• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
    • Destinos
    • Consejos
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Guía de Japón
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar
Visita de Estado: Los Reyes Felipe y Letizia realizarán una Visita de Estado a Países Bajos
CÁNCER

Por qué el cuerpo no destruye las células cancerosas

Por qué el cuerpo no destruye las células cancerosas
Sergio Gallego Uvero
Última actualización: 15 Mayo 2019
¡Comenta!
Son muchas las personas las que se preguntan por qué el cuerpo humano no es capaz de destruir las células cancerosas.

El cuerpo es sabio así como lo es la naturaleza, entonces, muchas personas se preguntan cómo es posible que el cuerpo no detecte que las células cancerosas no son normales y por lo tanto, las destruya o se deshaga de ellas de algún modo para poder poner al organismo a salvo. Aunque esto sería lo ideal no es lo que ocurre, y normalmente cuando aparece el cáncer en una persona suele ser bastante agresivo y muchas veces, mortal para las persona que lo padece.

Una buena pregunta es: "¿Por qué nuestros cuerpos no reconocen y eliminan las células cancerosas como lo harían, por ejemplo una bacteria o un virus?" La respuesta es que la mayoría de las células cancerosas son detectadas y eliminadas por nuestro sistema inmunológico. Las células en nuestras células inmunitarias llamadas células asesinas naturales tienen el trabajo de encontrar células que se han vuelto anormales para que otras células de nuestro sistema inmunitario puedan eliminarlas.  Las células cancerosas permanecen vivas, ya sea evadiendo la detección (se disfrazan de diferentes maneras) o inactivando las células inmunitarias que llegan a su ubicación.

Se piensa que la capacidad del sistema inmunitario para reconocer y eliminar las células cancerosas es responsable de los fenómenos poco comunes pero bien documentados de que algunos cánceres desaparecen sin tratamiento (la remisión espontánea del cáncer). Este proceso también se encuentra en el punto crucial de nuevo campo del tratamiento del cáncer conocido como inmunoterapia.

Que las células cancerosas cambian es muy importante en el tratamientoQue las células cancerosas cambian es muy importante en el tratamiento

Las células del cáncer siguen cambiando

Una vez que se ha formado un cáncer, las células no permanecen iguales, sino que pueden ocurrir mutaciones continuas. De hecho, esta es la razón por la cual la resistencia a la quimioterapia y los medicamentos de terapia dirigida se desarrollan a tiempo. La célula cancerosa desarrolla una mutación que le permite evitar los efectos dañinos de estos tratamientos.

Que las células cancerosas cambian es muy importante en el tratamiento. Por ejemplo, un cáncer de mama que es positivo para el receptor de estrógeno puede ser negativo cuando se repite o se propaga. También ayuda a explicar que las células de cáncer en diferentes partes de un tumor pueden ser diferentes.  Esto se conoce como "heterogenicidad" y también es importante en el diagnóstico y tratamiento.

Qué son las células asesinas

Las células asesinas naturales son células agresivas del sistema inmunológico que desempeñan un papel importante en la lucha contra el cáncer y las células infectadas por virus.  Si bien las células T (un subtipo de glóbulos blancos que desempeñan un papel clave en el sistema inmunológico y en la lucha contra el cáncer) también son importantes en el cáncer, las células asesinas naturales son las "primeras que responden" que están en la escena antes de que las células T sean convocadas. 

Las células asesinas (Natural Killer en inglés) son un tipo de linfocito, que a su vez es uno de los tipos de  glóbulos blancos  en el cuerpo.  Se cree que las células asesinas constituyen el 10% o menos de los glóbulos blancos en el cuerpo.

Las células asesinas (Natural Killer en inglés) son un tipo de linfocitoLas células asesinas (Natural Killer en inglés) son un tipo de linfocito

Cómo funcionan las células asesinas en la inmunidad

Como parte del sistema inmunitario innato, las células asesinas naturales no tienen que reconocer una anomalía específica (antígeno) en las células infectadas por el virus o en las células cancerosas. Esto contrasta con algunas funciones de las células inmunitarias que resultan de la memoria inmunológica.  Si una célula no la reconoce como una parte normal del cuerpo, la célula asesina puede realizar una de las dos funciones:

  • Citotóxico (destrucción de células). Las células asesinas pueden ser citotóxicas.  En este proceso, la célula entra en la célula y libera gránulos tóxicos en las células anormales.  Estos gránulos crean agujeros en la membrana celular, lo que les permite hincharse y explotar y matan a la célula anormal. En otras ocasiones, en lugar de estallar, la célula puede ser pasar por un proceso de muerte controlada que se conoce como apoptosis.
  • Inmunorregulacion. Las células asesinas naturales también pueden usarse como una forma de inmunorregulación.  En este proceso, las células regulan la función del sistema inmunológico al producir sustancias conocidas como citoquinas. Ellas provocan la muerte de la célula cancerosa o de la célula infectada por el virus.

Artículos recomendados