Menú
Botox para curar la migraña

MIGRAÑAS

Botox para curar la migraña

El botox tiene diferentes usos, y uno de ellos es utilizarlo para mitigar el dolor de la migraña.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Normalmente se asocia el botox para tratamientos estéticos, pero esta sustancia puede tener más usos de los que te puedas imaginar. El Botox (onabotulinumtoxin A) es un fármaco paralítico muscular inyectable que se usa para prevenir la migraña. Había sido aprobado como un tratamiento médico para la rigidez muscular severa y el uso cosmético para suavizar las arrugas antes de que fuese aprobado en 2010 para la prevención de migrañas crónicas.

Cuando se usan para la prevención de la migraña, las inyecciones de Botox se programan cada tres meses aproximadamente porque los efectos no son permanentes. Con el tiempo, la mayoría de las personas que experimentan una disminución en la frecuencia y gravedad de la migraña con Botox pueden recibir inyecciones menos frecuentes.

En España más de un millón y medio de personas padecen migraña crónica y esto significa que más de medio mes sufren dolores de cabeza intentos y agudos que les hacen sentirse incapacitados para trabajar o realizar cualquier actividad cotidiana. Más del 70% de los pacientes con migraña presentan una discapacidad grave y 14% moderada. Muchas personas escogen fármacos para aliviar los síntomas pero no encuentran un alivio que sea efectivo realmente. El tratamiento con toxina botulínica, más conocida como bótox, da esperanza a las personas con migraña por sus altos niveles de éxito.

En España más de un millón y medio de personas padecen migraña crónicaEn España más de un millón y medio de personas padecen migraña crónica

Cómo funciona el Botox

Botox se deriva de una toxina producida por la bacteria Clostridium botulinum. La toxina bloquea temporalmente la liberación de sustancias químicas involucradas en la señalización nerviosa, disminuyendo la actividad muscular. La ingestión accidental de la toxina a través de alimentos en mal estado puede causar una enfermedad conocida como botulismo, que produce una parálisis muscular peligrosa en todo el cuerpo. Esto puede ser fatal porque puede interferir con la respiración y la función cardíaca mucho antes de que desaparezcan los efectos de la toxina.

Pero cuando se usa adecuadamente con fines terapéuticos o cosméticos, la toxina botulínica se aísla y se coloca en una solución líquida para una inyección cuidadosamente dirigida que solo paraliza los músculos inyectados, lo que reduce en gran medida las preocupaciones asociadas con los efectos sistémicos. La parálisis muscular producida por los tratamientos con Botox dura algunos meses, por lo que pueden ser necesarias inyecciones repetidas.

El Botox puede producir efectos secundariosEl Botox puede producir efectos secundarios

Cómo ayuda el Botox a las migrañas

La comprensión de cómo Botox puede ayudar a las migrañas aún se está desarrollando. La idea detrás de Botox para la prevención de la migraña ha sido durante mucho tiempo que paralizar los músculos de la cabeza previene la contracción muscular que puede contribuir a los dolores de cabeza. Sin embargo, esta teoría ha sido cuestionada porque el Botox está más establecido como profilaxis de la migraña y no se ha encontrado efectivo para prevenir los dolores de cabeza por tensión.

Parece ser que la toxina botulínica también puede tener un impacto en la liberación de neurotransmisores en el cerebro y en los receptores del dolor del cerebro.

Efectos secundarios y advertencias

El Botox puede producir efectos secundarios. Siempre debe ser inyectado por un profesional capacitado. Si su anatomía es asimétrica, o si la dosis que recibes no es exactamente igual en los lados izquierdo y derecho, puede desarrollar una apariencia facial ligeramente desigual durante algunos meses hasta que el medicamento comience a desaparecer. Otros efectos secundarios que pueden ocurrir incluyen:

  • Debilidad muscular
  • Caída de los ojos
  • Opresión de la piel
  • Parestesias
  • Rigidez en el cuello
  • Dolores en el cuello

Técnicamente, el Botox es una toxina, no una infección. Pero algunas personas desarrollan una inmunidad a la toxina, haciéndola inefectiva. Puedes desarrollar esta reacción ya sea que estés recibiendo Botox por enfermedad muscular, razones estéticas o prevención de la migraña.

Si vas a utilizar el botox por cuestiones médicas, lo primero que tendrás que hacer es hablar con tu médico para saber qué opción es la más adecuada para ti o si existen otras alternativas que puedas escoger.

Artículos recomendados