Menú
Depresión clínica después de un aborto

DEPRESIÓN

Depresión clínica después de un aborto

Una mujer después de un aborto puede tener una depresión clínica, es necesario diferenciarlo del proceso de duelo

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Las mujeres que sufren un aborto espontáneo o una pérdida de embarazo pueden sufrir depresión y ansiedad, de hecho, es bastante común que esto ocurra. Es probable que no sorprenda a nadie que haya pasado por este trance aunque quienes no lo han padecido quizá crean que es "demasiado exagerado", pero no, no lo es. ¿Dónde está la línea que separa al dolor "normal" de la depresión clínica? Es una pregunta difícil de responder pero que es necesario saber para poder buscar ayuda lo antes posible.

Síntomas de depresión

Los síntomas de depresión son los siguientes y se deberán experimentar por más de dos semanas seguidas:

  • Sentimientos persistentes de tristeza, vacío, desesperanza, culpa o impotenci
  • a

  • Irritabilidad o inquietud
  • Pérdida de interés en actividades que antes se consideraban placenteras
  • Fatiga
  • Poca energía
  • Trastornos del sueño
  • Problemas de concentración
  • Poca capacidad para tomar decisiones
  • Cambios en el apetito
  • Pensamientos de suicidio
  • Dolores persistente o problemas digestivos que no responden a tratamientos

Mirando esta lista, casi todas las mujeres que han padecido un aborto probablemente los hayan padecido, por lo menos, un par de ellos. Pero esto no significa que la mayoría de mujeres tengan depresión clínica. Es una respuesta normal al dolor emocional y puede parecerse mucho a la depresión, sobre todo si es un observador externo.

Algunas mujeres tienen un mayor riesgo de desarrollar depresión clínica después de un aborto espontáneoAlgunas mujeres tienen un mayor riesgo de desarrollar depresión clínica después de un aborto espontáneo

¿Duelo o depresión?

Es imposible que un observador externo dibuje una línea general en la arena sobre qué es el dolor y qué es la depresión para una persona en particular. No existen pautas establecidas sobre cómo diferenciar el duelo de la depresión. Un factor podría ser el tiempo que duran los síntomas, pero no hay un límite de tiempo para lo que es y no lo es normal para el dolor.

No hay un punto fijo cuando se "supone" que se ha hecho frente al dolor por aborto involuntario, y para muchas personas, tiende a ser un proceso de por vida. Tener dolor durante mucho tiempo no significa necesariamente que necesite una evaluación para la depresión.

La medicación es una opción perfectamente válidaLa medicación es una opción perfectamente válida

Tal vez el mejor indicador sean tus sentimientos acerca de cómo el dolor y tristeza están afectando a tu vida diaria. Aunque es posible que ni siquiera tengas ganas de levantarte por la mañana inmediatamente después de la pérdida, con el tiempo deberías sentir que puedes funcionar de nuevo, reírte de los chistes, comer y dormir normalmente y disfrutar de tus actividades favoritas, incluso si todavía estás muy afectada emocionalmente por el aborto involuntario. Si no sientes que estás empezando a hacer frente a la pérdida d manera saludable, es posible que tengas depresión.

Si tienes la sensación de que podrías estar deprimida o si tienes el presentimiento de que podría ser beneficioso buscar ayuda, habla con alguien al respecto. Puedes acudir a tu médico o a un psicólogo especializado en duelos. Estos profesionales deberían poder indicarte la dirección correcta para obtener ayuda.  Si lo que quieres es quitarte la vida, entonces tendrás que buscar ayuda inmediatamente.

Recuerda que incluso si estás clínicamente deprimido, el tratamiento no tiene que ser igual a la medicación. La medicación es una opción perfectamente válida, pero otros pueden incluir asistir a un grupo de apoyo, asistir a asesoramiento por tu cuenta o con tu pareja o usar otras terapias no farmacológicas para la ansiedad y la depresión.

Mayor riesgo de depresión

Algunas mujeres tienen un mayor riesgo de desarrollar depresión clínica después de un aborto espontáneo. Si has tenido un historial de depresión antes de la pérdida, tendrás un mayor riesgo de sufrir otro episodio. Además, las mujeres sin hijos vivos o que tengan inquietudes sobre la fertilidad futura pueden correr un mayor riesgo de tener problemas a largo plazo para enfrentar el aborto espontáneo.

Si te sientes así, debes saber que hay muchas mujeres que entienden cómo te sientes. Si no tienes familiares o amigos comprensivos que puedan ayudarte, busca grupos de apoyo en los que encuentres consuelo.

Artículos recomendados