Menú
Cómo tratar la epilepsia

EPILEPSIA

Cómo tratar la epilepsia

La epilepsia es una enfermedad del sistema nervioso que debe ser tratada correctamente para evitar que empeore.

Sergio Gallego Uvero

La epilepsia es una enfermedad del sistema nervioso que se produce a causa de un exceso en la actividad eléctrica de las neuronas del cerebro. La persona que padece epilepsia suele sufrir una serie de ataques en forma de convulsiones que provocan la pérdida del conocimiento. Ello provoca que sea una enfermedad bastante impactante para la población y no sepa cómo actuar correctamente ante un ataque epiléptico. Un buen tratamiento de la epilepsia puede ayudar a rebajar los síntomas y hacer que la persona pueda llevar una vida lo más normal posible. Incluso en algunos casos, el tratamiento puede permitir a curar dicha enfermedad.

El mejor tratamiento posible y por consiguiente el más efectivo es el farmacológicoEl mejor tratamiento posible y por consiguiente el más efectivo es el farmacológico

Control médico

Una vez la persona ha sido diagnosticada con epilepsia, es esencial el seguir un buen control médico para poder observar con detenimiento la evolución del paciente. A raíz de ello, el especialista aconsejará cuál es el mejor tratamiento posible para contrarrestar dicho problema del sistema nervioso.

Tratamiento farmacológico

El mejor tratamiento posible y por consiguiente el más efectivo es el farmacológico. Los fármacos van a ayudar a la persona a controlar los diferentes ataques que pueda padecer además de rebajar el número de crisis. El médico será el encargado de recetar aquellos medicamentos que son más eficaces para tratar la citada epilepsia.

Cirugía

En algunos casos más graves, los fármacos resultan poco eficaces y hay que recurrir a la cirugía. Tras un examen exhaustivo por parte de un grupo especializado en el tema, se puede llegar al extremo de intervenir quirúrgicamente la parte del cerebro que se encuentra dañada. Se trata de una intervención bastante complicada y peligrosa ya que se accede a la zona cerebral. Si los especialistas consideran que es la única solución para tratar la epilepsia es una medida que puede ser realmente eficaz.

Cómo hay que actuar ante un ataque epiléptico

Aparte de un buen tratamiento, es bastante importante el saber actuar de una forma correcta ante un ataque de epilepsia. Aunque resulta bastante impactante el verlo por primera vez, hay que saber actuar para evitar males mayores para la persona que lo padece. Hay una serie de síntomas claros y evidentes que pueden hacer indicar que una persona está sufriendo un ataque epiléptico. Las convulsiones y las contracciones en los músculos son signos muy claros de la epilepsia además de sufrir una pérdida de conciencia. Durante la convulsión, la persona puede tener cierta dificultad a la hora de respirar y cambiar el color de la piel hacia un tono azulado.

Lo primero que suele hacer cualquier persona es el de intentar parar las convulsiones epilépticas, sin embargo Es muy importante no intentar parar las diversas convulsiones que pudiera sufrir la persona ya que podría empeorar y agravarse mucho más el problema. Hasta la llegada de los expertos, es esencial el evitar que la persona pueda sufrir algún tipo de golpe en la cabeza o lesión en el cuerpo. Es bastante común que con las fuertes convulsiones, la persona pueda golpearse fuerte en la cabeza y sufrir en algunos casos un traumatismo craneoencefálico.

La epilepsia es una enfermedad bastante llamativa a la vez que peligrosaLa epilepsia es una enfermedad bastante llamativa a la vez que peligrosa

Como has podido ver, la epilepsia es una enfermedad bastante llamativa a la vez que peligrosa, aunque con un buen tratamiento es posible reducir su evolución además de minimizar sus síntomas. En el caso de presentar síntomas claros de sufrir epilepsia, es importante el acudir al médico para que pueda diagnosticar dicha enfermedad del sistema nervioso y poder iniciar lo antes posible un tratamiento adecuado con el grado de epilepsia que se padece. A día de hoy y con la medicación adecuada es posible el llevar una vida normal como cualquier otra persona sana. Es más, son muchas las personas que consiguen curarse para siempre y dejar atrás dicha enfermedad.

Artículos recomendados