Menú
Sigmoidoscopia
PRUEBAS MÉDICAS

Sigmoidoscopia

La sigmoidoscopia es una prueba donde se observa el intestino grueso, el sigma y el recto, pero, ¿cómo se hace? ¿Qué procedimientos se utilizan?

Inmaculada Jiménez Peral

La sigmoidoscopia es una prueba médica a través de la cual se puede observar el intestino grueso, el sigma y el recto. A diferencia que la colonoscopia, con la sigmoidoscopia no se puede ver de manera completa el colon, ya que con esta técnica solo puede analizarse la parte inicial del sistema digestivo.

Con esta prueba se pueden detectar diferentes enfermedades que afectan a la parte inicial del colonCon esta prueba se pueden detectar diferentes enfermedades que afectan a la parte inicial del colon

Con esta prueba se pueden detectar diferentes enfermedades que afectan a la parte inicial del colon como pueden ser diferentes tipos de cáncer, tumores o hemorragias. También pueden detectarse otras alteraciones como la de colon irritable.

¿En qué consiste la Sigmoidoscopia ?

La prueba médica de la sigmoidoscopia consiste en un sigmoidoscopio, que es un endoscopio más fino de lo normal que mide entre 15 y 20 cm de largo y menos de 1 cm de diámetro. En un inicio el sigmoidoscopio era más rígido y costaba mucho realizar esta prueba médica, pero en la actualidad es mucho más flexible, por lo que son mucho más seguros ya que avanzan de manera muy fluida por los rincones y los puntos ocultos del sigma.

En el extremo superior, al igual que el endoscopio, el sigmoidoscopio tiene una pequeña luz halógena indefensa porque no emite calor y una cámara que es lo que va a permitir que el médico especialista pueda analizar la zona afectada. Para ello, las imágenes que graba la cámara se emiten al mismo momento que va filmando en una pantalla que transmite a través de una fibra óptica.

Para realizar la sigmoisdoscopia vamos a tener que seguir los siguientes pasos:

1. Nos tumbaremos sobre una camilla en una consulta adaptada y especializara para ello, hacia el lado izquierdo y con las rodillas flexionadas hacia el tórax.

2. Una vez hemos encontrado la postura perfecta para ello, el médico va a introducir con muchísimo cuidado un dedo por el ano para lubricar y comprobar que no hay ninguna obstrucción en el recto.

3. Es ahora cuando llega el momento de introducir el sigmoidoscopio, que se va a llevar lentamente y suavemente hasta el colon. Una vez llega al colon esta se va a expandir y va a facilitar al médico especialista a ver y a analizar la zona afectada.

4. El médico, si fuera necesario, puede tomar muestras de algunos tejidos de la zona a través de una biopsia para así poder analizarlas en un laboratorio y saber si se trata de una enfermedad o simplemente son pequeñas alteraciones de la zona. También se podrá, a través de calor, extraer pólipos y realizar diferentes fotos si fuera necesario de la zona afectada, para su posterior análisis.

Al igual que en las endoscopias y las colonoscopias la preparación para la prueba va a ser esencial para que esta se realice con éxito. Para ello, tienes que utilizar un enema desde las 24 horas antes del examen para vaciar todo el deshecho y todos los restos que pueda haber en el colon y en el recto.

La prueba médica de la sigmoidoscopia consiste en un sigmoidoscopioLa prueba médica de la sigmoidoscopia consiste en un sigmoidoscopio

Aunque se trata de una prueba indefensa y a través de la cual nuestra salud no corre riesgo, lo que tenemos que saber es que se trata de un examen algo incómodo y podemos sentir ciertos síntomas como los siguientes:

- Ganas de defecar. Esto es debido a que al meter un pequeño tubo en el recto, nuestros intestinos se van a mover y por lo tanto puede darnos ganas de ir al baño, aunque solo sea una sensación.

- Presión en el abdomen y en el recto. Esto se producirá cuando el sigmoidoscopio se introduce en el recto, ya que no estamos acostumbrados a tener nada dentro.

- Distensión abdominal y gases. Cuando se introduce el sigmoidoscopio por el ano también puede entrar aire.

Artículos recomendados

Comentarios