una gran variedad de hongos que pueden provocar la inflamación del prepucio, entre ellas la candidiasis. En caso de que la causa sea micótica será necesario recurrir a un tratamiento en forma de crema o pastillas antifúngicas y también a una pomada que reduzca la inflamación de la zona.

  • Inflamación por fricción: este tipo de postitis se da tras haber mantenido relaciones sexuales o tras la masturbación al haber estado sometido el pene a una fricción muy brusca. En este caso, la postitis se tratará con fármacos que ayuden a recudir la hinchazón de la zona afectada.

  • Inflamación por contacto: producida cuando la zona afectada está en contacto con sustancias que producen una irriatación o una reacción alérgica y provocan la aparición de molestias, hinchazón o dolor.

Diagnóstico

La exploración del prepucio, así como del resto del pene y de los ganglios inguinales será la primera prueba que realice el especialista a la hora de diagnosticar una posible postitis. También puede solicitar una muestra de la secreción de la zona para analizarla y determinar cuál es la causa de la infección para poder prescribir un tratamiento u otro.

¿Qué es la balonopostitis?

La balanopostitis es una combinación de la balanitis y la postitis; es decir, el paciente presentará inflamación tanto del glande como del prepucio. Los posibles orígenes de la infección son similares a las afecciones anteriores, pudiendo haber sido provocada por un traumatismo o fricción elevada, por una higiene inadecuada o bien por la exposición a sustancias que puedan provocar una reacción alérgica en la zona. El tratamiento que prescribirá el médico para la balanopostitis dependerá, al igual que en el caso de la balanitis y de la postitis, del origen de la afección.

Artículos recomendados