Menú
El envejecimiento también afecta a tus pies

PIES

El envejecimiento también afecta a tus pies

Los pies envejecen igual que cualquier otra parte de tu cuerpo, pero, ¿cómo les afecta el paso del tiempo?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Tus pies son parte fundamental de tu cuerpo y si tu envejeces, tus pues y tus tobillos también lo harán. Debes cuidarte bien para garantizar una buena salud en tus últimos años de vida. Las personas de forma general no piensan en sus pies hasta que hay algo que les afecta directamente en esta zona del cuerpo. Dada la cantidad de estrés que ponemos en los pie en nuestra vida, es fácil ver por qué ciertos problemas en los pies parecen inevitables. Hay cambios naturales que ocurren con el proceso de envejecimiento que afecta a la salud del pie, haciendo que los problemas como la hinchazón y ciertas afecciones de la piel sean más frecuentes.

Problemas comunes de la piel de los pies en el envejecimiento

Los cambios en la piel ocurren gradualmente con el envejecimiento. Estos cambios pueden ser una disminución de las células de la piel, menos producción de colágeno, piel más final, menos grasa debajo de la capa de la piel, etc. Estos cambios pueden provocar problemas en los pies.

Piel seca

La piel seca, sobre todo en la planta de los pies es un problema que requerirá del uso de una crema hidratante para evitar que los pies se agrieten o que exista una erupción cutánea que pique. La disminución de la capa de grasa debajo de la piel significa una amortiguación reducida en la planta del pie, lo que también contribuye a la formación de grietas en los talones y callos debido a un estrés adicional en la piel. Además, la disminución de la almohadilla de grasa en la planta del pie puede contribuir a una mayor sensibilidad al dolor debido a la pérdida de amortiguación.

Los cambios en la piel ocurren gradualmente con el envejecimientoLos cambios en la piel ocurren gradualmente con el envejecimiento

Queratosis seborreica

Una condición común de la piel que afecta a los adultos mayores se llama queratosis seborreica. Las queratosis seborreicas son lesiones que son más oscuras que la piel circundante, están ligeramente elevadas y aparecen como si pudieran rasguñarse fácilmente. La queratosis seborreica es una lesión benigna de la piel que generalmente no justifica atención médica, aunque las lesiones pueden causar picazón.

Sin embargo, el melanoma de cáncer de piel también puede tener una presentación similar, específicamente, la coloración de marrón a negro. El melanoma puede afectar, y de hecho afecta, los pies, aunque esta área del cuerpo generalmente no se considera un área de exposición al sol elevada. Cada vez que una lesión cutánea parece cambiar de color, tamaño o forma, siempre es mejor que un médico la evalúe.

Queratosis de Estuco

Otra lesión cutánea común del envejecimiento que con frecuencia afecta los pies es la queratosis del estuco. Estos también tienen una apariencia irregular, pero son de color de piel o más claros. Las queratosis de estuco son comunes en la piel anciana, particularmente en la parte superior de los pies y las áreas del tobillo. Se pueden tratar con productos y cremas que indica el médico.

Otra lesión cutánea común del envejecimiento que con frecuencia afecta los pies es la queratosis del estucoOtra lesión cutánea común del envejecimiento que con frecuencia afecta los pies es la queratosis del estuco

Cambios en la uña del pie

Las uñas de los pies generalmente se vuelven más gruesas y más quebradizas con la edad, lo que las hace más difíciles de cortar. Una razón por la cual las uñas se vuelven más gruesas es que su crecimiento se ralentiza con el tiempo, principalmente debido a cambios hormonales en el cuerpo. Otras causas del engrosamiento de las uñas de los pies incluyen hipotiroidismo y circulación inadecuada de las extremidades por enfermedad arterial periférica. La onicomicosis, que es una infección fúngica de las uñas de los pies, es otra causa común del engrosamiento de la uña del pie.

Además de estos cambios en la piel, las personas cuando envejecen también pueden notar que el tamaño y la forma del zapato debe cambiar. Esto puede ser debido a los cambios que ocurren en los ligamentos y los tendones del cuerpo en el proceso del envejecimiento (pierden fuerza de forma gradual y retroceden). Esto puede ocasionar tendinitis, artritis, osteoartritis, juanetes, gota, cambios circulatorios e hinchazón.

Artículos recomendados