Menú
Consejos para prevenir un aborto involuntario

INTERRUPCIÓN DEL EMBARAZO

Consejos para prevenir un aborto involuntario

¿Se puede disminuir las probabilidades o prevenir un aborto involuntario? En Bekia Salud te lo contamos.

Mercedes Benito Alfonso

Un aborto involuntario o espontáneo se caracteriza por no tener u na causa intencionada. Por este motivo en ocasiones es difícil de prevenir. No obstante, se puede intentar disminuir las probabilidades de que sucede siguiendo una serie de consejos para tener un embarazo lo más saludable posible desde incluso la planificación del mismo.

Existen factores de riesgo relacionados con sufrir un aborto involuntarioExisten factores de riesgo relacionados con sufrir un aborto involuntario

Existen factores de riesgo relacionados con sufrir un aborto involuntario, actuar sobre ellos reduce las posibilidades. Un cuidado prenatal, cuidar tu salud, una alimentación sana o evitar la exposición a factores ambientales como radiación, alcohol o drogas, pueden ayudarte a prevenir un aborto involuntario. De cualquier manera, existen casos de aborto involuntario en los que a pesar de seguir todas las indicaciones médicas no se ha podido evitar. Ninguna mujer está libre de sufrir uno o varios abortos involuntarios, no es que hayan hecho nada malo, el cuerpo rechaza el embrión sin que haya nada que se pueda hacer para evitarlo. Aun así, seguir estos consejos te pueden ayudar a prevenir que esto suceda.

Qué es y qué lo puede desencadenar

El aborto espontáneo como también se le conoce, tiene lugar antes de la semana 20 de gestación, que es cuando el feto no tiene la capacidad aún de sobrevivir fuera del útero materno. Más allá de esa semana se denomina parto prematuro. Se estima que una de cada cinco gestaciones termina en aborto involuntario, lo que sucede es que en ocasiones pasa desapercibido porque aún la madre no sabe que está embarazada y se confunde con un sangrado menstrual.

Existe en todo embarazo de un 15 a un 20% de probabilidades de que sucede un aborto involuntario. Las causas son multifactoriales. Por un lado están las casas fetales, principalmente alteraciones cromosómicas y anomalías congénitas que afectan al feto. Entre las casusas maternas destacan: alteraciones en el útero, infecciones, patologías endocrinas u hormonales, desnutrición, problemas en coagulación o inmunológicas, toxoplasmosis, rubeola, enfermedades renales, estilo de vida, implantación fetal, estrés, edad materna...

Atención prenatal, ¿qué hacer antes de quedarme embarazada?

Antes de quedarnos embarazas, ya en el momento de la planificación, preparar adecuadamente nuestro cuerpo es una buena forma de prevenir el aborto involuntario y posibles complicaciones futuras. A esto se le conoce como atención prenatal.

- Realizar una analítica previa es fundamental para conocer nuestro estado de salud. De este modo descubriremos si padecemos alguna infección ginecológica o alguna enfermedad de transmisión sexual. No tratar cualquiera de estas dos condiciones aumenta el riesgo de sufrir un aborto involuntario.

- Revisión ginecológica para comprobar o descartar cualquier patología que pueda favorecer el aborto involuntario.

- Conocer tu estado de salud actual especialmente si sufrimos cualquier alteración o patología de base. Algunas enfermedades inmunológicas, alteraciones en la coagulación, problemas endocrinos o renales, hipertensión, epilepsia, obesidad y diabetes, entre otras, predisponen a la mujer a sufrir un aborto involuntario si no hay un buen control de la patología crónica.

- Conocer tu historial de vacunación. Algunas enfermedades pueden aumentar las probabilidades de sufrir un aborto involuntario, por suerte una vacunación es suficiente para prevenirlas. Pero se aconseja que la vacunación sea antes del embarazo.

- Reducir el consumo de sustancias estimulantes como el café que altera los niveles hormonales. Eliminar el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas.

- Seguir una alimentación sana y equilibrada. Existen alimentos que favorecen la fertilidad como el pescado rico en omega 3, reduce el consumo de carne roja, aumenta el consumo de frutas y verduras, reduce la ingesta de azúcar y bebidas azucaradas, una buena hidratación... Y muy importante consume alimentos ricos en ácido fólico desde un par de meses antes del embarazo, te ayudará a prevenir las malformaciones congénitas en el bebé.

