Menú
Cómo mejorar la circulación de las piernas si tienes diabetes

CIRCULACIÓN

Cómo mejorar la circulación de las piernas si tienes diabetes

Si tienes diabetes y en algún momento has sentido que se te duermen las piernas o tienes hormigueo, a continuación conocerás los motivos y qué precauciones tomar al respecto.

Ana M. Longo

xfLa diabetes afecta gravemente a los nervios. Más de un 50% de personas que conviven con esta enfermedad conocen esta relación con el sistema nervioso y la sufren en la propia piel. La glucosa del diabético se acumula en la sangre, y es que también es un indicativo a tener en cuenta para su diagnóstico.

El sistema circulatorio es el eje de la diabetes. Gracias a su función se goza de mejor salud y la persona se siente más fuerte emocionalmente. Para tener una óptima circulación lo conveniente es cuidarse tanto con la práctica de deporte, o ejercicios simples donde haya que mover manos y dedos de los pies o rotar los tobillos, ejercitar las piernas, como con el correcto hábito alimenticio.

Podemos entender que existe un problema de circulación, cuando las manos, piernas y pies están hinchados o las uñas son demasiado frágiles. Estas complicaciones y otras, las sufre una persona diabética. El torrente sanguíneo se ve afectado, por la asociación a niveles altos de azúcar. Debe controlarse el colesterol y grasas para que exista un normal flujo sanguíneo.

Cuidar las piernas cuando se tiene diabetes es de suma necesidadCuidar las piernas cuando se tiene diabetes es de suma necesidad

Cuidar las piernas cuando se tiene diabetes es de suma necesidad. Sin el cuidado adecuado, el doliente puede tener complicaciones y aquejarse de inflamación e insensibilidad en la zona. Esta patología vascular afecta a la persona pero también a su modo de vida, por lo que no debe ignorarse. Sentir dolor en las piernas es común en una persona diagnosticada de diabetes. Por normal general sienten:

-Pesadez.

-Hormigueo, comenzando en los pies y subiendo por las piernas.

-Pinchazos.

-Calambres en las piernas o "síndrome de piernas inquietas".

-Fragilidad.

-Incapacidad, llegando incluso a no lograr levantarse solos.

-Hipersensibilidad cutánea.

-Enrojecimiento.

-Sequedad.

-Picor.

-Varices.

-Úlceras venosas.

-Dermatitis.

-Eccemas.

-Entumecimiento. Cuando el paciente padece de entumecimiento o problemas en los nervios, el hecho de producirse heridas puede ser un verdadero obstáculo, ya que pueden ni darse cuenta.

Los pacientes que sufren diabetes, deben escuchar y cumplir las recomendaciones de su médicoLos pacientes que sufren diabetes, deben escuchar y cumplir las recomendaciones de su médico

Consejos para mejorar la circulación

No te pierdas estos consejos para mejorar la circulación de tus piernas si tienes diabetes:

-Controlar la glucemia.

-Conseguir un equilibrio de la glucosa en sangre.

-Analgésicos para las molestias.

-Beber litro y medio o dos litros de agua diarios, limpiará el organismo y permitirá la entrada de oxígeno. Reducir el consumo de sal.

-Hidratar con cremas o aceites las epidermis.

-Para depilarse, utilizar preferiblemente cera fría, que activa la circulación.

-Evitar tomar demasiado tiempo el sol y que incida en las piernas, al igual que ocurre con saunas.

-Tomar alimentos ricos en fibra ya que reduce la grasa del cuerpo.

-El ajo permite mejorar la circulación.

-Tomar alimentos ricos en potasio como los frutos secos o el pescado.

-La cola de caballo, el diente de león o el romero mejoran la activación del sistema circulatorio.

-Poner las piernas en alto, con una almohada o taburete. En el trabajo utilizar también un reposapiés.

-Dejar de fumar. Las arterias puede verse reducidas por ese mal hábito y perjudicar la circulación sanguínea.

-No permanecer sentado, ni de pie, durante mucho tiempo. Dar frecuentes paseos.

-No cruzar las piernas.

-No utilizar ropa muy ajustada en la zona afectada.

-Nadar, caminar o correr, montar en bici, a ser posible mejor en superficies que amortigüen el golpe. Ejercicios aeróbicos en general.

-Duchas de agua fría.

-Realizar masajes con fuerza en las extremidades, también es un acto que estimula el torrente sanguíneo.

-En el caso de tener heridas o llagas en los pies, es conveniente no practicar deporte hasta que no estén curadas. En caso contrario, el tiempo de curación puede alargarse demasiado.

Los pacientes que sufren diabetes, deben escuchar y cumplir las recomendaciones de su médico, para así prevenir muchas complicaciones posteriores. Y ante síntomas evidentes, ser rápido para detener el daño. El diagnóstico precoz y la prevención son dos normas que pueden marcar la diferencia. Es importante ser constante e instaurar en la rutina diaria unos hábitos de vida saludables y responsables.

Artículos recomendados