Menú
El cáncer de mama y la dieta baja en grasas

CÁNCER DE MAMA

El cáncer de mama y la dieta baja en grasas

Una dieta baja en grasas puede potenciar una mejor recuperación en mujeres con cáncer de mamá.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Existen investigaciones que muestran cómo el consumir menos grasa en la dieta diaria puede ser necesario para mejorar la tasa de supervivencia de una persona después de haber sido diagnosticado con cáncer de mama. Alrededor de 1 de cada 8 mujeres pueden ser diagnosticadas con cáncer de mama invasivo en algún momento de sus vidas.

Si el cáncer solo está en el seno y no está en otras partes del cuerpo, el 99% de las personas que reciben el diagnostico de cáncer de mama pueden vivir libres de cáncer por un mínimo de 5 años después de haberlo superado. Si el cáncer, por el contrario, se ha extendido a los ganglios linfáticos circundantes, será el 85% de las pacientes con este tipo de cáncer quienes tengan la misma tasa de supervivencia libre de cáncer después de superarlo de 5 años. En cambio, la tasa baja drásticamente al 27% de supervivencia si el cáncer está extendido a otras partes del cuerpo.

 Existen algunos estudios que revelan que la obesidad, aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama Existen algunos estudios que revelan que la obesidad, aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama

Factores que influyen en las tasas de supervivencia

Existen algunos factores que influyen en las perspectivas de los y las supervivientes. Existen algunos estudios que revelan que la obesidad, aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama y que acabe siendo mortal, en nada menos que en el 35 y 40% de los casos.

Por tanto, seguir una dieta baja en grasas puede tener un fuerte impacto en el cáncer y en la supervivencia del paciente. Los hallazgos de este estudio fueron publicados en la revista JAMA Oncology. En el estudio los investigadores se propusieron volver a examinar los resultados del ensayo cínico aleatorio de la Iniciativa de la Salud de la Mujer, y mostró que había una asociación preliminar entre una mejor supervivencia general y una dieta baja en grasas después de un diagnóstico de cáncer de mama.

Este ensayo después investigo a 48.835 mujeres posmenopáusicas que se inscribieron en el estudio entre 1993 y 1998. En ese momento, sin embargo, el ensayo no ofreció información sobre si la perspectiva mejorada se debía a los hábitos alimenticios que tenían las mujeres antes de desarrollar cáncer de mama. Además, existía la posibilidad de que una dieta baja en grasas mejorara otros resultados de salud que no están relacionados con el cáncer de mama. Por lo tanto, las vidas más largas podrían haber sido debido a estos otros resultados.

Entonces, para aclarar estas dudas, se realizó un estudio con ensayo aleatorizado. Investigaron a 19.541 mujeres diagnosticadas con cáncer de mama que redujeron su ingesta de grasas en la dieta en un 20% como mínimo y aumentaron la cantidad de frutas y verduras en su dieta habitual. Los investigadores también examinaron un grupo de control de 29.294 de pacientes con cáncer de mama que continuaron sus dietas habituales. 

Un cambio en la dieta, puede influir significativamente en el resultado del cáncer de mamáUn cambio en la dieta, puede influir significativamente en el resultado del cáncer de mamá

El estudio reveló que la supervivencia global del cáncer de mama fue significativamente mayor para las mujeres en el grupo de intervención dietética que en el grupo de comparación de dieta habitual. De hecho, la tasa de supervivencia a 10 años para las mujeres que consumieron menos grasa fue del 82% en comparación con el 78% del grupo control. También se registraron menos muertes en el grupo de investigación que tuvieron una dieta baja en grasas en comparación con el grupo que comía sin tener en cuenta esto. Exactamente, 120 mujeres murieron en el grupo control en comparación con las 68 que murieron en el grupo que consumía una dieta baja en grasas.

Todo esto quiere decir, que un cambio en la dieta, puede influir significativamente en el resultado del cáncer de mamá, puede ayudar a que la paciente pueda vivir más tiempo o incluso que supere el cáncer de mama con éxito. Para conseguir estos beneficios las pacientes deberán tener este estilo de alimentos por siempre y no solo de forma puntual.

Artículos recomendados