Menú
Nochevieja sin excesos, ¿es posible?

NOCHEVIEJA

Nochevieja sin excesos, ¿es posible?

Para muchos la nochevieja son excesos y pasarse porque 'todo vale para recibir el año'. Pero no tiene que ser así.

Noelia Rodríguez Alvarez

Comer, beber, salir, bailar, trasnochar... en Nochevieja está casi todo permitido. Pero tras varias horas de excesos cuando te levantas el primer día del año muchas veces habrías deseado no haberlos cometido. La resaca y los dolores varios pueden durarte mucho más que la celebración y no cabe duda de que no es la mejor manera de empezar el año.

Temas relacionados
Si eres de los que se ha propuesto como objetivo del próximo año no cometer tantos excesos vamos a decirte cómo puedes disfrutar de la Nochevieja pero sin sobrepasarte y así el 1 de enero encontrarte mucho mejor que en años anteriores y sobrevivir a la comida familiar. Y si no está en tu lista de propósitos te vendrá bien de igual manera.

La celebración de Nochevieja para muchos empieza esa misma mañanaLa celebración de Nochevieja para muchos empieza esa misma mañana

El alcohol

La celebración de Nochevieja para muchos empieza esa misma mañana: una copa con los compañeros de trabajo para despedir el año, luego la que te tomas con los amigos y ya en cuanto te sientas a cenar empiezas con el vino. La cantidad de alcohol que se ingiere en Nochevieja es bastante más elevada que cualquier otro día del año y como estás en un ambiente festivo y relajado lo haces prácticamente sin darte cuenta.

¿Cómo arreglarlo? Con algo tan sencillo como pedirte una copa en lugar de dos. Sólo una con los compañeros de trabajo, otra con los amigos y a lo largo de todo el día bebe mucha agua. Es la mejor forma de eliminar el alcohol del cuerpo. También te avisamos que visitarás frecuentemente el baño, pero es la única forma de deshacerte de él. Es esto o no tomar alcohol.

En la cena es asi inevitable que comas con vino, pero no olvides tener siempre lleno el vaso del agua. De ese modo alternarás ambas bebidas y, casi sin darte cuenta, estarás tomando menos alcohol. Lo mismo se aplica a la hora de salir de copas. No te dejes llevar por la euforia y controla la calidad de los combinados, que ya se sabe que en Nochevieja no siempre son de la mejor calidad.

La comida

En este país lo celebramos todo comiendo y bebiendo, así que cuanta más comida y bebida ahí mejor es la celebración. La cena va a ser copiosa, así que es recomendable que a lo largo del día tomes alimentos ligeros. Ensaladas, pescados y carnes a la plancha son lo más recomendable para aguantar la noche. No todo tienen que ser excesos, también hay productos saludables para consumir en Navidad.

Entre entremeses, primer plato, segundo plato, tercer plato y postres es raro que no te dé una indigestión para cuando vayas a tomar las uvas. Intenta moderarte a la hora de comer y piensa que en ese momento lo estás disfrutando pero dentro de unas horas puedes estar sufriendo. Ya sabemos que está todo muy bueno pero procura no abusar de los alimentos especialmente grasos, de las salsas, de los hidratos. Y es importante que comas con tranquilidad, no te des un atracón porque será mucho peor.

Piensa que si te sienta mal la cena no podrás disfrutar del chocolate con churros del día siguiente ni de la comida de Año Nuevo. Por cierto, si puedes prescindir de un desayuno como ese -o cualquier otro con similar ingesta de calorías- es muy recomendable.

La Nochevieja dura hasta bien entrada la madrugada del día siguienteLa Nochevieja dura hasta bien entrada la madrugada del día siguiente

Dormir pocas horas

La Nochevieja dura hasta bien entrada la madrugada del día siguiente, pero no todos los cuerpos tienen el mismo aguante. Si no quieres estar a las cinco de la mañana durmiéndote por las esquinas de los bares procura descansar bien la noche anterior y sacar un rato para echar la siesta. Si empiezas la noche cansado vas a durar poco. Así podrás dar lo mejor de ti en la pista de baile.

Por cierto, ya sabemos que no hay nada como unos buenos tacones para lucir el modelo que te has comprado para Nochevieja. No los estrenes ese día, si te los acabas de comprar ponlos un par de veces para que se adapten a ti y veas que son cómodos. Aún así tampoco es bueno estar muchas horas con ellos así que si puedes lleva unos zapatos más cómodos de repuesto. Puedes ponértelos cuando la noche ya esté avanzada -nadie se dará cuenta- o cuando regreses a casa. Mejor eso que volver descalza con los tacones en la mano y un dolor de pies que te durará varios días.

Disfrutar de la Nochevieja sin cometer excesos es más fácil de lo que piensas. Tan sólo se necesita un poco de voluntad para no caer en la vorágine ni dejarte llevar por otros. Cuando al día siguiente amanezcas sin resaca ni dolores agradecerás haberte controlado.

Artículos recomendados