Menú
8 claves para mantener los ojos sanos

SALUD OCULAR

8 claves para mantener los ojos sanos

Si quieres tener tus ojos sanos, descubre algunas claves para conseguirlo.

Sara Poyo Lorenzo

Dicen que los ojos son el espejo del alma y parte de razón tienen. Son uno de los órganos más valorados e importantes del cuerpo para nosotros. Los seres humanos somos animales muy visuales y y justo por eso debemos tratar con mimo a nuestros ojos. Solo tenemos unos y nos tienen que durar toda la vida. Por eso, os dejamos a continuación unas claves para mantenerlos sanos.

Hazte chequeos de forma regularHazte chequeos de forma regular

8 claves para mantener tus ojos sanos

1) Hazte chequeos de forma regular. Hay algunas enfermedades en los ojos que no presentan síntomas al principio y que solo pueden detectarse si acudes de forma regular al oftalmólogo o en su caso a un optometrista. La diferencia que hay es que el primero es un médico especialista en los ojos y está capacitado para operar en caso necesario, el segundo se centra en las enfermedades más frecuentes y no pueden operar. Los dos pueden hacerte un examen ocular, así que cualquiera de las dos opciones son buenas.

Mucha gente no se toma este tema en serio pero lo cierto es que enfermedades graves como el glaucoma solo pueden detectarse de esta manera. La buena noticia es que con el tiempo suficiente puede incluso prevenirse si se siguen las pautas correctas.

En un examen ocular rutinario te preguntarán por tu historia clínica y la de tu familia, te harán pruebas para comprobar si tienes hipermetropía, miopía, astigmatismo o vista cansada. Por último estudiarán la capacidad de tus ojos para comprobar como se contraen, dilatan y trabajan juntos, mirando además el fondo del ojo.

2) Utiliza unas lentes adecuadas. Independientemente del tipo de gafas que uses deberás comprobar que están limpias y sin rallar. Utilizar una lente vieja, poco nítida hace que los ojos se esfuercen más para ver lo mismo.

3) Lleva siempre contigo unas gafas de sol. Son un complemento que pegan con todo tipo de ropa, con ellas siempre irás a la moda, pero lo más importante es su función. Incluso si es invierno es una obligación llevar en tu bolso unas gafas de sol que protejan tus ojos de los rayos ultravioletas. Lo ideal son unas que bloqueen el 99% de los rayos UV-A y UV-B. Proteger los ojos de los rayos ultravioletas no es una broma. ¿Sabías que si estamos mucho tiempo expuestos a ellos sin la protección adecuada aumentas el riesgo de sufrir cataratas en el futuro? Es porque con la exposición prolongada se producen daños a nivel macular.

4) Si puedes, evita los lugares cerrados y secos, o al menos estate el mínimo tiempo posible. Si por los motivos que sean no puedes evitarlos tendrás que intentar mantenerte lo mejor hidratado posible. Consume mucha agua e intenta parpadear con frecuencia. La idea es que los ojos no se resequen y se enrojezcan. Por otro lado, en las farmacias venden unas gotas especiales indicadas para este tipo de situaciones, son las lágrimas artificiales. Por otro lado, si acudes al oftalmólogo y le cuentas tu situación puede recetarte gotas especiales para mantenerlos húmedos y sanos.

5) Sigue una alimentación rica en:

-Vitaminas A, C y E. En nuestra retina tenemos unas células especializadas llamadas conos y bastones, cada una de ellas se especializan en un tipo de visión y ambas se "alimentan" de vitamina A. Si nos aseguramos de tomar las cantidades adecuadas de vitamina A, C, E y otros minerales como en magnesio y el zinc estaremos retrasando el envejecimiento de la retina y el daño macular, vital para evitar enfermedades como las cataratas y mantener los ojos sanos. En general todas las verduras y frutas son buenas para los ojos pero en especial las coles, las espinacas, el maíz, las zanahorias, la calabaza, las naranjas, ciruelas y otros cítricos nos aportarán esa dosis extra de vitaminas que necesitamos para unos ojos sanos.

-Ácidos grasos omega-3. Los podemos encontrar en los huevos y pescados grasos como el salmón, sardinas y atún. Segú un estudio publicado en la revista Archives of Ophthalmology en el año 2011, las personas que comían al menos una vez a la semana este tipo de pescados tenían un 42% menos de probabilidades de desarrollar degeneración macular que aquellos que lo comían una vez al mes.

6)Haz un buen uso de las pantallas. Ahora más que nunca la gente utiliza el ordenador para todo: para trabajar, para estudiar, para ver películas, para pasar su ocio... En definitiva, hemos aumentado el tiempo que pasamos tras las pantallas y eso hace que nuestros ojos tarde o temprano se resientan. ¿Qué podemos hacer entonces?

-La distancia entre la pantalla y tu debe de ser al menos de 40 cm y tiene que estar frente a ti, ni por debajo ni por encima, así el ojo no tendrá que acomodarse continuamente a la pantalla. Si a esa distancia es dificil para ti leer las letras entonces aumenta el tamaño de la fuente, pero no acerques a ti el ordenador a menos de 40 cm.

-Evita los reflejos. Una pantalla antireflejos es la mejor solución, si para evitarlos apagas la luz o bajas la persiana solo conseguirás que tus ojos hagan más esfuerzo, los estarás forzando.

-Haz descansos cada 20 minutos. Estos descansos no tienen porque ser largos. Basta con que cada 20 minutos mires a una distancia de 6 -7 m aproximadamente con el fin de que nuestro ojo de relaje y no esté continuamente acomódandose a distancias cercanas. Tienes que estar así al menos 20-30 segundos mientras parpadeas frecuentemente, asi también evitarás al sequedad del ojo.

7) Ten cuidado al echarte rímel. Si te lo echas es mejor aplicarlo por fuera y no por dentro, así evitaremos taponar los conductos Meibomio, son esas pequeñas glándulas que se distribuyen por todo el largo del ojo y que lo mantienen húmedo. Además, es recomendable deshacerte del rímel 3 o 4 meses después de usarlo por vez primera porque hay riesgo de que se desarrollen bacterias dentro del tubo.

Lleva siempre contigo unas gafas de solLleva siempre contigo unas gafas de sol

8) Haz un buen uso de las lentillas. Sigue todas las recomendaciones de los oculistas. Es decir, nunca te vayas a dormir con ellas puestas, después de su uso límpialas con suero fisiológico y nunca las humedezcas con saliva, la boca está llena de bacterias y si haces esto te las estarás metiendo directamente en el ojo, podrías acabar con conjuntivitis.

Artículos recomendados