Menú
Cómo identificar el trastorno límite de la personalidad

TRASTORNO

Cómo identificar el trastorno límite de la personalidad

No es sencillo identificar el trastorno límite de la personalidad, por eso, no te pierdas estos consejos para hacerlo.

Sara Poyo Lorenzo

El trastorno límite de la personalidad es un conjunto de comportamientos que se caracterizan por una gran inestabilidad en las relaciones con los demás, la percepción que se tiene de si mismo y las emociones, unido a una gran impulsividad. Sus síntomas suelen aparecer más comúnmente durante la adolescencia aunque también hay casos al principio de la edad adulta. Por otro lado, afecta principalmente a mujeres, siendo ellas dos tercios de los afectados totales y en comorbilidad con otros trastornos como el abuso de drogas o trastornos de la alimentación.

Al principio los familiares creen que es debido a un problema de edad y que se pasará con el tiempo, sin embargo, no es así. Los trastornos de la personalidad son crónicos y no desaparecen nunca del todo, aunque si mejorar notablemente la vida de la persona cuando se tratan.

Las personas con un trastorno límite pasan continuamente de un poco a otro, unido de la mano a la impulsividadLas personas con un trastorno límite pasan continuamente de un poco a otro, unido de la mano a la impulsividad

Características del trastorno de personalidad límite

Los criterios para su diagnóstico puedes encontrarlos en los manuales DSM-V o CIE-10. Sin embargo, a continuación te dejamos con las características más importantes explicadas para que te sea más fácil identificarlo tanto en los demás como contigo mismo.

1) Inestabilidad emocional

Las personas con un trastorno límite pasan continuamente de un poco a otro, unido de la mano a la impulsividad. En unas ocasiones pueden sentirse muy excitados o eufóricos para sentirse repentinamente abatidos y depresivos, entre un episodio y otro se intercalan momentos de ira que se pagan con las personas más cercanas a ellos. Los momentos de felicidad son cortos en comparación con los de ira y angustia.

2) Miedo al abandono

Las personas tienen un miedo patológico a quedarse solas y hacen de todo para evitarlo. Al principio, cuando hay sospechas (por supuesto, infundadas) de que las personas importantes para él o ella quieren alejarse responden con ira, malinterpretan las situaciones y catastrofizan las señales. Por ejemplo, pueden interpretar un "hoy no puedo quedar contigo" como "no me apetece quedar contigo porque me aburres y ya no me importas". En estos casos la persona con un trastorno límite entra en cólera y desata su ira contra el otro. En otras ocasiones puede responder de forma contraria, con sumisión.

3) Inestabilidad en las relaciones

Normalmente acaban solas porque los demás acaban cansándose de ellas. Al principio de la relación hay una idealización de la pareja, que se pasa a ver como su alma gemela, otorgándole todo tipo de poder sobre su persona, giran toda su vida en torno a él y lo idealizan, ven a la pareja como un dios que le salva de si mismo y les da la felicidad que siempre habían buscado.

Sin embargo, a la vez tienen mucho miedo de que puedan descubrir su verdadera personalidad (inestable) y que eso les asuste, les haga huir. Por eso, al cabo de un tiempo (cuando más enganchadas están a la pareja) empiezan a buscar indicios de que algo va mal en la relación aunque para nada sea así, buscan "excusas" para discutir continuamente.

Si por el contrario, la relación se estabiliza y no hay sospechas de que algo vaya mal es la propia persona la que se frustra y acaba rompiendo la relación. Las expectativas que tienen respecto a lo que tiene que ser una relación "ideal" son tan altas que si no se sienten completamente felices comienzan a experimentar un sentimiento de vacío y creen que se han equivocado de persona.

Entonces comienzan a buscar a otra persona nueva a la que engancharse con la esperanza de que sea quien realmente la haga sentir feliz. No se dan cuenta de que la llave de la felicidad la tenemos nosotros mismos y no los demás. Con la nueva pareja pasará absolutamente lo mismo, la idealizarán al principio para después entrar en un bucle de euforia, angustia e ira.

4) Sentimiento de vacío y soledad constante

Tienen un vacío crónico y difícil de eliminar. Cuando esto ocurren optan por realizar conductas impulsivas potencialmente dañinas para si mismas. No entienden que puedan llegar a tener pareja ni que quieran estar con ellos porque su autoestima está por los suelos. En el fondo se consideran un desastre.

La ira que se tienen asi mismo les lleva a autolesionarse y a veces les incita al suicidioLa ira que se tienen asi mismo les lleva a autolesionarse y a veces les incita al suicidio

5) Autolesiones e intentos de suicidio

La ira que se tienen asi mismo les lleva a autolesionarse y a veces les incita al suicidio. También suelen hacerlo como una forma de manejar a los demás para que estén pendientes de ellos y evitar así el abandono. El chantaje emocional a veces surte efecto, en otras la pareja, amigos y familiares acaban cansándose.

Por otro lado, tienen descontrol y realizan conductas perjudiciales para ellas mismas, por ejemplo: abuso de alcohol y otras drogas, sexo no seguro, infracción de la ley, atracones de comida con o sin vómitos, conducción temeraria, etc.

6) Autoimagen inestable

No tienen muy clara su identidad y cada poco andan cambiando de grupo de referencia. Por ejemplo, un día pueden acudir a una terapia de grupo para alcohólicos y a las dos semanas dejar de ir porque ya no se identifica con ellos. Son personas que también pueden cambiar su identidad sexual fácilmente para sentirse parte de un colectivo en un momento concreto. Hay muchas personas con personalidad límite que han sido diagnosticados con otro trastorno y debido a lo su capacidad para mimetizarse con otros el problema de la personalidad límite pasa desapercibido hasta mucho después.

7) Ponen a prueba a las personas cercanas

Como tienen ese miedo intenso a la soledad y además son muy inseguros ponen "pruebas" a los demás para ver como reaccionan y comprobar si realmente son importantes para ellos. Por ejemplo, pueden pedirles a alguien que llamen a la pareja y que flirteen con él o ella para ver como responden, también pueden llegar tarde a una cita a propósito y espiar tras una esquina como reaccionan, si se quedan a esperar o si se marchan. A veces cuando no es la pareja a la que ponen a prueba son amigos o familia, necesitan asegurarse de que les quieren. Este tipo de comportamientos solo consiguen alejar más a sus seres queridos.

8) Pensamiento dicotómico

Las personas con una personalidad límite tienen una forma de pensar dicotómica, en blanco y negro. Pasan de un extremo a otro con rapidez, por eso sus relaciones están basadas en el amor- odio con la gente. O les encanta una persona o la odian, no hay términos medios, quien hace un mes era una persona maravillosa puede convertirse al día siguiente en un traidor y en el peor monstruo del planeta.

Artículos recomendados