Menú
Qué es un vello encarnado

PIEL

Qué es un vello encarnado

El vello encarnado puede producir muchas molestias, además de ser bastante antiestético. Descubre en qué consiste exactamente y qué puedes hacer para remediarlo.

Antonia Torres Gutiérrez

Un vello encarnado es aquél que crece debajo de la piel, normalmente después de una depilación o del afeitado. Cuando esto ocurre, la piel se inflama y aparecen bultos que a menudo se infectan pudiendo producir bastante molestias. Tener un vello encarnado no le gusta a nadie y además, puede incluso ser bastante antiestéticos, además de dolorosos.

Normalmente, las personas que tienen el vello rizado y muy grueso, suelen sufrir más a menudo este tipo de problemas después de extraer los vellos. No obstante, cualquier persona ya sea hombre o mujer que se depile, puede verse afectado por el vello encarnado.

Si este es tu caso, no te pierdas los siguientes consejos para que puedas evitar en la medida de lo posible que esto ocurra. Además, encontrarás algunos remedios para tratar el vello encarnado una vez que ya ha aparecido.

Cómo distinguir un vello encarnado

Es muy fácil confundir un vello encarnado con una espinilla porque los síntomas de ambos son muy similares, para distinguirlos puedes guiarte por estos síntomas comunes del vello encarnado:

Es muy fácil confundir un vello encarnado con una espinilla Es muy fácil confundir un vello encarnado con una espinilla

- Aparición de pápulas, que es un pequeño abultamiento de la piel con forma bastante redondeada y con una consistencia bastante dura.

- Pequeñas lesiones en la piel que incluyen pus, son similares a las ampollas.

- Hiperpigmentación en la zona de la piel donde se encuentre el vello encarnado.

- Fuerte picor y bastante dolor.

- El síntoma más significativo, es que aparecen vellos enquistados bajo la piel.

El hirsutismo es una de las causas del vello encarnado

Este tipo de trastorno suele afectar más a los hombres que a las mujeres, normalmente los varones tienen el vello más grueso y la piel sufre muy a menudo con el afeitado. También los hombres suelen cuidarse menos la piel y el no utilizar productos específicos para el tipo de piel y para el afeitado, puede favorecer que la aparición de los vellos encarnados.

En los hombres, el vello encarnado suele salir en la zona de afeitado de la barba, en el mentón, en los pómulos y sobre todo en el cuello. Muchos hombres que se afeitan a menudo la cabeza, pueden padecer este trastorno y tener vello encarnado en esa zona.

En el caso de las mujeres, las zonas más propensas a la aparición del vello encarnado es en las axilas, en la linea del bikini y en las piernas. Tener un vello encarnado de vez en cuando no es algo preocupante, aunque te puede resultar bastante molesto, pero si sueles tenerlos de una forma continuada es recomendable que lo consultes con tu médico.

A veces, este trastorno puede estar causado por un crecimiento excesivo del vello, en ocasiones como consecuencia de un desajuste hormonal, como puede ser el síndrome del ovario poliquístico. Quizá no sea tu caso y simplemente se deba a un problema de la piel, pero es mejor que el médico te vea por si fuese necesario aplicar algún tratamiento.

¿Cuáles son las causas que favorecen la aparición del vello encarnado?

La causa principal es la propia forma del vello y la dirección en la que crece, que favorece que al cortarlo, vuelva a introducirse bajo la piel. Los vellos rizados y muy gruesos, crecen generalmente muy apretados, cuando se rasura este vello, sobre todo si se hace en seco, se crea un borde afilado. Al crecer curvado el vello vuelve a introducirse bajo la piel, además muy fácilmente por ese borde afilado que rompe la piel sin ningún problema.

El vello encarnado también puede aparecer por otros motivos, por ejemplo:

- Si tensas mucho la piel al afeitarte, lo que provocas es que el vello se retraiga de forma que solo cortas la parte más superior, el vello se vuelve a introducir en la piel sin que llegue a crecer y salir hacia fuera de nuevo. De esta forma se enquista el vello y aparecen los síntomas que pudiste ver más arriba.

- La depilación con pinzas, al tirar del vello puede ser que la parte más inferior se rompa sin llegar a extraerse, lo que hace es que se encarna en lugar de crecer de forma natural rasgando la piel.

Los vellos rizados y muy gruesos, crecen generalmente muy apretadosLos vellos rizados y muy gruesos, crecen generalmente muy apretados

La inflamación aparece como una reacción lógica del organismo ante un elemento extraño.

¿Puedo sufrir complicaciones a causa del vello encarnado?

Por lo general, el vello encarnado no supone ningún problema más allá del estético o de una pequeña molestia, aunque si tu caso es crónico y lo padeces a menudo, puedes tener algunas complicaciones derivadas de este problema, como por ejemplo:

- El picor puede hacer que te rasques demasiado y puedes provocarte una infección bacteriana.

- Queloides, que son cicatrices donde se ha acumulado un exceso de tejido cicatricial, la piel queda dañada y es muy difícil de eliminar.

- Hiperpigmentación, la zona de la piel donde se ha producido la lesión se oscurece.

Cómo impedir el vello encarnado

Puedes seguir estos consejos que te ayudarán en la prevención de este problema:

- Antes del afeitado es recomendable que apliques calor sobre la piel, puedes hacerlo utilizando agua tibia. En las piernas, puedes utilizar una esponja exfoliante para favorecer que el vello salga fuera de la piel.

- Utiliza siempre productos específicos para el afeitado, procurando en la medida de lo posible que estén diseñados para la zona del cuerpo en concreto que vayas a rasurar.

- No estires la piel mientras te estás afeitando.

- Limpia bien la cuchilla después de cada pasada, de esta manera evitarás infectar la piel con vellos que hayan quedado en la maquinilla.

- Enjuaga bien la piel con agua fría después de cada afeitado y aplícate una loción específica. Este paso es muy importante porque así ayudarás a que los poros de la piel se contraigan.

Como último consejo, evita afeitarte muy a menudo porque es la mejor manera de dejar que el vello crezca de forma natural y atraviese la piel. Si no esperas unos días entre cada rasurado, estarás cortando solo la punta del vello y fomentando que este se retraiga y aparezca el vello encarnado. No obstante, no dudes en acudir a tu médico si el problema es muy persistente, quizá tu problema sea de otra índole y solo el especialista podrá asesorarte.

Artículos recomendados