Menú
La muerte fetal, la muerte neonatal y la pérdida de embarazo tardía

MUERTE

La muerte fetal, la muerte neonatal y la pérdida de embarazo tardía

La muerte fetal, la muerte neonatal y la pérdida de embarazo tardía son momentos tremendamente dolorosos para los padres. Descubre qué es cada cosa.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

No importa si un bebé muere al nacer, a los días, a las semanas o a los meses... es una tragedia horrible para cualquier padre o madre. Hay algunas cosas que debes tener en cuenta sobre qué causa estos fatales desenlaces. Es importante estar informado tanto para el embarazo de tu primer hijo como para futuros embarazos. La muerte fetal, la muerte neonata o la pérdida de embarazo tardía son momentos terribles para cualquier padre o madre.

Aunque las parejas tengan la mejor atención médica del mundo, en ocasiones, estos desenlaces fatales no se podrían haber evitado de ninguna manera. Aunque el dolor, tampoco se puede evitar de ninguna manera. Unos padres que pasan por esta tragedia, además de pasar por tanto dolor, también se pueden sentir frustrados por la falta de respuestas sobre lo que ha ocurrido exactamente. Es necesario hablar con el equipo médico para que te ayuden a comprender por qué ha ocurrido y así tenerlo en cuenta para en el futuro, en caso de que sea necesario hacerlo.

Pérdida de embarazo en el segundo trimestre

Entre el final del primer trimestre y las 20 semanas de gestación es un período que se conoce como aborto involuntario cuando ocurre la pérdida de embarazo. Es un aborto involuntario tardío. Las causas pueden ser diversas, como problemas genéticos, cuando el embrión está muerto y no se descubre hasta semanas más tarde, problemas en el cuello uterino, infecciones o complicaciones en el embarazo.

La tasa de muerte fetal es aproximadamente de 1 en 160 embarazos después de la vigésima semana de gestaciónLa tasa de muerte fetal es aproximadamente de 1 en 160 embarazos después de la vigésima semana de gestación

Nacimiento de un niño muerto

La tasa de muerte fetal es aproximadamente de 1 en 160 embarazos después de la vigésima semana de gestación. La muerte ferial ocurre cuando un bebé muere en algún momento antes del nacimiento, cuando quedan pocas semanas para llegar a término. La mayoría de las muertes fetales ocurren debido a complicaciones durante el embarazo, como la preeclampsia, diabetes u otros problemas de salud. Es imprescindible identificar cualquier complicación en la atención prenatal para poder tomar las medidas necesarias e intentar evitar este desenlace horrible.

Si una mujer embarazada no recibe atención prenatal, tendrá un riesgo mucho mayor de que el bebé muera que si está atendida por un médico y sigue sus revisiones con regularidad. También merece la pena destacar, que también pueden haber madres que reciban una excelente atención médica y que aún y así, existan complicaciones en el embarazo y que deban sufrir la muerte fetal de su bebé. Si estás embarazada y dejas de sentir a tu bebé, acude a tu médico inmediatamente.

a muerte neonatal es la muerte de un bebé durante su primer mes de vidaa muerte neonatal es la muerte de un bebé durante su primer mes de vida

Muerte neonatal

La muerte neonatal es la muerte de un bebé durante su primer mes de vida, suelen ser producidas por el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL). También pueden deberse porque son bebés prematuros (aunque gracias a los avances de la medicina cada vez son más los bebés prematuros que sobreviven).

Un bebé nacido en la semana 24 o 25 de gestación tiene una tasa de supervivencia del 50%... no se tiene en cuenta la calidad de vida o las capacidades que tendrá en el futuro, solo se cuenta el hecho de supervivencia. Además de la prematuridad, también hay muertes neonatales debido a complicaciones de la enfermedad, así como problemas genéticos, como la trisomía 13 o la anencefalia.

También hay muertes debido a otros factores que pueden incluir condiciones de salud, no relacionadas con la prematuridad o la genética. Una pequeña cantidad de bebés también pueden morir en accidentes o descuidos.

Bebés arcoíris

Un bebé arcoíris es un término que se utiliza para un bebé que ha nacido después de una pérdida anterior, independientemente de la etapa de la pérdida. Esto significa que el bebé nacido aporta esperanza y felicidad a sus padres, no es un reemplazo del otro bebé perdido, si no, una esperanza de vida y amor.

En un embarazo arcoíris el miedo está presente durante todo el proceso de gestación. El dolor sufrido anteriormente puede hacer que la madre viva la experiencia con angustia, pero es necesario estar tranquilo y confiar en que todo marchará bien. Que haya pasado una vez no significa que vaya a pasar ahora también.

Artículos recomendados