Menú
Peligros de la obesidad tipo manzana

OBESIDAD

Peligros de la obesidad tipo manzana

¿Sabes cuál es la obesidad de tipo manzana? Descubre por qué se cree que es muy peligrosa para la salud.

Irmina Merino Vidal

Cada día somos más conscientes de la importancia que tiene cuidar de nuestra alimentación por el bien de nuestra salud. Más allá de la estética, tener una dieta sana y equilibrada será fundamental para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, adquiriendo de los alimentos naturales todos los beneficios que precisa, en cuanto a por ejemplo vitaminas y proteínas entre otros nutrientes, con tal de poder hacer frente al día a día, pero también para protegernos de enfermedades relacionadas con una mala alimentación o por un exceso de peso.

Por lo tanto, es esencial que te encuentres en el rango de peso estimado según tu altura y características personales. Recuerda que cada cuerpo es diferente y solamente un profesional de la salud especializado podrá decirte cuál es tu rango de índice de masa corporal, es decir, cuánta grasa y cuánto peso es el adecuado para tu salud, dependiendo de cara uno de los rasgos físicos que comportan tu cuerpo.

En el caso de que te encuentres por encima de tu peso, el médico determinará si es adecuado que comiences una dieta con tal de perder peso, la cual deberás combinar siempre con ejercicio físico regular, adaptado a tus necesidades al igual que tu nueva alimentación, con tal de que puedas conseguir los resultados esperados.

El peligro de la obesidad de tipo manzana se encuentra en que la grasa se acumula en toda la zona abdominalEl peligro de la obesidad de tipo manzana se encuentra en que la grasa se acumula en toda la zona abdominal

El riesgo de tener sobrepeso

Más que por estética es importante que, si tienes sobrepeso, te propongas perder esos quilos que te sobran. Este peso extra puede ser el causante de varias enfermedades, por lo que vale la pena tomárselo en serio. El ejercicio moderado te ayudará también a mejorar tu salud mental, puesto que está demostrado que la actividad física ayuda a crear un estímulo que hace que te sientas mejor, además de que podrás reducir el estrés e, incluso, mejorar la calidad de tu descanso.

Dentro de la obesidad, es decir aquellos cuerpos que presentan varios quilos de más, existen diferentes tipos. Así pues, una manera muy común de reconocerla es por la forma del cuerpo que se le queda a quien la padece, ya bien sea en forma de pera o de manzana. La primera se caracteriza por acumular la grasa en la parte baja del abdomen y, sobre todo, en la zona de las caderas, haciendo que la parte superior del cuerpo parezca más delgada que el resto. Sin embargo, la obesidad del tipo manzana tiene la grasa bastante más repartida, haciendo que sea más uniforme y haciendo que la silueta de la persona con sobrepeso sea circular.

Por qué se cree que la obesidad tipo manzana es más peligrosa

El peligro de la obesidad de tipo manzana se encuentra en que la grasa se acumula en toda la zona abdominal, cubriendo parte de los órganos esenciales de nuestro cuerpo y dificultando el funcionamiento normal del corazón. Así pues, las personas que padecen este tipo de obesidad es más probable que lleguen a tener problemas cardiovasculares en el futuro, por lo que deberán cuidar en detalle su alimentación, con tal de perder peso y reducir este riesgo, además de realizar ejercicio moderado de manera regular.

Buscando un entrenador que lleve su caso en concreto les ayudará a encontrar la motivación que quizás necesiten, además de poder comentarle sus dudas y sus miedos. De este modo también podrán realizar una actividad física que realmente les guste, quizás encontrando una nueva pasión. Si hacen un deporte que les motive, tendrán más ganas de practicarlo y con esfuerzo y dedicación podrán conseguir perder peso. Además, la actividad física moderada es muy buena para la respiración y el buen funcionamiento cardiovascular, por lo que junto con la pérdida de peso les ayudaría a reducir el riesgo a padecer este tipo de enfermedades.

La obesidad tipo pera, a diferencia de la tipo manzana, acumula la grasa en la parte baja del abdomenLa obesidad tipo pera, a diferencia de la tipo manzana, acumula la grasa en la parte baja del abdomen

La obesidad tipo pera, a diferencia de la tipo manzana, acumula la grasa en la parte baja del abdomen, las caderas y las piernas. Se cree menos peligrosa porque no tiene tanta tendencia a acumular grasa en la parte superior, haciendo que el riesgo a padecer una enfermedad cardiovascular sea menor, pero no obstante, puede tener problemas de circulación en las piernas y otras enfermedades causadas por el exceso de peso.

Por eso, ambos tipos de obesidad, el tipo manzana y el pera, tienen sus riesgos. Si los médicos recomiendan perder peso no es tanto por razones estéticas, que seguramente al perder peso la persona con obesidad pueda ganar mayor confianza en sí misma y autoestima al poder comprar en todas las tiendas de ropa, por ejemplo, sino que ganará en salud, ya que se sentirá más ágil y activo, con ganas de hacer cosas y, sobre todo, reduciendo el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares o de circulación, además de respirando mejor y disfrutando de una vida activa, con una dieta sana y equilibrada.

Una buena alimentación no implica comer sin sabor. Tu endocrino o nutricionista te hará una dieta acorde con tus gustos y necesidades, que deberás ser constante al cumplir para conseguir los resultados que deseas por el bien de tu salud física y mental.

Artículos recomendados