Menú
Cómo cepillarte bien los dientes paso a paso

HIGIENE BUCAL

Cómo cepillarte bien los dientes paso a paso

¿Seguro que sabes lavarte bien los dientes? No te pierdas esta guía paso a paso para que te conviertas en un experto en el cepillado de los dientes.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

En principio todo el mundo sabe lavarse los dientes, pero después, a la hora de la verdad, ¡pocas personas podrían enseñarte detalladamente cómo debes lavarte los dientes paso a paso! Hacerlo bien es fundamental para tener una buena salud buco dental por lo que es necesario que a partir de hoy te laves los dientes con precisión. Si crees que no lo haces todo lo bien que debieras, sigue este paso a paso para hacerlo bien a partir de hoy mismo.

El hilo dental

Antes de cepillarte debes usar el hilo dental (¡muchos piensan que deben usarlo al final!). El hilo dental es una parte de la salud oral increíblemente importante, pero a menudo descuidada por muchos. Puede ser doloroso al principio, especialmente si no tienes la costumbre de usar hilo dental regularmente, pero trata de que sea parte de tu rutina diaria. 

El hilo dental puede alcanzar las pequeñas grietas entre sus dientes que un cepillo de dientes no es capaz de hacer. Si haces del hilo dental un hábito, definitivamente notarás una diferencia en la forma en que sientes tu boca y sobre todo, en su limpieza.

Antes de cepillarte debes usar el hilo dentalAntes de cepillarte debes usar el hilo dental

Prepara bien tu cepillo de dientes

Una vez que hayas terminado de usar el hilo dental, humedece su cepillo de dientes con agua y aplica una tira fina de pasta de dientes. En la tienda encontrarás muchos tipos de pasta de dientes, así que escoge teniendo en cuenta tus propias preferencias. Trata de usar uno que contenga fluoruro, que protege los dientes contra las caries y también las previene.

Empieza por la parte de atrás

Muchas personas comienzan lavándose los dientes por la parte de delante, ¡grave error! Tienes que empezar por los molares o sus dientes posteriores, en un lado de su boca y cepillar en el sentido de las agujas del reloj. Apunta las cerdas hacia la línea de la encía en un ángulo de 45 grados. Cepilla con movimientos cortos y circulares durante aproximadamente 20 segundos.

Rotar el cepillo

Después de 20 segundos (puedes contar mentalmente), gira el cabezal del cepillo lejos de la línea de la encía para que las cerdas cepillen la superficie del diente, eliminando la placa y las partículas de alimentos que se te hayan quedado.

Cepilla también en el sentido contrario

Continúa cepillando en el sentido de las agujas del reloj, terminando con los molares inferiores en el otro lado de la boca. Repite los pasos dos y tres para las superficies internas de los molares superiores e inferiores.

Los dientes no son las únicas cosas en la boca que deben limpiarseLos dientes no son las únicas cosas en la boca que deben limpiarse

Cepilla detrás de los dientes frontales superiores

Cepilla la superficie lingual o posterior de los dientes frontales superiores utilizando la punta de la cabeza del cepillo de dientes. Dirige as cerdas hacia la línea de las encías y utiliza un movimiento rápido hacia abajo en la superficie del diente. Repite esto dos o tres veces para una limpieza más completa.

Cepilla detrás de los dientes frontales inferiores

Apunta las cerdas de la punta del cepillo de dientes hacia la línea de las encías y mueve las cerdas hacia arriba y lejos de la línea de las encías en un movimiento de barrido. Repite este paso dos o tres veces más.

Cepilla las superficies superiores de los dientes

Cepilla la parte superior, barriendo en las superficies de los premolares y molares superiores e inferiores con un movimiento circular.

Cepilla la lengua y el interior de las mejillas

La mayoría de personas olvidan este paso tan importante. Los dientes no son las únicas cosas en la boca que deben limpiarse. Tu lengua, el techo de tu boca y el interior de tus mejillas también pueden contener partículas de comida, placa y bacterias que hacen que tu aliento huela mal. Al igual que tus dientes, merecen una buena limpieza. Con un movimiento suave y circular, cepilla bien la lengua, el interior de las mejillas y el paladar.

¡Y acaba con un buen enjuague bucal!

Artículos recomendados