- Si sufriste más de dos abortos seguidos consulta un especialista, para realizar las pruebas necesarias antes de quedarte embaraza otra vez. Identificar las posibles causas y tratarlas antes del siguiente embarazo aumenta las posibilidades de éxito.

¿Cómo prevenir el aborto involuntario durante el embarazo?

Las recomendaciones del apartado anterior siguen siendo válidas. Pero veremos algunas otros consejos que te pueden ayudar a prevenir un aborto involuntario una vez que conoces que estás embarazada.

- Realiza ejercicio físico de forma regular. Deben ser actividades suaves y adaptadas a tu condición física y a tu estado de gestación. El deporte extremo puede aumentar el riesgo de sufrir un aborto involuntario, así como ejercicios de contacto o de impacto. Montar a caballo, balonmano, voleibol, tenis, pádel, esquí... son deportes que conviene evitar.

- Realiza una higiene intima adecuada para prevenir infecciones vaginales que podrían desencadenar un aborto involuntario.

- Cuidado con la toxoplasmosis y la listeria, estas infecciones elevan el riesgo de aborto involuntario. Evita la carne cruda, los embutidos y ahumados, los lácteos no pasteurizados, y cuidado con el contacto gatos, especialmente sus heces.

- Cuidado con las radiaciones y el contacto con sustancias tóxicas. Si debes someterte a cualquier prueba médica que incluya radiación avisa a tu médico de tu embarazo. Igualmente evita el contacto con sustancias como plomo, arsénico, el formaldehido, benceno y óxido de etileno.

- Cuidado con el consumo de café, no más de dos tazas al día.

- Realiza las revisiones ginecológicas de manera adecuada, para llevar un seguimiento del embarazo correcto. Acude a tu médico ante cualquier signo o síntoma de alarma, como sangrado, dolores abdominales, contracciones dolorosas, pérdida de peso, coágulos... No tomes ningún medicamento que no sea prescrito por un facultativo.

- Vigila tu peso y realiza una dieta sana y equilibrada. Intenta mantener las cifras de glucemia y tensión arterial dentro de límites adecuados.

Intenta llevar una vida normal pero reduce tu nivel de estrés. No es necesario que realices reposo absoluto, ni que cambies tu vida habitual, pero intenta adaptarla a tu nuevo estado. No cargues con peso excesivo ni realices sobreesfuerzos. Tampoco es necesario que dejes de trabajar, pero conviene que reduzcas el ritmo si tu trabajo es muy estresante o te somete a situaciones de esfuerzo físico o mental. Busca técnicas que te ayuden a aliviar el estrés o que te permitan momentos de relajación. El yoga, la meditación, ejercicios de respiración, técnicas de relajación, aromaterapia....

Intenta mantener un buen patrón de sueño que te permita descansar y recuperar energías. Es normal que esté más cansada de lo habitual, duerme todo lo que sea necesario o al menos ocho horas diarias.

Salud emocional: no es culpa de nadie

La salud emocional tiene una relación directa con nuestra salud física. Al igual que cuidas tu salud física es importante que también cuides tus emociones.

La naturaleza es sabia y a veces las cosas pasan sin que podamos evitarlasLa naturaleza es sabia y a veces las cosas pasan sin que podamos evitarlas

En ocasiones a pesar de seguir todas las indicaciones se produce el aborto involuntario, no es culpa de nadie, y menos tuya. La naturaleza es sabia y a veces las cosas pasan sin que podamos evitarlas. No busques culpables. Es normal que los futuros padres pasen por todas o algunas fases del duelo tras un aborto. Esto os ayudará, pero hay que tener en cuenta que es posible que no lo viváis de la misma manera, que el dolor lo expreséis de distinta forma y que cada uno lleve un ritmo diferente. Lo más importante es buscar ayuda en el entorno, la pareja, la familia y los amigos para superarlo, de no ser así es posible que en el siguiente embarazo sientas ansiedad, miedo, angustia, estrés... lo cual no beneficia a tu salud emocional.

Si sufriste un aborto anterior trata de mantener una actitud positiva, intenta relajarte, no tiene porqué volver a pasar y no se tiene más posibilidades de sufrir otro aborto si se ha tenido uno previo. Incluso puede suceder después de haber tenido un hijo anterior sin problemas. Si el miedo a que suceda lo mismo es muy fuerte, intenta esperar para buscar otro embarazo hasta que te encuentre bien emocional y físicamente.

Artículos recomendados