Menú
Qué es la placa dental y qué consecuencias tiene
PLACA DENTAL

Qué es la placa dental y qué consecuencias tiene

La placa dental es un problema muy común en la sociedad. Lo que muchos desconocen son las consecuencias de tenerla.

Noelia Rodríguez Alvarez

La aparición de placa es probablemente el problema de salud buco-dental más repetido entre la población, pero también uno de a los que menos importancia damos. No duele, como una caries, y en numerosas ocasiones apenas tiene un reflejo estético por lo que es habitual que no pensemos en él como una enfermedad o algo de lo que preocuparse.

Sin embargo es una anomalía de la higiene dental y como cualquier otra debe ser conocida y tratada en la medida justa, especialmente porque de no hacerlo puede tener consecuencias serias en nuestra salud buco-dental. En este artículo de Bekia buscaremos conocer más acerca de la placa y el sarro y orientarte sobre qué hacer cuando aparecen.

Por qué se forma la placa

Lo primero es saber qué es la placa dental y por qué se forma. Diciéndolo de una manera simplificada la placa es una partícula que se crea entre los dientes y las encías debido a los restos de comida que pueden quedar adheridos. Esto no significa que la placa aparezca por no cepillarse los dientes o por no tener una correcta higiene bucal, sino que hay ocasiones en que no es suficiente con el cepillado y la placa aparece igual.

La placa dental se forma a causa de restos de comida que se quedan en los dientesLa placa dental se forma a causa de restos de comida que se quedan en los dientes

También es cierto que hay gente que tiene más tendencia a generar por si misma placa en mayor cantidad. No es nada que resulte preocupante, pero que sí obliga a tenerlo en cuenta y tomar más medidas para solucionarlo. Haciendo una comparativa fácil de entender tener placa dental es como tener caspa. Es una anomalía que puede ser tratada fácilmente, implementando la higiene bucal, pero que tampoco reviste gravedad.

¿Es lo mismo la placa dental que el sarro? Es una duda que solemos tener con frecuencia y es habitual que usemos ambos términos como sinónimos, aunque no lo sean del todo. La placa es una capa de residuos apenas perceptible, incluso transparente. Lo que ocurre es que al pasar el tiempo y no eliminarse empieza a tomar cierta tonalidad blanquecina que incluso puede derivar en amarillenta.

Eso es lo que conocemos como sarro, que vendría a ser una placa con solera. Se vuelve más dura y resulta más difícil de eliminar. No bastará con un cepillado o un enjuague, sino que hay que ir un paso más allá en la higiene bucal y ponerse en manos de un dentista. El sarro es la consecuencia directa de no retirar la placa dental cuando aparece.

Consecuencias de la placa y el sarro

La placa es una capa que se crea en la superficie de los dientes y en las encías pero hay que tener en cuenta que son restos de comida, por lo que provocan gérmenes que, a largo plazo, pueden afectar a nuestra salud buco-dental. Además, e en combinación con la saliva que segregamos de forma natural pueden crear ácidos, dañinos para la dentadura y que pueden acarrear que nuestra salud buco-dental se resienta.

Si no se controla la aparición de placa y sarro pueden tener consecuencias sobre la salud buco-dental tales como gingivitis, que es la inflamación de las encías, o caries y también mal aliento.

Si tienes placa en los dientes tendrás que saber cómo tratarla para encontrar mejoríasSi tienes placa en los dientes tendrás que saber cómo tratarla para encontrar mejorías

Cómo tratar la placa

La forma de evitar que se forme placa en la dentadura y prevenir la aparición de sarro es con una correcta higiene bucal. Cepillarse después de las comidas es algo fundamental pero no siempre basta y es necesario tomar algún tipo de medidas complementarias. Los enjuagues bucales son productos que completan el proceso de limpieza de la boca y en el mercado podemos encontrar varios cuya formulación está pensada especialmente para atacar la placa.

La clave para mantener la placa a raya es tener una higiene bucal no sólo correcta, sino continuada. Así, es importante no saltarse nunca los cepillados -que duren no menos de dos minutos- después de las comidas y lo correcto es no dejar que transcurra más de 15 minutos después de haber comido. El enjuague bucal habrá de utilizarse una vez al día, como por ejemplo de noche, antes de acostarnos. El uso frecuente de hilo dental nos ayudará a eliminar los restos de comida que pudieran quedar entre los dientes y que podrían derivar en la aparición de placa.

Hay alimentos, como el café o el té, que fomentan la aparición de placa. Lo mismo ocurre con el tabaco, que además potenciará ese aspecto amarillento. Los chicles, el bicarbonato y el limón, por el contrario, ayudan a eliminar la placa.

Visita al dentista una vez al año

Cuando la presencia de placa o sarro en nuestros dientes resulta más que evidente se hace necesaria una visita al dentista para profundizar en la higiene bucal. Aunque no se detecte ningún problema en la dentadura se recomienda acudir al dentista una vez al año y es un buen momento para aprovechar y hacer una limpieza en profundidad.

Artículos recomendados

Comentarios