Menú
El desarrollo en la adolescencia: clave para la salud emocional del adulto
BIENESTAR EMOCIONAL

El desarrollo en la adolescencia: clave para la salud emocional del adulto

La etapa de la adolescencia es crucial para que los niños que se conviertan en adulto tengan una buena salud emocional.

Sara Poyo Lorenzo

La adolescencia es la etapa de la vida en la que el púber sufre una serie de cambios físicos y psicológicos hasta que llega a convertirse en un joven adulto. Es el momento en el que decimos que el organismo ha terminado de desarrollarse por completo.

Es una etapa incomprendida por los adultos, a veces incluso vista con burla. A los adolescentes no se les suele tomar en serio porque aun se les ve como niños, sin embargo, tampoco se les ve como tales y a veces se les exige demasiada responsabilidad. En general, la adolescencia, una es una fase para conocerse a sí mismo: durante ella los adolescentes buscan su identificación con un grupo, se buscan a si mismos, quienes son y cómo les gustaría ser. Imitan a adultos u otros adolescentes que admiran queriendo parecerse a ellos lo máximo posible.

Es una etapa incomprendida por los adultos, a veces incluso vista con burlaEs una etapa incomprendida por los adultos, a veces incluso vista con burla

Claves en la adolescencia para llegar a ser adultos sanos

A continuación os dejamos con algunas "experiencias" por los que los adolescentes tienen que pasar si se quieren convertir en adultos sanos emocionalmente. De esta manera, tanto si eres adolescente como si eres un adulto responsable de alguno puedes guiarte y comparar que es y que no es aconsejable en estas edades.

1) Tener una vida social. Cuando nos piden que imaginemos a un chico adolescente normalmente lo imaginamos dentro de un grupo de amigos porque es una fase en la que se experimenta y uno se relaciona con sus iguales. Sin embargo, no todos los adolescentes tienen que tener muchos amigos, ni siquiera tiene que gustarles tener amigos. Es perfectamente comprensible que algunos prefieran estar solos. Tal vez se sienten diferentes al resto, incomprendidos o simplemente se aburran en compañía de otros. Si eres padre de alguno así no te agobies y dale tiempo al chico. No puedes obligarle a tener amigos o a salir de casa aunque si aconsejarle si te lo pide. Hacerle ver que si tiene algún problema puede contar contigo.

Que un adolescente no tenga muchos amigos no es importante, sin embargo, si es recomendable que al menos tenga uno con el que pueda contar. Una adolescente que no tenga al menos un amigo con el que poder desahogarse si puede ser motivo de preocupación. Salir de casa, hacer planes, ir al cine, a la playa, jugar a videojuegos... y lo que es más importante, hacerlo con buena compañía.

2) Desarrollar una buena autoestima. ¿Sabías que el 70% de los trastornos mentales adultos tienen su edad de aparición antes de los 24 años de edad? Son los últimos datos dados por Unicef y son escalofriantes. ¿Por qué es así? La adolescencia es una fase con muchos altibajos hormonales y en general los chicos están continuamente viviendo situaciones de estrés, todos sus sentimientos están a flor de piel, por eso la predisposición a tener una crisis de ansiedad o crisis psicótica aumentan en este periodo de la vida. Una crisis psicótica en la adolescencia suele ser la antesala a una psicosis en el futuro, como adultos.

En este sentido, hay que intentar que el adolescente cultive una buena autoestima. Tiene que gustarle su personalidad y su cuerpo, mirar el futuro con optimismo, no pensar siempre en lo negativo y sobre todo, sentirse capaz de afrontar las dificultades de la vida. Para ello la familia tendrá un papel vital, mucho más de lo que se puede creer. Sin embargo, cuando los adolescentes no se sienen apoyados en casa acuden a los amigos a buscar esas carencias. El problema es cuando esas compañías no son las más adecuadas para ellos. A estas edades deben rodearse de personas que les hagan sentirse bien con ellos mismos, que les acepten tal y como son y huir de las personas tóxicas.

3) Conductas sanas. Se ha visto en muchos estudios que los adolescentes más felices y sanos emocionalmente son los que menos drogas toman (alcohol, tabaco y otras drogas de carácter ilegal). ¿Qué significa esto? Que un adolescente estable, con buena autoestima y capacidad de logro no tenderá a buscar su felicidad y entretenimiento en otras fuentes externas, saben que es malo para su salud y buscarán otro forma de enfrentarse a sus problemas (no huyen de ellos).

Por otro lado, también se relacionó la felicidad de los jóvenes con otras conductas de salud como una alimentación saludable y la práctica de deporte. El estudio fue realizado por la Universidad de Evanston en los EEUU y publicado por "Journal of Adolescent Health". En él se entrevistaban a más de 10000 adolescentes y 7 años después se les pasaba el mismo cuestionario, comparando los niveles de felicidad. Los que habían cuidado más su cuerpo tendían a ser más felices de adultos.

4) Las claves de una adolescencia feliz. La pregunta que nos hacemos es: ¿qué necesitan los adolescentes para ser felices? Aprender a confiar en la familia y amigos, tener una perspectiva optimista de la vida, cuidar su cuerpo por dentro y por fuera, tener confianza en uno mismo y capacidad de logro, sentirse capaz de enfrentarse a los problemas de la vida con éxito. ¿Parece difícil? Puede ser, sin embargo, la familia contribuye en gran medida a lograrlo si se apoya al adolescente en todo momento. Aparte de eso, otras conductas que aportan felicidad y que están al alcance de todos son:

-Elegir alimentos saludables y huir de la comida basura. Las verduras y frutas están cargadas de vitaminas y sustancias naturales que ayudan a elevar el ánimo.

-Practicar hobbies que desarrollen las diferentes áreas cerebrales. El dibujo, la música, la lectura (da igual de que tipo, lo importante es leer), la cerámica, las manualidades...

-Realizar algún tipo de actividad deportiva, no importa cual.

-Dormir las horas suficientes.

La adolescencia es una fase para conocerse a sí mismoLa adolescencia es una fase para conocerse a sí mismo

-Elegir compañías sanas que aporten felicidad, comprensión, apoyo y momentos de diversión.

-Pasar de vez en cuando tiempo en familia. Puede no parecerlo or la búsqueda continua por parte del adolescente de libertad y demandas para estar más tiempo con los amigos. Sin embargo, en los momentos duros y difíciles siguen buscando ayuda en la familia, por tanto, el apoyo de la familia debe de ser fundamental.

-Evitar conductas de riesgo como la toma de drogas (alcohol, tabaco o ilegales) y sexo no seguro, con riesgo de ETS o embarazo no deseado.

Artículos recomendados

Comentarios